Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Con frescura y humor, Sandra Kogut ha sabido plasmar la realidad de un país en plena crisis y esto a través de los ojos de unos personajes con los que nos gustaría pasar todos los veranos. Por su enfoque crítico, Tres Veranos ha sido comparada con películas de la talla de Parásitos o Nueva Orden, pero además de su carácter social, esta comedia coral consigue sacarnos una sonrisa de principio a fin. 

Tres Veranos

Tres veranos surgió de mi deseo de comprometerme con lo que estaba sucediendo actualmente en Brasil. Pero como en otras películas que he hecho, mi enfoque es oblicuo, centrado en los personajes que rara vez vemos en las noticias, de los que nadie estaba hablando. En las sensacionales historias que escuchábamos todos los días estos personajes serían los extras, o estarían fuera de la pantalla, a menudo invisibles. 

Sandra Kogut

Tres Veranos

 LA CRÍTICA HA DICHO
Ácida, crítica, seductora.
Javier Ocaña - EL PAÍS


‘TRES VERANOS’, ‘PARÁSITOS’ A LA BRASILEÑA.
Carlos Loureda - FOTOGRAMAS

Una jornada de humor ácido y a ratos amargo que retrata la crisis moral y económica
Telediario TVE

Kogut apuesta por el exceso, por la hiperacción de una sensacional Casé y por una coralidad casi berlanguiana que atrapa a los personajes. 
Carlos Marañón - CINEMANÍA

Una radiog
Tres Veranos ofrece una nueva oportunidad para la actriz
brasileña Regina Casé de brillar con el papel de un ama de llaves
que intenta traspasar las barreras sociales.


THE HOLLYWOOD REPORTER

Tres Veranos

SINOPSIS

Cada diciembre, entre Navidad y Año Nuevo, Edgar y Marta organizan una celebración familiar en su lujosa casa de verano junto a la playa. En 2015 todo parece estar bien, a pesar de algunas llamadas telefónicas tensas. En 2016 la fiesta anual se cancela de repente. En 2017, sus vidas están patas arriba. ¿Qué pasa con esas personas invisibles que viven en la órbita de los ricos y poderosos cuando estas vidas colapsan? A través de la mirada de una empleada y un padre anciano olvidado, ambos víctimas de la pesadilla neoliberal, vemos un retrato del Brasil contemporáneo justo antes de la tragedia de 2018. Las señales estaban todas allí, pero no sabíamos cómo leerlas.


Tres Veranos