Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El secretario general del PSCM-PSOE, Emiliano García-Page, se ha comprometido a crear otros 100.000 nuevos puestos de trabajo a lo largo de la próxima legislatura después de que, en ésta, Castilla-La Mancha haya conseguido ser la segunda región donde más empleo se creó entre 2015 y 2019, revirtiendo así la situación generada durante los cuatro años de gobierno del Partido Popular.

Así lo ha subrayado durante un acto público con 400 simpatizantes y afiliados que se ha celebrado este jueves en Torrijos (Toledo), y en el que también han participado la secretaria de Igualdad del PSOE Federal y vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; el secretario de organización del PSOE regional y cabeza de lista al Congreso de los Diputados por la provincia de Toledo, Sergio Gutiérrez; y el Alcalde de la localidad y candidato a la reelección, Anastasio Arevalillo.

García-Page ha valorado que Castilla-La Mancha “por primera vez en la historia desde que tenemos autonomía” haya conseguido crear empleo durante el primer trimestre del año, tal y como ha revelado la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada durante esta jornada.

Una evolución en positivo, ha recalcado, que contrasta con la situación vivida durante la legislatura presidida por María Dolores de Cospedal quien “echó al paro” a 100.000 trabajadores a pesar de haberse presentado a las elecciones de 2011 con la “obscenidad inmensa” de prometer el “milagro” de crear empleo a cambio del voto en plena crisis económica.

“Hemos hecho una gestión completamente distinta y con un alma distinta”, ha subrayado García-Page, quien también ha destacado otros datos que ponen de manifiesto la buena marcha de la región, como la instalación de 8.000 nuevas empresas, los 43 proyectos de inversión extranjera captados, el hecho de liderar los estándares de confianza empresarial o de ser la comunidad autónoma con menor índice de conflictividad laboral.

Por el contrario, ha recordado García-Page, con el PP se despidieron a 23.000 familias en los sectores de la educación, la sanidad y los servicios sociales, además de paralizar obras públicas que han supuesto a las arcas de la Administración regional hasta 254 millones de euros en con concepto de indemnizaciones, “más dinero que lo que nos están costando los hospitales de Albacete y Guadalajara juntos”, ha asegurado.

Una gestión basada en los recortes que, además, no consiguió sino incrementar la deuda y que, tal y como ha detallado el secretario general de los socialistas castellano-manchegos, llevó a Castilla-La Mancha a duplicarla durante los cuatro años de mandato ‘popular’, hasta alcanzar los 14.500 millones de euros.

Al respecto, García-Page, ha reiterado que, en 2015, prometió encabezar un Gobierno que tuviera como principal “mandamiento” hacer “lo contrario que hizo Cospedal” en Castilla-La Mancha y ha manifestado su deseo de que el próximo 28 de mayo los ciudadanos le evalúen por el grado de cumplimiento de esa promesa a la hora de votar.

Ley de Protección y Apoyo Garantizados

En este contexto, García-Page, también ha puesto énfasis en el carácter social de la gestión del gobierno de Pedro Sánchez durante los últimos diez meses y se ha mostrado convencido de que el nuevo Ejecutivo socialista asumirá el reto de hacer extensiva a todo el estado la cobertura a las personas con grave discapacidad iniciada en Castilla-La Mancha con la Ley de Protección y Apoyo Garantizado.

Una legislación, ha recordado el secretario general del PSCM-PSOE, pionera en España y que permite a la Administración pública hacerse cargo de la tutela de estas personas ante la falta de sus progenitores y que, por lo tanto, aporta seguridad y tranquilidad a sus familias ante la incertidumbre de “qué pasará cuando nosotros no estemos”.

Diálogo institucional

Por último, García-Page ha pedido a los castellano-manchegos que este domingo acudan a votar teniendo en cuenta la importancia que el Gobierno central ha dado a los problemas de la región desde que Pedro Sánchez asumió la Presidencia a través de un “diálogo institucional” que nunca se produjo cuando Mariano Rajoy se encontraba al frente del Ejecutivo.

En este sentido, ha valorado el compromiso adquirido por el presidente del Gobierno de “dejarse la piel en Europa” para que no bajen las aportaciones de la Política Agraria Común (PAC), la nueva gestión de los recursos naturales y el agua “que tiene que llevarnos a compartir el agua pero también a favor de esta tierra” o el apoyo recibido de la vicepresidenta Carmen Calvo a la postura del Gobierno de Castilla-La Mancha en torno al “absurdo” proyecto del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca).