Verum, Hazlo de verdad
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Vamos a proponer el conocimiento de los numerosos castillos de España, aunque lógicamente no todos (sería imposible para nuestras posibilidades), pero sí vamos a hacer mención a los que realmente hemos visitado y disfrutado con su recorrido, siendo todo el álbum fotográfico de nuestro almacén de fotografías.

Según los datos estadísticos en España debieron existir unos 2500 castillos considerados como tales, por disponer de las condiciones adecuadas como edificaciones de orden defensivo, siendo uno de los países de Europas que más castillos dispone en su territorio.

Hemos de recordar que muchas de las construcciones se realizaron en la época árabe y especialmente en la edad media como consecuencia de las frecuentes incursiones tanto de los almorávides como de  los almohades. De forma general los castillos se ubicaban en zonas de cerros altos para mejor vigilancia y mayores posibilidades de defensa. Lógicamente en las zonas fronterizas con los árabes es donde mayor número de castillos nos encontramos, aunque fueron desplazándose de lugar a medida que las fronteras entre árabes y cristianos fueron modificándose en las frecuentes luchas entre ambos bandos.

Como norma general los castillos constaban de un recinto amurallado, defendido por varias torres que solían realizarse en los vértices de la figura. En su interior existía un patio de armas y caballerizas y principalmente la Torre del Homenaje, que era el lugar de estancia de los reyes o nobles y además de gran altura para permitir la mayor vigilancia en la distancia. No disponía de ventanas bajas y se ascendía por escalera a las habitaciones principales, mientras lo que llamaríamos el cuerpo de guardia quedaba en la parte baja. Aunque no todos, muchos de los castillos se rodeaban de un foso anterior a la construcción generalmente con agua.

El acceso a los castillos se hacía a través de la llamada torre barbacana a la que se pasaba al interior mediante un rastrillo o pasarela.

En el interior del castillo, en lo que se llamaba el patio de armas se  encontraban las distintas distribuciones  del alojamiento  y zonas de entretenimiento de las personas que defendían el castillo. Así existían habitaciones, servicios, lugares de comida y patio de recreo y generalmente un pozo con agua.

Como otros construcciones existían a la largo del interior de la muralla unos pasadizos abiertos que comunicaban las distintas torres y que se denominaban caminos de ronda o adarves.

Lo natural era que los castillos sirvieran de refugio a labradores y feudos cuando existían ataques del enemigo.

Comenzaremos en breve con la descripción de alguno de ellos.