Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos no se entiende cómo es posible que "hace unos meses se vendiera 1 € más caro el AOVE mientras que ahora el precio está en 2,60 € y todo lo que sea vender por debajo de 3 € son pérdidas para el agricultor"; esto hablando en líneas generales en función de los precios públicos de referencia actuales. "Si la cosecha es mejor, en vez de alegrarnos, nos perjudica porque tenemos muchos más gastos; gastos que tenemos que adelantar los agricultores. Mientras que el precio es bajo ahora mismo".

Porque resulta curioso que cuando la campaña es buena y de mayor producción, los productores no ven reflejados estos buenos datos en los precios de su producto. De hecho desde UPA CLM dicen que "no entendemos cómo es posible que, si  las exportaciones van bien, y la producción a nivel mundial ha bajado los precios sigan como están", ello sin contar con la entrada de aceites de terceros países cuyos estándares de calidad habría que exigir que fueran idénticos a los españoles. Eso sin contar con que ya algunos agricultores empiezan a mirar al cielo para ver el comportamiento de las lluvias y cómo la sequía podría o no afectar la próxima campaña.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha se asiste a la agridulce sensación de comprobar cómo una buena cosecha en Toledo y Ciudad Real puede provocar pérdidas en los productores de aceite. "Llevamos años exigiendo precios justos. No es algo descabellado, precios justos por el producto que producimos", insisten los agricultores. En este sentido, desde la organización agraria también solicitan más campañas de información a los consumidores para que sepan diferenciar los tipos de aceites por sus distintas calidades, a la hora de hacer su elección.

Muchas voces del sector que claman porque esta situación no puede continuar de esta manera, exigiendo precios justos, más control. De ahí que la Unión de Pequeños Agricultores de Castilla-La Mancha haya elevado su voz una vez más por uno de los sectores más importantes de la agricultura de la región como es el olivar, del que dependen muchas familias, explotaciones familiares del medio rural que ven condicionado su futuro a variables, dientes de sierra, fluctuaciones de mercado, intermediarios, entre otros.

Finalmente, desde la organización agraria se denuncia que en ocasiones  se utiliza el aceite como producto reclamo en algunas grandes superficies, "lo hemos denunciado miles de veces desde UPA. Mientras que otras veces al consumidor se le cobra 3,80-4 € y al agricultor se le paga por debajo de lo que le cuesta producir, se puede entrar en la paradoja de que, en ocasiones, los precios de venta no repercuten en la bajada final a los consumidores", una nueva señal de que el dinero se queda por el camino en beneficio de determinados intermediarios.

UPA Castilla-La Mancha seguirá demandando una y mil veces los precios justos para uno de los sectores más importantes de la región, del que viven muchas familias que, en un futuro próximo podrían dejar de producir si los costes siguen incrementándose y los precios fluctuando.