Verum, Hazlo de verdad
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido hoy al nuevo presidente del Partido Popular, Pablo Casado, quien se muestra contrario a apoyar la nueva senda del déficit que el Gobierno quiere aprobar, con lo que se pasaría del 0,1 al 0,3 por ciento para las comunidades en 2019, que no se estrene en política nacional “con las peores prácticas de una derecha desentendida de la gente que más lo necesita”.
 
Durante una rueda de prensa que el presidente ha ofrecido hoy en el toledano Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia regional, acompañado de la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, con quien ha mantenido un encuentro de trabajo, García-Page ha lamentado que “cuando Europa levantaba la mano con el objetivo de déficit gobernando Rajoy, no había problema” y, en cambio, “cuando levanta la mano ahora que gobierna Pedro Sánchez, es despilfarro”.
 
De este modo, ha advertido que ahora parece evidente que Europa “era la coartada” y que el verdadero objetivo del anterior Ejecutivo era “cargarse los servicios básicos”, preguntándose a su vez si en la nueva formación del PP “van a ser más duros que los hombres de negro europeos”. Por ello, ha subrayado que se puede querer que no le vaya bien a Pedro Sánchez, “pero no se puede usar a los españoles como rehenes de esa estrategia”.
 
A su juicio, la ciudadanía “necesita coherencia”, motivo por el cual ha advertido que propondrá al Ejecutivo central gastar en sanidad y servicios sociales lo que algunos presidentes de Comunidades Autónomas del PP no quieren aprovechar “por militancia”, en referencia al margen económico que supone el “agujero del cinturón que nos permite el Gobierno de España”.
 
Así, ha recordado que bajo el mandato del PP se produjeron hasta seis modificaciones de los objetivos de déficit por parte de Europa, “dos especialmente importantes”, y que ello fue “algo que todos los españoles celebramos, no como un éxito, sino como una oportunidad de que España respirara mejor”.
 
Por este motivo, ha insistido en que entiende que Casado “se deba a Cospedal por los apoyos que ha tenido”, en alusión al proceso de elección de la Presidencia del Partido Popular, “pero que no la imite en lo más desalmado de la política española, que han sido los enormes recortes en los servicios públicos esenciales”, ha pedido.
 
Retomar el Fondo de Cohesión Sanitaria
 
Durante su intervención, García-Page ha reconocido la importancia del cambio de actitud del nuevo Gobierno de España. “El simple hecho de la visita, que ésta se haya producido para trabajar, para poder poner en común las agendas de los dos gobiernos, es ya un cambio total y absoluto de actitud, de talante”, ha manifestado.
 
En este sentido, ha celebrado que la sanidad y la política social “sea tan prioritaria para el nuevo Gobierno de España como es, ha sido y seguirá siendo para el Gobierno de Castilla-La Mancha”, y ha relatado que entre los temas que han tratado la ministra Montón y él ha destacado la necesidad de retomar el fondo de cohesión sanitaria, “que fue vapuleado en la anterior etapa y que ha llevado a permanentes conflictos de vecindad en los convenios con otras comunidades”.
 
Así, ha criticado que “no se puede hablar de golpes de pecho hablando de España y, sin embargo, romper el Sistema Nacional de Salud”. Además, ha relatado que han departido sobre la financiación de algunos medicamentos, legislación y tarjeta sanitaria.
 
Recuperación de derechos para cuidadoras no profesionales de personas dependientes
 
Por su parte, la ministra Montón ha señalado que también ha habido tiempo para tratar sobre la recuperación de la cotización a la Seguridad Social de cuidadoras no profesionales de personas dependientes, que beneficiarán hasta a 13.000 personas, en su gran mayoría mujeres, dentro de la región, y a unas 180.000 mujeres en toda España.
 
 Respecto a la postura del PP, la titular de Sanidad también se ha mostrado muy crítica asegurando que “no es un voto en contra del Gobierno. Es un voto en contra de los españoles, del Estado del Bienestar, de todos los usuarios de la sanidad”, y ha advertido que “tendrán que dar explicaciones y asumir responsabilidades de por qué no quieren fortalecer a las personas”.
 
Finalmente, ha reconocido la labor del Ejecutivo regional con la recuperación de la tarjeta sanitaria universal. “Este Gobierno fue uno de los que dio la cara por todas las personas y no hizo distingos entre ellos”, ha apostillado.