Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La "Plataforma de Afectados por la Subestación" de El Pedernoso ("Asociación de Mujeres El Pedernal", "MTB Los Pancines" y "Ecologistas en Acción-Cuenca") reunida el pasado viernes 6 de julio, aunque están satisfechos por la sentencia, tienen  sensaciones encontradas.

Por un lado, el Juzgado Contencioso-Administrativo de Cuenca, en su fallo[1], estima parcialmente el recurso y por tanto, les da la razón y reconoce que día a día reciben dosis excesivas de ruidos y condena a Iberdrola a poner medios físicos que mitiguen los efectos a su salud. Aunque la pretensión de los vecinos era el traslado de la subestación, esto demuestra que su reivindicaciones tenían base legal.

Si embargo la satisfacción no es completa, pues Iberdrola Distribución, haciendo gala de una falta total de sensibilidad hacia la salud de los vecinos, ha recurrido sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de CLM, de tal manera que las pantallas acústicas no están colocadas ni se ubicarán hasta que la sentencia sea firme.

Pero esto no es lo peor para los vecinos y los ecologistas. En la sentencia, se relatan unos hechos en los que, sorprendentemente, el ayuntamiento de El Pedernoso (con su alcaldesa Ana Cantarero a la cabeza), actúa una y otra vez a favor del Iberdrola, en vez de defender a los vecinos perjudicados por la subestación.

Los fundamentos de derecho de la sentencia, ponen de manifiesto la predisposición positiva de la actual corporación hacia la ampliación de la subestación, en contra del criterio de los ediles del periodo 2011-2015. Así, en el fundamento de derecho segundo, se dice, que: "Fundamenta el ayuntamiento...la instalación tiene la declaración de utilidad pública y por tanto, se le exonera de cumplir con el requisito sustantivo de la superficie mínima...no se puede puede tener en cuenta el hecho de que el ayuntamiento en acuerdo de fecha 31-VII-13, considera que la obra no es de interés para el municipio...". Cabe recordar que la subestación se amplía para evacuar electricidad (es exclusivamente para el negocio de Iberdrola) pero no para dar servicio al municipio.

En otras palabras, las reiteradas declaraciones de Ana Cantarero y otros ediles en las que se oponían a la instalación de la subestación no eran sinceras, puesto que, a la hora de actuar ante los tribunales, apoya los intereses de Iberdrola.

Hay que recordar que los afectados recurrieron por vía administrativa en septiembre de 2016[2] ante el ayuntamiento de El Pedernoso, con el compromiso personal de la Alcaldesa, de que se valoraría de forma positiva si estaba bien argumentado, a la vez que se pidió la suspensión de la obra de forma cautelar, puesto que la obra apenas se había iniciado.

Pero en vez de ello, la Alcaldesa  no admitió las medidas cautelares y dejó agotar los 3 meses de plazo para responder al recurso. Esos 3 meses fueron utilizados por Iberdrola para llevara a cabo la obra recurrida, trabajando en varios turnos, incluidos los fines de semana, para terminar la obra antes de resolver el recurso. Finalmente, cuando la obra estuvo terminada, la alcaldesa firmó la denegación del recurso.

Todo esto abocó a los vecinos a acudir a la justicia, lo cual les ha supuesto un importante quebranto económico, pues entre abogados, procuradores y peritos; vecinos y ecologistas tuvieron que desembolsar 4.900 Euros.

Para Vicente Romero (portavoz de la Plataforma de Afectados por la Subestación): "Tenemos la satisfacción de saber que teníamos razón, pero también la rabia de la reacción de Iberdrola que nos desprecia. También nos sentimos engañados, por la Alcaldesa, que nos prometió oponerse a la subestación y a lo que se ha opuesto es a las pretensiones legítimas de los vecinos".

Para Constanza Ruiz, una de las vecinas afectadas: "Después de casi dos años y de poner dinero, estamos igual que antes: no podemos hacer vida normal por el ruido. En casa no podemos abrir la ventana a pesar del bochorno y estamos nerviosos en nuestra propia casa. Por no hablar de la intranquilidad de no saber si los enfermos de nuestro barrio, se deben a la subestación. Nuestra salud se resiente y el ayuntamiento nos abandona".

Desde la Plataforma de Afectados por la Subestación, exigimos que la alcaldesa pida disculpas por el mal que nos ha hecho a los vecinos y que Iberdrola Distribución retire el recurso y ponga las pantallas acústicas que le ordena la sentencia.