Verum, Hazlo de verdad
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Continuamos con nuestros trabajos sobre las cuevas y en este caso nos vamos a ocupar de algunas estadísticas que pueden resultar de interés.

En principio hay que determinar cuántas cuevas en realidad existieron en Tomelloso, sin tener en cuenta las Bodegas-Cuevas que llevan un tratamiento y unas características distintas, aspecto que procederemos a explicar en otro artículo.

Iniciemos diciendo que para la construcción de cuevas no existe oficialmente ninguna estadística, ya que no era necesario ningún tipo de proceso administrativo y no consta en ningún archivo válido oficial.

Así mismo hemos consultado estadísticas oficiales de entrega de uva, venta de vinos y procedencia de entregas de uvas o de declaraciones a organismos oficiales, que demuestran que las cifras que a a continuación vamos a exponer pueden considerarse como muy aproximadas a la realidad de la existencia de cuevas.

Además hemos estudiado las producciones medias totales de distintos años y campañas de acuerdo con datos de producciones y hemos calculado los datos  de superficies medias de las cuevas y de las medias de capacidad de todas las posibles existentes.

A partir de nuestros estudios e informes, y basándonos en los numerosos datos que hemos encontrado en distintas publicaciones y escritos mencionados anteriormente, especialmente -aunque no el único- en la publicación realizada por Santos López Navarro, al que hay que rendirle un sincero agradecimiento por su excelente trabajo realizado sobre las cuevas en su publicación “Tomelloso y sus cuevas” del año 1999 y con el que tuve el gusto de acompañar en algunos de sus numerosos paseos por la localidad en el recuento de lumbreras y cuevas, nosotros hemos llegado a la conclusión de la existencia de unas 2.200 cuevas en totalidad construidas desde la segunda decena del siglo XIX hasta los inicios de la segunda mitad del siglo XX, siendo prácticamente imposible que hubiera cifras superiores a esta cantidad, aunque en algunas publicaciones y artículos se hablan de cifras mayores.

Por lo tanto, estamos de acuerdo con Santos López en su trabajo, aunque existen algunas diferencias lógicas en cuanto a la situación y número de cuevas, pero que finalmente nos reafirman en contar como muy segura esta cifra.

En la publicación de Santos López se indica la existencia de 292 calles en Tomelloso a fecha 1999, si bien el trabajo se realizó en años anteriores a la publicación. De esta cifra se encontró con que 184 calles  tenían cuevas y que el total detectado y contabilizado fue de 2.187, perfectamente enumeradas y localizadas por calles.

En nuestro trabajo actual aún sin finalizar, nosotros hemos visitado personalmente e “in situ”, actualmente 605 cuevas que se encuentran en 121 calles de las 365 que actualmente existen en Tomelloso con nombre y placa.

Sin embargo, es curioso resaltar que en nuestro trabajo hemos visitado cuevas en calles que no aparecen en el trabajo de Santos López, de la misma manera que Santos hubiera descubierto cuevas en calles que nosotros desconocemos, aspecto más lógico que el anterior, como también hemos encontrado la cuestión de haber visitado más cuevas en una misma calle que las realizadas por Santos.

En definitiva podemos afirmar, con todos los errores lógicos estimativos de datos estadísticos no recogidos oficialmente, que el máximo de cuevas que se pudieron construir en Tomelloso sería una cifra menor de las 2.200, como hemos indicado anteriormente, y que lógicamente en algún momento debieron estar funcionando todas en una misma o varias campañas de vendimia, especialmente después de los años veinte.