Cuadernosmanchegos.com
 
Portada Hemeroteca Cultura Opinion Google Sorteos
COMUNIDAD ALBACETE CIUDAD REAL CUENCA GUADALAJARA TOLEDO MODA RUTAS GASTRONOMIA DEPORTES BLOG

El Blog de

andujar.jpgInocente Andujar

 

A propósito de Suárez

Ahora que ya ha pasado más de una semana del fallecimiento de Adolfo Suárez y cuando ya todos aquellos con más conocimiento de causa y autoridad que yo para opinar sobre el personaje me permito dos reflexiones. Mejor dicho una reflexión y un comentario a una noticia.

La reflexión. Si Adolfo Suárez fuera británico sus restos descansarían en la Abadía de Westminster. Si fuera francés sus restos serían depositados en el Phanteon de los hombres y mujer (solo esta Maríe Curie) celebres en Paris. Ese reconocimiento no tiene nada que ver con el estudio y el análisis crítico de su labor, las contradicciones de su biografía y del periodo histórico que le toco vivir.

Como es español, podemos darnos por contentos, y considerar un logro de lo mucho que hemos avanzado en estos casi cuarenta años, que pueda descansar en paz en Ávila y no en cualquier cementerio remoto de Francia, Suiza o México.

La noticia. El ayuntamiento de Socuéllamos ha decidido dedicarle una calle a Adolfo Suárez. Un ejemplo a seguir y una buena noticia, pensé. Teniendo en cuenta que leer el callejero de Socuéllamos es volver a los veranos de mi infancia, cuando en la Enciclopedia Àlvarez de uno de mis tíos leía y releía la parte de Formación Política.- dividida en una parte para niños y otra para niñas.- donde aparecían en tono grandilocuente y hagiográfico todos los mitos sobre los que se edificó el nacionalsindicalismo reconvertido después en nacionalcatolicismo. El día de la victoria, el alzamiento nacional, la f.e. de las jons, el estudiante caído, los requetés... todos, todos y con mayúsculas por supuesto.... Vamos como en el callejero de Socuéllamos que tenemos al Generalísimo y todos los generales golpistas, a los protofascistas fundadores de la falange (de las jons) ya saben aquel partido que proclama en su fundación cosas como:

"Que desaparezcan los partidos políticos. Nadie ha nacido nunca miembro de un partido político

Si nuestros objetivos han de lograrse en algún caso por la violencia, no nos detengamos ante la violencia. [...] Bien está la dialéctica como primer instrumento de comunicación, pero no hay más dialéctica admisible que la dialéctica de los puños y de las pistolas cuando se ofende a la justicia y a la Patria."

¡Mi gozo en un pozo! Ni el generalísimo, ni alguno de los golpistas, ni Onésimo Redondo, ni Ramiro Ledesma ni Ruíz de Alda. La calle que cambiará de nombre y por tanto la persona que dejará de ser homenajeada, será.... Mariana Pineda. Mujer y liberal, llevaba todas las papeletas ante tal elenco de varones.

Mariana Pineda fue condenada a muerte por el rey felón (Fernando VII) por bordar una bandera con la palabra libertad, acoger liberales en su casa y defender la Constitución de Cádiz.

Después que se elimine a Mariana Pineda la única mujer relevante, aparte de la Virgen en sus diversas advocaciones que permanecerá en el callejero de Socuéllamos será Fabiola de Mora y Aragón.

Vamos que....¡Suaréz dimisión y Tarancón al paredón!

inoand@hotmail.com

andujar.jpgInocente Andujar

2014-04-02

No le busques cinco pies al gato...

En un polémico y comentado artículo publicado en El País (Una teoría de la clase política española el 10-09-2012) Cesar Molinas definía a la clase política española como una "élite extractiva" entendiendo esta como una clase dedicada a la captura de rentas que le permite, sin crear riqueza nueva, detraer rentas de la mayoría de la población en beneficio propio y la comparaba con un calamar vampiro dedicado a la creación de burbujas para succionar riqueza del sistema productivo.

