Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha avanzado este jueves que, una vez hayan pasado las elecciones autonómicas, priorizará un "auténtico pacto industrial regional" que impulse la promoción y desarrollo tanto de los actuales polígonos empresariales como de los seis millones de metros cuadrados de suelo industrial con que cuenta la comunidad autónoma.

Así lo ha adelantado durante el encuentro informativo organizado por 'El Digital de Albacete', que se ha celebrado este jueves en el Palacio de Congresos de la capital albacetense y que ha tenido al presidente regional como protagonista; una nueva edición de los 'Desayunos digitales' de este medio de comunicación que ha contado con la asistencia de unos 200 invitados y la introducción sobre el jefe del Ejecutivo autonómico que ha realizado el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando.

Tal y como ha detallado el presidente García-Page, actualmente la industria de Castilla-La Mancha supone más del 20% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, siendo una de las pocas comunidades autónomas que ya ha alcanzado este objetivo nacional.

Un sector por el que, tal y como ha hecho hincapié el presidente autonómico, se seguirá apostando en la próxima legislatura de la mano de "sindicatos, empresarios y con dinero que estamos dispuestos a poner" para incrementar el peso de la Industria en la economía global de la región con el horizonte temporal de 2030 y cuyo abordaje será "una de las primeras cosas que quiero asumir", pasada la cita electoral del próximo 26 de mayo.

El presidente regional ha valorado la actual situación económica de Castilla-La Mancha "en la que hay que seguir ahondando" durante los próximos cuatro años, tras haber conseguido ser líderes en creación de empleo, constitución de empresas, confianza empresarial, paz social, entre otros, durante el actual mandato; una marco de crecimiento económico que, ha recalcado García-Page, ha venido acompañado de un liderazgo también en materia de "reparto" en cuanto a servicios públicos a la ciudadanía en materias como la sanidad, la educación, las prestaciones sociales o la dependencia.

Una situación, ha hecho hincapié, que contrasta con la encontrada en junio de 2015, cuando Castilla-La Mancha no solo era la región "que más empleo destruía de toda España" y "la que más funcionarios despidió", sino que además llegó a duplicar su deuda pública en cuatro años.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo autonómico, ha adelantado que la apuesta por la recuperación y mejora de los servicios públicos esenciales continuará en la próxima legislatura, también con el reforzamiento y ampliación de las plantillas, avanzando la creación de otros 2.000 nuevos empleos en el sector sanitario público "como mínimo" entre 2019 y 2023.

Debates futuros sobre fiscalidad y financiación autonómica

El presidente de Castilla-La Mancha también ha adelantado su intención de abordar un debate con el Estado durante el próximo mandato en materias como el Sistema de Financiación Autonómica y la convergencia fiscal.

En este sentido, ha expresado su deseo de que se tome en consideración, en una próxima cumbre autonómica, la necesidad de contar con un nuevo modelo de financiación entre el conjunto de las autonomías y el Gobierno central, rechazando negociaciones bilaterales, pero sin olvidar la "factura pendiente" del Estado con la región, que se traduce en unos 1.000 millones de euros, de los que entre 400 y 450 están relacionados con la prestación del servicio de dependencia.

"Nosotros estamos siendo serios con el déficit, la regla de gasto y la deuda", pero "hay que ser serios con el diseño" de un Sistema de Financiación Autonómica, ha revindicado García-Page, que también ha reclamado un acuerdo en materia fiscal que permita a España converger con Europa.

Cospedal como referente para el PP de Castilla-La Mancha

Por otro lado, y a preguntas de los medios de comunicación, el presidente de Castilla-La Mancha se ha referido a las declaraciones realizadas esta semana por el líder nacional del Partido Popular, Pablo Casado, en las que afirmaba que María Dolores de Cospedal había sido la mejor presidenta de la comunidad autónoma.

"Hay algunas estrategias que parecen en algunas personas segadas en verde", ha comentado Emiliano García-Page, quien ha agradecido a Casado "que al menos hable con rotundidad" de este asunto que el PP de Castilla-La Mancha "lleva ocultando durante muchos meses", como la figura de la propia expresidenta. 

Tal y como ha significado García-Page, antes que Casado intervino "mi contrincante", Francisco Núñez, y tras media hora hablando, "no mencionó a Cospedal". A juicio del presidente regional, "parece que se avergüenzan" en el Partido Popular de la región de la expresidenta, mientras que "Casado en el primer minuto puso las cosas en su sitio".

En ese sentido, el presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que "con esa dialéctica, estamos dispuestos a ir a las elecciones, porque quien tiene que opinar es la ciudadanía", dejando claro que "el que defienda legítimamente que Cospedal o quien la represente debe volver, tiene una papeleta clara, y los demás tenemos la contraria".