Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Próxima a la localidad de Moral de Calatrava (Ciudad Real) se encuentra un yacimiento arqueológico de gran importancia para el historiador y el arqueólogo, para poder determinar con la mayor aproximación posible la forma de vida de los llamados moriscos en España.

Por empezar haya que recordar que los moriscos eran musulmanes que vivían en la Península, conservando sus costumbres y tradiciones que eran admitidas por los llamados  cristianos viejos, es decir, los españoles estrictos. Uno de los mayores núcleos de población de moriscos se encontraba en Granada y como consecuencia de distintas distensiones se produjeron unas luchas armadas que se denominaron “Batallas de las Alpujarras”, en varias fechas del siglo XV y XVI. Los derechos adquiridos por los musulmanes por los edictos de  Carlos I, fueron revocados por Felipe II, obligándoles a una serie de condiciones que antes no tenían, por lo que se sublevaron en varias ocasiones, como hemos dicho y les obligó a los moriscos a abandonar las tierras granadinas y expandirse por varias zonas, siendo La Mancha una de las que tuvo mayor acogida de moriscos y finalmente en 1609 se produjo un edicto de expulsión de Felipe III. por el que los moriscos se veían obligados a abandonar la península con destino a África y otros países donde no se aplicaba esta prohibición.

Un accidente fortuito produjo el descubrimiento de un yacimiento arqueológico en el paraje Bisarañas del término municipal de Moral de Calatrava. Un agricultor que estaba labrando con el tractor, comprobó que el tractor de hundía en un hueco considerable, hecho que ocurrió en 1999. El agricultor dio parte a las autoridades y se comenzaron a realizar las comprobaciones necesarias para intentar comprobar qué era lo que el agricultor había denunciado. Durante 1999 y el año 2000 se iniciaron técnicamente las operaciones necesarias para ir excavando y limpiando lo que parecía una red de galerías subterráneas.

Estas galerías se encontraban excavadas de forma natural y no se encontraron en las paredes y muros ningún tipo de material de ninguna clase. Por encima de la galería se hallaron fosas de enterramiento de forma superficial, como también se ha encontrado lo que debió ser un construcción  o casa con tejas árabes. También en las galerías se han encontrado unas cavidades excavadas en el terreno que se utilizaban como silos de grano, pero que en las excavaciones realizadas se encontraban rellenas con restos de lozas, de cerámicas y otros utensilios de barro y, por último, diversas piezas arqueológicas fundamentalmente de utensilios de cerámica para contener líquidos y otras piezas de metal, incluso una moneda.

 En definitiva los restos encontrados han aportado la opinión de los expertos, que han definido que se trataba de una casa o vivienda de moriscos que allí habitaban y que disponían de una bodega para almacenamientos de  grano y otros productos.

Fuente: Revista Historia16.- Año XXV.- nº 301.-Mayo 2001.- L. Benítez de Lugo/I.G. Hidalgo