La teoría, aunque ingeniosa, es injusta por generalizadora, la inmensa mayoría de los políticos, al menos los que yo he conocido en mi vida política, son personas honradas, pero además, si fuera así, habría que decir que los políticos han sido unos calamares vampiro bastante incompetentes. Haciendo un
balance de las burbujas habidas en la economía española y de los casos de corrupción y enriquecimiento que se han dado a su alrededor, uno tiene la
impresión que quienes de verdad se han enriquecido han sido aquellos que se movían en los aledaños del poder, en sus proximidades y en muchos casos, estos sí, capturando rentas a la vez que daban lecciones de liberalismo y de "creatividad" empresarial. En muchos casos la responsabilidad de los políticos
ha estado mas en la "promiscuidad" en sus relaciones con muchos de estos "empresarios", que en la captura de rentas para su propio beneficio.

Pero que esto haya sido así no exime de los errores cometidos en el pasado, ni menos aún de la imagen que tenemos los ciudadanos de que en plena crisis algunas de las medidas que se están poniendo en marcha no van sino en la dirección de generar nuevas burbujas que permitan seguir manteniendo ese elevado nivel de interrelación entre lo público y lo privado. Me refiero, para no andarnos por las ramas, al proceso de privatización de la gestión de la sanidad pública.

En contra de lo que intentan hacernos creer los defensores de este proceso no es una externalización más. No es lo mismo externalizar la cafetería, la limpieza, el catering, la jardinería, la vigilancia o incluso los análisis clínicos y algunas pruebas diagnosticas que privatizar la gestión, como no es lo mismo que Zara, pongamos por caso, externalice la confección de la ropa, la distribución de la misma, la limpieza o la vigilancia de las tiendas a que el sr. Amancio Ortega aparezca un día en la televisión diciendo que, como es incapaz de gestionar sus tiendas y no se fía de sus ejecutivos, ha decidido convertir en pública la gestión de su empresa y pasársela, es un suponer, a la Xunta de Galicia. ¿Por qué esto nos parece absurdo y no al contrario?

De las razones argüidas para la privatización sanitaria, descartado por incomparecencia el argumento del ahorro, ¿cómo podemos cuantificar el ahorro de la medida si no tenemos cifras desagregadas del coste de los servicios sanitarios? La única cifra cierta que conocemos, que es pública y que cualquiera puede consultar, es el porcentaje del PIB que nuestro país dedica a sanidad, y esta por debajo de los países de nuestro entorno.

"España se encuentra por debajo del promedio de la OCDE en términos de gastos totales per cápita, con un gasto promedio de 3076 USD (dólares USA) en el 2009 (ajustado por poder de paridad de compra), mientras el promedio en la OCDE alcanzó 3268 USD en 2010." www.oecd.org/spain.

En concreto, el gasto sanitario público en porcentaje del PIB esta en el 7% ¡Oh sorpresa!, punto y medio por debajo del Reino Unido, ejemplo para nuestros liberales del PP. En dólares per cápita, en España el gasto público es de 2220,8 frente a 2746, 4 en Gran Bretaña.

Descartemos también, como argumentaba en una entrada anterior en este blog, la falacia de que la privatización supondrá introducir competencia. No se da ni uno solo de los supuestos que convierten a los mercados de competencia perfecta en proveedores eficientes de servicios.

Nos quedaría como argumento la necesidad de establecer sinergias y cooperación entre el sector sanitario público, que supone el 72,2 % del gasto
sanitario total, y el sector privado, que supone el resto (27,8%), de manera que hagamos un uso óptimo de recursos que son caros y escasos. No habrá nadie que no este de acuerdo. Pero veamos:

No se da el caso en Madrid y menos en Castilla La Mancha, donde la propia presidenta de la Junta de Comunidades, María Dolores de Cospedal, a dicho que tenemos hospitales de más, de que estemos necesitados de nuevas inversiones que podían justificar la cesión de la gestión a cambio de realizar la inversión por parte de agentes privados (aquello que se llamo en su momento modelo alemán de inversiones).

