Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Los conocidos como Yacimientos de la Ontavia se encuentran localizados en una loma a unos cinco kilómetros de la localidad de Terrinches, situada en la provincia de Ciudad Real al sureste.

 Se trata de unos yacimientos romanos que se encuentran en una gran superficie lo que se supone que debió ser una villa grande, ya que se han encontrado habitaciones y unas termas únicas en la provincia y de gran tamaño, lo que permite asegurar que la cantidad de los pobladores debió ser muy alta. Se cree que pudo ser un alojamiento realizado por algún cargo importante  como villa de recreo y distracción.

Fundamentalmente los yacimientos se han dividido siempre en dos partes bien diferenciadas:

Villa.- Así denominada, que era la zona poblada y de vida diaria, donde se han encontrado diversas estancias con baño incluido y que se cree datan desde el siglo II y siglo V y la superficie abarcada es de 500 metros  cuadrados con balneario incluido, lo que marca una importancia a las estructuras y a sus dimensiones.

En los baños se han encontrado casi todos los departamentos de los clásicos baño romanos: el sistema de calefacción (hipocausto), calefacción de las habitaciones (preafurnium con su sala (prognigeum)). Los baños se empezaban con el agua caliente (caldarium)—Agua tibia (tepidarium) y agua fría (frigidarium) y el vestuario (apodyterium) y sala de sudor(sudatorium). El calor se producía mediante el calentamiento a fuego y el calor se recogía en huecos por debajo de los baños y salían al exterior por la parte distante. También se han encontrado las letrinas correspondientes a los baños.

 Las construcciones más usuales eran de lajas o de mampostería, no habiéndose encontrado numerosas joyas, salvo algunos anillos y pulseras.

Necrópolis.-  Se han localizado 18 enterramientos en la zona utilizada como cementerio. Los expertos no han podido estudiar en profundidad las tumbas ya que  se encontraban seriamente expoliadas y por lo tanto la presencia o encuentro de distintos usos o materiales no se han podido estudiar. Lo que se ha demostrado es que los muertos se encontraban de cúbito supino y que las sepulturas estaban separadas por calles para el paso de familiares.

Todo el complejo romano está declarado Bien de Interés Patrimonial y las excavaciones arqueológicas se iniciaron en el año 2006, habiendo abarcado una prospección de 2.000 metros cuadrados.