Verum, Hazlo de verdad
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, José Luis Martínez Guijarro, ha manifestado hoy el compromiso de Castilla-La Mancha a colaborar con el Gobierno de España en el cumplimiento de los objetivos marcados por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la Agenda 2030.
 
Así lo ha trasladado a los medios de comunicación antes de presidir en el Palacio de Fuensalida en Toledo la Comisión de Seguimiento de la Agenda 2030 que el Gobierno de García-Page ha creado para velar por el cumplimiento de los mismos y en la que están integradas todas las consejerías.
 
Nueve grupos de trabajo
 
El vicepresidente primero ha explicado que para sistematizar la recogida de datos y asegurar el cumplimiento de dichos objetivos se crearán nueve grupos de trabajo de ámbito transversal con presencia de los distintos órganos de la Administración regional y representantes de la sociedad civil.
 
En este punto, ha destacado que, en algunas materias, Castilla-La Mancha supera los objetivos marcados como son, por ejemplo, el cambio climático, el impulso de la economía circular o las energías renovables. De hecho, ha indicado la región podría autoabastecerse con la energía renovable que genera; ha reducido a la mitad esta legislatura la tasa de pobreza severa; ha triplicado su presupuesto a Cooperación al Desarrollo, y ultima una Ley de Economía Circular.
 
17 objetivos y 169 metas
 
La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2015, gira en torno a cinco ejes centrales: planeta, personas, prosperidad, paz y alianzas; y está integrada por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible con 169 metas que abordan tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y medioambiental.
 
A diferencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en vigor hasta 2015, que estaban dirigidos a los países en desarrollo y los países con economías en transición, los Objetivos de Desarrollo Sostenible presentan la singularidad de interpelar a todos los países, ya sean ricos, de ingresos medianos o pobres, para que promuevan la prosperidad protegiendo el planeta.