Se deduce de las palabras de los portavoces populares -del PP no del pueblo-, que hemos gastado demasiado en inversión y lo que tenemos es, expresado en términos técnicos, un exceso de capacidad, es decir más hospitales e instrumental del necesario. La afirmación es, como poco, discutible, pero démosla por buena. Si fuera así, parece razonable que si la sanidad pública tiene camas y aparatos de diagnostico muy caros y ociosos y la sanidad privada esta necesitada de ellos se firmen convenios y acuerdos para que este aparataje no permanezca sin uso. Lo que no parece tan lógico es que quien pone el 72% del dinero, ceda la gestión de las instalaciones a quien aporta el 28%. Supongamos que un agricultor, que ha reestructurado su explotación vitícola, compra una máquina de vendimiar con capacidad para 100 Ha y el tiene solo 72 Ha. A todos nos parecerá razonable que busque otras 28 Ha. para vendimiar, de modo que reduzca los costes de amortización de la máquina. Lo que seguro que no nos parece tan razonable, es que, una vez pagada la maquina, busque a un vecino que tenga 28 Ha. y le regale la máquina a cambio de ¡pagarle por vendimiar sus 72 Ha.! Lo que es absurdo en el sector privado lo es en el público.

Para explicar la fiebre privatizadora del PP respecto a la sanidad pública, hay que volver a la teoría de Cesar Molinas sobre las élites extractivas, no solo políticas, también económicas, que se dedican a la captura de rentas . Hasta ahora, las noticias que conocemos sobre las empresas que gestionan hospitales públicos solo se relacionan con la compraventa de las acciones o el cambio de propietarios. El negocio esta en conseguir la concesión, no en prestar un buen servicio. Una vez conseguida ésta, se negocia o se vende a un Fondo de Capital Riesgo que, en función de sus intereses, volverá a revender dividido en paquetes, en futuros con o sin opción de compra, etc, etc, etc. La burbuja está servida. Si el negocio no es prestar un buen servicio de salud, sino conseguir en las mejores condiciones, la concesión del servicio es mas interesante tener en nómina a un (ex) político con una agenda repleta de números de teléfono que a un buen médico. La puerta giratoria entre negocios y política esta abierta.

Como de la calidad del servicio no se responde ante los ciudadanos. -"la sanidad española carece de transparencia y de participación de los pacientes" ( Arne Bjönberg, jefe de operaciones de HCP (Health Consumer Powerhouse)-, sino ante el gobierno de turno, representado en un "coordinador", las empresas para mejorar sus resultados harán esfuerzos, no en ganarse a los pacientes sino al coordinador. Es lo que, en términos económicos, se llama "la captura del regulador", que es algo así como la versión "Heavy" del riesgo moral. La Wikipedia clava la definición: "El
fenómeno de captura del regulador se utiliza para describir la influencia de las empresas dominantes de un sector sobre la/s agencia/s gubernamental/es a cuyo control regulatorio y legal están sometidas. Su extensión puede variar desde el tráfico de influencias y el uso de información privilegiada hasta la prevaricación a favor de los intereses del actor dominante".

En casos extremos, el regulador se convierte en defensor de los intereses de la empresa dominante, creando barreras de entrada para las empresas competidoras, concediendo privilegios legales, monopolios, concesiones e influyendo en el proceso legislativo de forma favorable para su patrón. A menudo se evidencia una relación estrecha entre los altos cargos del organismo regulador y su empresa protegida, ya sea por vínculos familiares, antecedentes profesionales o personales." Amén.

La "tentación" para nuevos casos de corrupción está servida. Acabaremos con las pequeñas corruptelas que se pueden dar en peonadas y horas extra (Consejero de sanidad dixit) mediante la exposición de los dirigentes políticos a una corrupción como Dios manda. Viendo el panorama actual, no parece la solución mas adecuada.

Podemos concluir, que la privatización de la sanidad es lo que parece, una mezcla de ideología profesada con fe inquebrantable y de interés económico por hacer negocio con la sanidad sin generar beneficio para los usuarios, pero si para quienes llevan a cabo la privatización.

Los científicos afirman que, en igualdad de condiciones, la explicación mas sencilla suele ser la mas correcta y a esta afirmación la llaman "teoría de la
navaja de Ockman". El refranero popular lo expresa con más gracia: "No busques cinco pies al gato, porque solo tiene cuatro".

inoand@hotmail.com

andujar.jpgInocente Andujar

2013-01-15

A propósito de Suárez

No le busques cinco pies al gato...

Anterior Siguiente