Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Concurso Literario “Molino de la Bella Quiteria” de Munera ha vuelto a reunir el primer sábado de julio y bajo la sombra de su molino, a los ganadores de su cuadragésima novena convocatoria. Este peculiar concurso literario, sin premios económicos, está patrocinado por Fundación Globalcaja y coorganizado por la familia García-Solana Gavidia y el Ayuntamiento de Munera. Los ganadores, tanto en la modalidad de verso como en la de prosa, reciben una pieza artesanal creada para la ocasión por el célebre ceramista conquense Rubén Adrián Navarro y una navaja albaceteña.

El evento ha comenzado con la presentación de Julia García-Solana Carrizo, nieta de los fundadores y coordinadora del Concurso, que ha dado la bienvenida a los asistentes. En su intervención ha destacado el bagaje cultural que el Molino de la Bella Quiteria ha tenido a lo largo de sus cincuenta años de existencia, acogiendo exposiciones, teatro, danza y teniendo como evento principal anual, la entrega de estos premios literarios. En esta edición además como curiosidad se ha destacado el carácter internacional de los participantes pues entre los trabajos recibidos, han llegado obras desde Alemania. No es la primera ocasión que el concurso traspasa nuestras fronteras, en anteriores ocasiones se han recibido trabajos desde Luxemburgo, Italia, Argentina o México.

Cooperativa virgen de las Viñas de Tomelloso

 Tras la lectura del Acta del Jurado por Vicente Hernández, se han dado a conocer los trabajos premiados comenzando por los trabajos de prosa. El tercer premio de la modalidad ha sido para el trabajo “El pan nuestro” de Ramón Sánchez García, de Águilas (Murcia). El segundo premio ha recaído en el trabajo “Hechizo” de Juan Miguel Gutiérrez de la Solana, de Manzanares (Ciudad Real). Con el primer premio se ha alzado Manuel Izquierdo Ruiz, de Cúllar-Vega (Granada) por su trabajo “El Rocín”.  El Jurado en la modalidad de prosa ha estado compuesta por los escritores M.ª Carmen Romera López, Alfonso Ponce López y Juan Lorenzo Collado Gómez.

Plantaciones Agrícolas - Directorio de Empresas

Por su parte en la modalidad de verso, Antonio Luis Vicente Canela, de El Campello (Alicante) ha conseguido el tercer premio con su trabajo “La Higuera”. El segundo premio ha sido para Restituto Núñez Cobos de Castellar de Santiago, Ciudad Real, por “Las sombras de la noche”.  Cerró la lectura de los trabajos ganadores el primer premio que en esta edición ha ido a parar a Antonio Gutiérrez González de Mendoza, de Ciudad Real por su poema “De tu ausencia a mi nada”. Han compuesto el jurado en la versión de poesía los poetas Vicente Hernández Alonso, Francisco Jiménez Carretero y Daniel Sánchez Ortega.

Los galardonados han recibido como trofeo una navaja albaceteña y una obra artesanal única y creada especialmente para el Concurso por Rubén Adrián Navarro Valverde. En esta ocasión se trataba de un plato de terracota con alegorías literarias, dibujado e ilustrado a mano con pigmentos cerámicos y colores de la tierra.

A continuación, ha tenido lugar la presentación del libro “Malas” escrito por Julia Flores y Juan Lorenzo Collado, con una representación de uno de sus fragmentos magistralmente interpretado por los autores del libro.

Para despedir el acto y antes del momento de la foto de familia con todos los galardonados, Julia García-Solana quiso despedir el evento teniendo un recuerdo para los que ya no están y agradeciendo al Jurado, las autoridades, patrocinadores y a todos los que habían hecho posible esta edición del Concurso Literario.

Seguidamente y como manda la tradición, desde las casas de Basilio El Pobre y Camacho el Rico, a la clausura del acto comenzaron a salir sartenes de gachas con pan sentado, las tajadas de tocino, el queso y la cuerva con la que los asistentes al evento finalizaron la tarde.

La celebración de esta merienda pudo realizarse gracias a las aportaciones que los patrocinadores realizaron, desde Fundación Globalcaja, cuarto año que participa en este concurso, como a diversas empresas locales como Quesos Vega Sotuélamos y Panadería “El Pilar”.

El origen del Molino de la Bella Quiteria:

El Molino de la Bella Quiteria fue construido en 1975 por el matrimonio Enrique García Solana y Amparo Gavidia Murcia, en un lugar próximo a los Casares, donde la tradición oral cuenta que tuvieron lugar las célebres Bodas de Camacho. Posteriormente Cervantes incluyó la narración de las mismas en los capítulos XIX, XX y XXI de la segunda parte del Quijote.  Además de museo etnográfico, su evento principal es acoger la entrega de premios de este particular Concurso Literario, uno de los más longevos de la región. El carácter eminentemente manchego de este concurso y sus particularidades (no ofrece cuantías económicas en sus premios) lo hacen único, ganando en prestigio y calidad año tras año. Tras el fallecimiento de Enrique García Solana, cronista oficial de la Villa de Munera y gran estudioso de Cervantes y su obra, continuó con el proyecto su mujer Amparo Gavidia Murcia y sus hijos, Quique y M.ª Lola. Tras el triste fallecimiento de éstos últimos, a día de hoy son los nietos (Julia, Quique y Eduardo) los que apoyan a Amparo Gavidia Murcia y al resto de la familia en las labores de organización de este Concurso tan especial.

La organización ya ha comenzado a trabajar ya en la próxima edición en la que concurso cumplirá cincuenta años de historia.

Molino Bella Quiteria

Molino Bella Quiteria

Molino Bella Quiteria

Molino Bella Quiteria

Molino Bella Quiteria