Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

En este artículo vamos a pasar revista a otro de los árboles que se encuentran en nuestros parques y espacios de arboledas de nuestra localidad. En este caso hemos seleccionado otra muy especial e interesante el mencionado en el título: ”Liquidambar styraciflua”.

Este árbol podemos encontrarlo, además de otros espacios del pueblo, en la Plazuela de la Estatua a García Pavón, justo al lado de la tienda de Pilar Prieto, existiendo un solo ejemplar y también en  la plazuelilla al final del paseo que conduce al Asilo de Ancianos, a lo largo de la fachada donde se encuentra una farmacia en el bloque del 115 de la calle Don Víctor. En esos lugares, entre otros, podemos contemplar ejemplares de este árbol también curioso.

Su nombre proviene en cuanto al género: ”Liquidambar”, a una resina aromática y la especie: “styraciflua”, hace referencia a sustancias gomosas que contiene su madera. Estos productos se utilizaban por los indígenas americanos para distintas dolencias como medicamento, aunque hoy en día no se emplean.

Se trata de un árbol procedente del sur de Estados Unidos y extendido a varios  países hispanoamericanos, muy utilizado para árbol de adorno y que tienen un vistoso crecimiento y como hablaremos un bonito color de sus hojas. No tienen un nombre vulgar especial ni conocido coloquialmente y simplemente se le denomina siempre como “Liquidámbar”, en todas las publicaciones.

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Se  trata de un árbol que puede conseguir un gran porte. Sus hojas son palmeadas con cinco-siete lóbulos, alternas y con flores masculinas y femeninas en el mismo árbol y que aparecen al mismo tiempo que las hojas. Las flores de ambos sexos son poco apreciables y también poco vistosas, por lo que pasan desapercibidas. Lo más llamativo de esta planta son las tonalidades que toman sus hojas cuando llega el otoño y ha cumplido su ciclo, cubriéndose todo el árbol de un color anaranjado-rojizo bien patente que le dan gran vistosidad y colorido. Otro aspecto muy diferenciador, y que permite reconocerlo, es que su tronco y las ramas principales se presentan como largas listas de madera estriada que le dan su característica principal. El fruto es una cápsula globosa con numerosas papilas que contienen las semillas y que abren con bastante rapidez y en sus extremos se encuentran unos pequeños puntos no punzantes, aunque algo pinchosos. Al desaparecer sus hojas el árbol se identifica fácilmente porque sus frutos globosos quedan colgando de sus peciolos durante tiempo, lo que la de una presencia a la vista inconfundible.

Es una planta de gran desarrollo radicular y no es muy espeso de follaje, no proporcionando excesiva sombra, aunque sí buena presencia para parques y jardines. Sus cápsulas quedan algún tiempo en el árbol, aunque posteriormente se desprenden de sus peciolos con relativa lentitud.