Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El servicio de Angiología y Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital Universitario de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha comenzado a utilizar el dióxido de carbono (CO2) como medio de contraste para sustituir o minimizar en lo posible el empleo de contraste yodado.

La ventaja que ofrece el CO2 frente al contraste yodado se basa, por un lado, en que no provoca reacciones alérgicas y por otro en que no provoca toxicidad renal. Las terapias endovasculares implican pruebas radiodiagnósticas y medios de contraste, y desde hace un tiempo se está apostando por el uso del gas CO2 para sustituir el contraste yodado en las cirugías y casos en los que está indicado, especialmente en aquellos pacientes con una función renal deteriorada.

En Guadalajara, este medio de contraste se ha aplicado ya en un paciente con una isquemia de la pierna que, por padecer insuficiencia renal, habría requerido premedicación para emplear contraste yodado, además de precisar control de la función renal. Por otro lado, también se ha intervenido a un paciente con un aneurisma  de la aorta abdominal que presentaba deterioro de la función renal.

Mediante el empleo del CO2 como medio de contraste “evitamos en lo posible el contraste yodado para no afectar más la función renal en estos casos en que de por sí está afectada”, ha señalado la jefa de Angiología y Cirugía Vascular y Endovascular del Hospital de Guadalajara, Mercedes Guerra Requena.

“Llevamos tiempo probando estos sistemas pero nos ha llevado meses lograr una buena calidad de imagen que nos dé seguridad durante la intervención y así poder ofrecerlo a los pacientes”, ha explicado la doctora Guerra.

Para ello, se ha trabajado conjuntamente con los fabricantes de los medios de imagen radiológica que incorporan los arcos quirúrgicos empleados en quirófano, con el fin de adaptar el software de los equipos y lograr una buena imagen del contraste. Desde la Presidencia del Capítulo Español de Cirugía Endovascular que ostenta Mercedes Guerra, se ha distribuido un comunicado entre todos los servicios del país que cuenten con los mismos equipos, para facilitarles la adaptación de los programas.

La técnica, que está comenzando a implementarse en España, consiste en inyectar gas que se desplaza por la sangre y permite visualizar la imagen del lugar ocupado por el gas, que se eliminaría espontáneamente. Para emplear este medio de contraste se precisa una mínima preparación del paciente mediante dieta para evitar la presencia de gas intestinal, pues éste afectaría a la calidad de la imagen.

El CO2 como medio de contraste está especialmente indicado en pacientes con deterioro renal y se quiere aplicar a cirugías cada vez más complejas, ya que el hecho de no aportar toxicidad permite acortar el periodo de hospitalización, al no ser necesario corregir la función renal.

Su uso, sin embargo, no está indicado en todos los casos. Como ha informado la doctora Guerra, “puede emplearse en intervenciones que vayan desde el diafragma a los pies, que es la gran mayoría de nuestras cirugías”, pero no en cirugías cerebrales o de tórax.

El objetivo es ir extendiendo el uso del CO2 a todos los pacientes, no sólo a los que presentan daño renal, en sustitución del contraste yodado. En este sentido, el quirófano híbrido con que contará el hospital tras su ampliación ofrece nuevas posibilidades y mejor calidad en la imagen, y esto permitirá minimizar el uso de contraste yodado.

El equipo de cirujanos vasculares y endovasculares del Hospital de Guadalajara, encabezado por la doctora Mercedes Guerra, se caracteriza por su dinamismo y por liderar avances en técnicas endovasculares. Así, este equipo fue el responsable de la primera retransmisión de una intervención de aorta vía Google Glass para facilitar la formación de profesionales sanitarios, y, entre otros avances, también fue el primer equipo en España que implantó, en marzo de 2016, un nuevo stent para lesiones vasculares por encima de la rodilla, cuya acción liberadora de fármacos se prolongaba durante 300 días frente a los 60 habituales.