Verum, Hazlo de verdad
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La Diputación de Ciudad Real y su presidente, José Manuel Caballero, apoyan al sector de la caza porque forma parte del ADN de la provincia y es muy representativo en la economía ciudadrealeña, además de que, vinculado al turismo y a la gastronomía, se ha convertido en un revulsivo muy a tener en cuenta en lo que concierne a fijar población en los pueblos y a la creación de riqueza y empleo en el ámbito rural, sin olvidar cómo se ha venido potenciando el ámbito agroalimentario ligado a la caza en los últimos años.

Estos y otros aspectos han sido resaltados esta mañana por Caballero durante la inauguración de la la Feria de la Caza, Pesca y Turismo (FERCATUR), un certamen que recupera su nombre original y que ha duplicado el número de expositores con respecto a la edición del año pasado superando los setenta.

Caballero ha mostrado públicamente su apoyo y el de la institución que gestiona al sector de la caza. Ha explicado que no hace falta ponerse las botas, la canana y coger una escopeta para favorecer al sector de la caza, basta con destinar recursos, en este caso más de 100.000 euros, para la realización de labores de promoción con la celebración de FERCATUR. Ha recordado, a este respecto, que en el anterior mandato desapareció este importante acontecimiento expositivo porque no gozó del apoyo de las Administraciones, cosa que afortunadamente no ocurre desde hace tres años, cuando todas las instituciones se pusieron de acuerdo para recuperar un evento que, sin duda, resulta altamente beneficioso para nuestro territorio y sus gentes.

Ha mostrado también Caballero su satisfacción porque la actividad cinegética goza de buena salud en la provincia, en la región y en el país, motivo por el que despliega las enormes potencialidades que lleva aparejada y cuyo valor económico ocupa un puesto destacado en el PIB de la comunidad autónoma.

El presidente de la Diputación ha comentado, por otra parte, las visitas a la provincia que genera la práctica de la caza. Ha indicado, a este respecto, que en la Diputación se han empeñado en el presente mandato en revitalizar el turismo y ha afirmado que se están obteniendo unos resultados tan positivos que nos encontramos prácticamente equiparados en lo que a número de pernoctaciones y alojamientos se refiere a las estadísticas que se registraron antes de la llegada de la crisis en 2008.

El presidente de FECIR, Carlos Marín, por su parte, ha agradecido a Caballero el apoyo que ha mostrado a la Federación de Empresarios y a FERCATUR desde que llegó a la presidencia de la Diputación. Ha destacado la presencia de más de 70 expositores y la realización de multitud de actividades paralelas, entre ellas demostraciones de adiestramiento canino y de técnicas de intervención que han corrido a cargo de los efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de Ciudad Real.

La delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha trasladado a la Federación Empresarial de Ciudad Real (Fecir) encabeza por su presidente, Carlos Marín, que siempre tendrán al Gobierno de Castilla-La Mancha como aliado en la promoción del turismo cinegético, gastronómico y de naturaleza.

Apoyo de la delegada a esta iniciativa que debe contar con la colaboración de todas las administraciones que ha escenificado esta mañana con su presencia en la inauguración de una nueva edición de la Feria de la Caza, Pesca y Turismo de Ciudad Real (Fercatur) junto al director general de Industrias Agroalimentarias y Cooperativas, Gregorio Jaime Rodríguez, y la directora provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Prado Amores, además del resto de autoridades representantes de otras autoridades, como el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, y el alcalde accidental Nicolás Clavero.

En este contexto, Olmedo ha defendido el potencial del sector cinegético es una región que concentra el 16 por ciento del terreno cinegético nacional y el 11 por ciento de las licencias, que cuenta con la mayor presencia de industria cárnica de caza y factura más de 630 millones de euros anuales y que supone la mitad del total a nivel nacional. Hablamos de un 1,7 por ciento del PIB de Castilla-La Mancha, que en el caso de la provincia de Ciudad Real supone un volumen de negocio cercano a los 200 millones de euros favorecida por los 1,7 millones de hectáreas y los más de 1.500 cotos de caza registrados que la convierten en el primer destino elegido por los practicantes de la actividad cinegética.

Y una capital de provincia como es Ciudad Real que alberga la sede de los organismos más importantes en gestión cinegética, como son el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos, la Fundación Artemisan, y el único centro exclusivamente dirigido a la formación cinegética gestionado por APROCA España.

Rentabilidad social de la caza

La representante del Ejecutivo ha valorado también otra rentabilidad social al referirse a la generación de 23.550 puestos de trabajo en la región, a la fijación de población, al disfrute y desarrollo del mundo rural, a la promoción del turismo y la gastronomía o a la recuperación del uso de los caminos públicos, entre otros.

Relacionado directamente con este aspecto, la delegada provincial de la Junta de Comunidades ha resaltado la recuperación de los cotos sociales por parte del Gobierno que preside Emiliano García-Page que desaparecieron en la anterior legislatura, así como la supresión de la tasa tanto de caza como de pesca a las personas jubiladas que suponían un desembolso de 41,62 y 8,84 euros respectivamente y bonificaciones de hasta el 50 por ciento a las sociedades de cazadores.

Olmedo ha sumado a todos estos elementos “el valor cultural de la caza no sólo como elemento identitario, sino como elemento de referencia en el presente y en el futuro” al avanzar hacia un modelo de caza moderna y sostenible en el que se dé un impulso a los pueblos y se preserve el medio rural.

Respaldo económico e institucional

Por último, Olmedo ha recordado que el respaldo del Gobierno de Castilla-La Mancha a Fercatur 2018 se traduce en una aportación económica de 12.000 euros, la presencia de un stand institucional valorado en otros 7.000 euros y la participación del Cuerpo de Agentes Medioambientales con la unidad canina de lucha contra el uso ilegal del veneno en el medio natural.