Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Don Quijote se siente contento y satisfecho de su anterior aventura con el Señor de los espejos y discutiendo con Sancho en no querer reconocer que era su amigo Sansón Carrasco, sino producido por un encantamiento, con la idea de seguir imaginando una nueva aventura en su haber.

Estando en esta palabrería, y paseando con sus monturas, se encontraron que, en su misma dirección, se dirigía un caballero montando una yegua que saludó y se dispuso a seguir adelante, pero don Quijote el propuso que el paseo lo hicieran juntos, a lo que el caballero les indicó que no lo hacía porque no quería que “su yegua molestara a su caballo”, a lo que Sancho respondió que “el caballo era honesto y que no había hecho vileza alguna”.

Aunque en principio no se refiere nombre del personaje, don Quijote se fija precisamente en una especia de gabán de paño fino verde, por lo que a lo largo del capítulo se le aplica el título de “Caballero del Verde Gabán”.

Don Quijote pretende justificarse de las miradas que le realiza el caballero y lo mucho que repasa su cuerpo y su armadura, para intervenir sin pregunta alguna, contándole todas las aventuras que ha realizado como caballero andante, incluso de forma algo extendida y exagerada y, terminada su disertación, el caballero del verde gabán le hace las consideraciones pertinentes afirmando que no se cree que de estos caballeros sea verdad todo lo que ha dicho Don Quijote.

Siguiendo actuando de bacín, don Quijote le pregunta sobre su vida y el caballero le comenta con toda naturalidad ser hidalgo, llamarse Diego de Miranda y llevar una vida normal con su familia y sus amigos, con sus aficiones normales de la caza y la pesca, planteándole una vida natural en contraste con la narrada por don Quijote.

Continúa su narración sacando a flote una de las cosas que en su vida no le satisfacían, exponiendo no estar contento con su hijo, pues no ha querido estudiar “lenguas latinas y griegas” y su dedicación especial la estaba realizando en la poesía- (“si es que se puede llamar ciencia”)-

Terminada la explicación Don Quijote pretende por todos los medios convencerle que la poesía,”aunque es menos útil que deleitable, no es de aquellas que suelen deshonrar a quien la posee”, así que, en resumen, le aconseja que deje a su hijo estudiar libremente y confeccionar poesías, con la excepción de poder reprenderle si “hiciera sátiras que perjudiquen las honras ajenas”.

Parece ser que hicieron efectos tales consejos y el Caballero del Verde Gabán consideró estas apreciaciones y derivó a favor de su hijo la conversación mantenida.

____________________________________________________________________________________

Expresiones

- Cuando se refiere a las aventuras de los caballeros andantes, apostilla: “socorriendo viudas, amparando doncellas y favoreciendo casadas y huérfanos y pupilos; propia y natural de los caballeros andantes”.

- “La poesía, señor hidalgo, a mi parecer es como una doncella tierna y de poca edad y en todo extremo hermosa, a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas que son de otras ciencias”.