Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La secretaria provincial de empleo y Agenda 2030 de CCOO Albacete, Paqui Jiménez, valora los datos de la EPA de la provincia de Albacete publicados hoy.

violencia-genero.gif

 “Los datos provinciales de la EPA publicados hoy, nos animan a pensar que la recuperación de la economía se está consolidando y de un modo aceptablemente rápido. No obstante, siguen patentes los problemas estructurales del mercado que llenan de incertidumbre e inseguridad a quienes, aun teniendo un empleo, no saben por cuanto tiempo lo mantendrán, dadas las altas tasas de temporalidad. Y nuevamente debemos fijar nuestra atención a dos perfiles que padecen una y otra vez la desigualdad en el empleo, como son las mujeres y los más jóvenes, con graves dificultades de incorporación”, ha dicho Jiménez.

“Hoy, además hemos conocido el IPC del mes de octubre, del 5,5%, muy superior a la evolución de los salarios. Por lo que uno de los aspectos que habrá que abordar lo antes posible junto a la derogación de la reforma laboral, es la mejora de los salarios, que en una provincia como la nuestra es la que puede hacer aumentar el consumo interno de miles de trabajadores y trabajadoras”.

“La coordinación política en estos momentos es fundamental, así como la responsabilidad de todos los actores políticos y sociales para centrarse en una recuperación basada en un crecimiento más sostenible, digital, verde e inclusivo; tanto porque lo necesitamos para que los Fondos europeos lleguen a la mayor brevedad, como para romper de una vez con las viejas fórmulas de crecimiento basadas en precariedad y bajos salarios”, ha destacado Jiménez.

“Analizando los datos de la provincia de Albacete, continúan mejorando los principales indicadores. Después de la importante recuperación que observamos ya en el segundo trimestre, la provincia vuelve a mejorar indicadores, situándonos en cifras mejores de las que teníamos antes de la pandemia”.

Reciclar más. Mejor. Siempre

“No obstante, la recuperación que se observa, sigue marcada por ciertos problemas estructurales del mercado, y por la desigualdad patente entre géneros, y por edad (en este caso para los más jóvenes)”, ha remarcado Jiménez.

Respecto a la tasa de paro, Jiménez ha indicado que en Albacete sube ligeramente con respecto al segundo trimestre del año, y se sitúa en el 15,49%. Un 1% más alta que la nacional (14,57%), pero en la media de la región (15,29%). Esta subida puede encontrar una explicación en el trasvase que se produce de las personas más jóvenes que terminado el curso escolar en el trimestre anterior se incorporan a este no como estudiantes, sino como personal en activo, produciéndose un trasvase de datos de inactividad a inscribirse en desempleo y buscar un trabajo en los meses estivales. (Casi 4000 jóvenes entre 16 y 19 años han pasado en un trimestre a tener expectativas de empleo, casi la misma cifra en la que desciende el número de estudiantes).

“La segunda característica a destacar es la referida al mantenimiento de la brecha de género. Las mujeres siguen manteniendo una distancia muy grande con respecto al paro masculino, de más de 8 puntos de diferencia (la tasa de paro de hombres es de 11,89% frente al 19,97% tasa femenina)”.

Además, Jiménez ha destacado que, a pesar de la subida trimestral, en la comparativa interanual el dato ya es mejor que antes de la pandemia (cuando teníamos un 16,50% de paro en el mismo período de 2019). En cuanto a los valores absolutos, la cifra de personas paradas en la provincia es de 29.900.

“Los indicadores de Actividad y Ocupación sí mejoran considerablemente. En ambos indicadores el número de personas aumenta en más de 10.000, si lo comparamos con la situación anterior a la pandemia. De tal manera que la cifra de Ocupados en Albacete es de 162.900 (y en 2019 era de 152.500). Algo parecido ocurre con la cifra de población activa, actualmente es de 192.800 (y en el mismo período de 2019 era de 182.600)”, ha concluido Jiménez.