Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La densidad de cuevas por la superficie del casco urbano proporcionan cifras que son importantes y marcan la decisiva trascendencia que tuvieron las cuevas en la economía de la población en el período de 1812 hasta prácticamente 1963, ciento cincuenta años de la vida agraria familiar económica de Tomelloso.

cuevas de tomellosoAsí podemos indicar que la media general de cuevas por metro lineal de longitud de la calle es de 27,86 metros, lo que supone que cada 27 metros nos encontramos una cueva, cifra que todavía es menor dado que la superficie de Tomelloso en el siglo XIX - aproximadamente unas 280 hectáreas - era casi un tercio de la que actualmente disponemos - unas 850 hectáreas - y que la gran mayoría de las cuevas se excavaron siempre concentradas en el centro de la Plaza que son las más antiguas y que, exceptuando algunas calles principales, todas las cuevas se centran en un radio casi circular alrededor del centro.

Sin embargo, existen calles donde la densidad por metro lineal es mayor, llegando a 11 cuevas por cada metro de acera, bien es cierto que hay que tener en cuenta que contamos en este caso con que estamos hablando de cuevas a ambos lados de la calle, por lo que en muchos casos la cifra aún disminuye más, también teniendo en cuenta que la gran mayoría de las casas donde se elaboraba vino tenía entre los ocho y diez metros de fachada, dato que nos coincide con el largo de la gran mayoría de las cuevas.

Estos datos están realizados no por la longitud total de la calle sino por la distancia desde el comienzo de la calle hasta la última cueva encontrada, que coincide de forma general con el inicio de la expansión de la longitud de las calles a lo largo del tiempo por el crecimiento poblacional  de Tomelloso y su evolución en el número de habitantes, teniendo en cuenta que se dejaron de excavar cuevas hacia 1968, que hemos considerado como fecha importante por la ya inicio de la Cooperativa Virgen de las Viñas que, aunque creada en 1961, comenzó su actividad dos años más tarde.

Cuevas de tomellosoNos hemos encontrado calles que coinciden con las principales vías radiales de la ciudad donde existen mayor número de cuevas debido a que estas calles eran las vías de entrada y salida principales y, como es lógico, donde mayor concentración nos encontramos , pero no en proporción, si no en número de cuevas por calle sin tener en cuenta su longitud, en resumen, calles más principales que era donde en aquellos tiempos eran las vías más importantes de comunicación y acceso a la población.

Así, según nuestras estadísticas, podemos indicar que de las 616 cuevas visitadas hasta la fecha, que suponen casi un treinta por ciento de las que posiblemente existieron en Tomelloso, las calles donde más cuevas hemos encontrado han sido en la calle Dulcinea con 28 cuevas; seguida de Doña Crisanta y calle Nueva con 22 cuevas; calle Cervantes con 19, Francisco García Pavón con 18 y San Marcos y Manterola con 15, que ya suponen la cuarta parte de las visitadas. Lógicamente son cifras estadísticas que nos aportan una referencia, pero que no tienen por qué ser exactas toda vez que precisamente estas calles son las que mayor proceso de urbanización han tenido por la construcción de nuevos edificios que han sustituido las cuevas por garajes o simplemente desaparecidas, teniendo que exceptuar el caso de la calle Dulcinea, escasamente urbanizada.