Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta la fuerte subida del número de desempleados, 6.226, lo que sitúa la cifra total de parados en la región al término de octubre en 184.314 personas.

Castilla-La Mancha, que ha sido la cuarta comunidad autónoma en la que más ha subido el paro, cuenta con un mercado laboral muy dependiente de determinados sectores: la agricultura, tras el fin de la campaña de la vendimia, ha engrosado la lista del paro en 3.762 personas más.

A la estacionalidad y la falta de diversificación se suma la mala calidad del trabajo generado. Tan sólo el 7,6 por ciento de los contratos firmados en octubre fueron indefinidos. Además, el paro femenino representa el 63 por ciento del total de parados.

Primer Aniversario de Explora Tomelloso - Únete y déjate ver

Otro indicador negativo es la diferencia entre territorios, con especial incidencia en Ciudad Real (2.717) y Toledo (1.856) en el aumento del número de parados, en un mes en el que ha subido en todas las provincias: 841 en Albacete, 748 en Cuenca y 64 en Guadalajara.

Ante estos malos datos del paro, marcados por una pandemia de coronavirus que refleja que hay 12.477 desempleados más respecto a octubre de 2019, CSIF vuelve a colocar los servicios públicos como vertebradores sociales en un momento tan delicado, tanto como generadores de empleo como en la atención a los colectivos más vulnerables y desfavorecidos.

En este sentido, CSIF cuestiona nuevamente los 41.2 millones de euros que ha concedido el Ejecutivo autonómico presidido por Emiliano García-page desde 2014 a CCOO, UGT y Cecam, entre ellos 4.4 millones asociados a planes de empleo y 1.1 millones dentro del Plan Extraordinario para la Recuperación Económica firmado en mayo y creado para paliar los efectos del COVID-19.

CSIF propone a CCOO, UGT y Cecam el reintegro de las cantidades percibidas para que puedan ser destinadas a los sectores y colectivos más golpeados por la crisis sanitaria del coronavirus.