Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, ha analizado hoy con la Fundación CEPAIM las acciones encaminadas a evitar la discriminación múltiple que sufren las mujeres que viven en el medio rural.
 
Araceli Martínez ha visitado hoy el Centro de la Mujer de Molina de Aragón (Guadalajara), donde ha estado acompañada por el director estatal de la Fundación CEPAIM, Juan Antonio Segura; la directora provincial del Instituto de la Mujer en Guadalajara, Rosario Narro; y el delegado de la Junta en el municipio, Alfredo Barra.
 
La directora del Instituto de la Mujer ha señalado que, al factor de ruralidad que hace que muchas mujeres tengan un acceso más complicado a los recursos y servicios, se suman otros factores de vulnerabilidad como son “la etnia, la violencia de género y los estereotipos que impiden una igualdad plena y efectiva entre mujeres y hombres y, también, entre mujeres que viven en el medio rural y las de residen en medios urbanos o periurbanos”.
 
En este sentido, Araceli Martinez, ha subrayado la importancia de colaborar con las organizaciones civiles en el desarrollo de actividades que eviten estas desigualdades y “que mejoren la empleabilidad de las mujeres que viven en el medio rural”.
 
Además, ha recordado que el desarrollo de estas medidas “converge con los objetivos transversales en materia de política de género que tenemos desde el Gobierno regional” y, por este motivo, ha resaltado que “es necesario impulsar a las organizaciones de la sociedad civil que se hacen visibles a través de distintas colaboraciones”.
 
Hay que recordar que la Fundación CEPAIM gestiona, en colaboración con el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, el Centro de la Mujer de Molina de Aragón, poniendo en marcha, además, diferentes actividades y medidas que reduzcan las desigualdades entre mujeres y hombres pero también, entre el medio urbano y rural.
 
Por su parte, el director estatal de la Fundación CEPAIM ha valorado “positivamente” esta colaboración que se basa en tres líneas de actuación encaminadas, por una lado, al trabajo con mujeres en situación de especial vulnerabilidad. En segundo lugar, a elaborar itinerarios de inserción socio-laboral y en la incorporación de planes de igualdad y medidas de conciliación en las empresas, así como una tercera línea que aborda la formación de profesionales en el ámbito de las políticas de igualdad y de género.