Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El escritor y creador audiovisual ha presentado hoy en el salón de actos del IES Francisco García Pavón de Tomelloso a las 19:00 horas, su segunda novela llamada "Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes". Esta obra es una autobiografía de un niño que reflexiona sobre lo que le va pasando día a día, con unas seis historias superpuestas, de las cuales se puede decir que una es la continuación de la primera novela del autor.

Festival de Almagro 2022

Libro Hilario Martínez

El director del IES Francisco García Pavón de Tomelloso, Agustín Pradillos, se ha sentido tremendamente orgulloso por el acto de presentación de la novela y afirmó que, el cariño que se le profesa a Hilario es inmenso y ya desde hace unos años detecté en él la capacidad de creación audiovisual para captar la atención del espectador.

AMFAR Mujeres rurales con necesidades educativas o de insercción laboral

Libro Hilario Martínez

La concejala de cultura en el Ayuntamiento de Tomelloso, Nazareth Rodrigo, ha expresado que "tener a Hilario es un regalo", ya que, jóvenes como él con su enorme talento a sus 16 años no hay muchos. Explicó que la FEMP saca una convocatoria anual para proyectos dirigidos hacia la juventud donde se dan dos subvenciones en toda España a las localidades que pertenecen a la orquilla donde pertenece Tomelloso y que Hilario le inspiró para crear un proyecto basado en su proactividad y ha sido concedido a Tomelloso.

Libro Hilario Martínez

Alicia Valentín Abogados

Rafael Rodrigo como padrino de Hilario y autor de la portada de su libro, recordó su primer contacto con él en el cafetín y con un grupo de adolescentes con un brillo especial en sus ojos. Posteriormente "descubrí que había escrito su primera novela y a partir de ahí empezamos a hacer proyectos conjuntos y mi obra la ha hecho mucho más grande". "Hilario está empezando, pero lo está haciendo con muy buen pie". "Esa pasión que tiene por crear es la que le tiene que ir arrastrando para conseguir todo lo que se le proponga". "El techo solamente lo va a poder poner él donde su límite es el cielo y mucho más".

MeOne ha concluido su intervención afirmando que el trabajo desarrollado en la ilustración de la portada ha sido fácil y que, trabajar con Hilario, también lo es y espera seguir participando en sus proyectos.

Libro Hilario Martínez

Hilario Martínez en su discurso calificó su obra: “Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes” como “el producto de un coma inducido que se encontraba en standby durante mucho tiempo” y cuyo proyecto se encontraba distribuido entre un cuaderno y unas notas de teléfono y que parecía no tener sentido por separado, asegurando que era difícil precisar cuándo se comenzó a escribir la obra.

El autor especificó que gran parte de su obra se componía de pequeñas reflexiones que había ido escribiendo a lo largo de todo el tiempo que llevaba escribiendo sobre reflexiones de personas ficticias, reflexiones de un niño, el cual se imaginaba la vida de otras personas y hablaba por encima de ellos, donde los ponía un guion encima de una mesa para que dijeran palabras impuestas.

Un día cualquiera, decidió el autor, volver a leerse esas reflexiones y se dio cuenta que prácticamente era el mismo personaje de siempre, que era la misma persona hablando de diferentes cosas, de diferentes lugares, en diferentes situaciones, como si de un diario se tratase, o más bien, como un cuaderno donde un personaje decía todo aquello que no podía decirlo al exterior y precisamente era eso lo que se escondía en su interior, eso que no podía decirle a nadie.

Continuó explicando que, a partir de ese momento cambió un poco su perspectiva sobre esas notas escritas en momentos esporádicos y ya dejaron de ser contingentes, dejaron de ser inservibles y empezaron a tener más sentido aún y se encontró con la duda de si se trataba de un super yo, el cual hablaba de las reflexiones en segundo plano de su vida o simplemente estaba naciendo lo que ahora se conocía como un pequeño cineasta y explicó que así lo llamó, porque aquellos pequeños sentimientos cogieron el nombre de “Un pequeño cineasta”.

Martínez, continuó desgranando el contenido de su obra, sin tener a ciencia cierta exacta el porqué del nombre de un cineasta, porque comentó que también podría haber sido un pequeño pianista, un pequeño cantante o un pequeño artista, o en definitiva un pequeño lo que fuera, porque en definitiva era lo de menos.

El autor siguió comentando el proceso de su obra y se dio cuenta de que, a pesar de todo, aún faltaba algo, porque las reflexiones deberían ir acompañadas de algo, sin saber qué era, pero, si no, resultaban vacías, porque un pequeño cineasta necesitaba algo más.

Quiso reseñar que a partir de ese momento es cuando más se complicaba, porque era necesario encontrar lo que faltaba y comentó que empezó a buscar la inspiración por todos los sitios y el lugar donde más cómodo se sentía para encontrar esa inspiración que siempre buscaba y donde esa inspiración también le solía encontrar, confesando que era sentarse con un papel y su boli, sin que nadie le molestara.

Explicó que la inspiración podría encontrarla saliendo de casa en la hora en que empezaba a anochecer y andar por la calle con música de fondo y no pensar en nada para que la inspiración le llegara y que la forma de encontrarla era como jugar al escondite, pero al revés, sin esconderse para que no te encuentren, sino al espacio libre, más abierto y más fácil de encontrar.

Y por fin, significó que esa noche ocurrió lo que esperaba, el guion final que le había encontrado, como si hubiese sido una escena perfecta de cine, pero además aquella noche, mientras continuaba andando, escuchó en el móvil una canción pausada que le llegó a inquietar con una letra que decía: “Un duelo salvaje advierte, lo cerca que ando de entrar, en un mundo descomunal, siento mi fragilidad” , que no era otra que la canción de Antonio Vega, titulada “Lucha de Gigantes”, que fue lo que le produjo la inspiración que necesitaba en forma de canción, como si de alguna forma Antonio Vega le hubiera escuchado.

Destacó que desde ese momento se vio dominado y actuaba como una marioneta y todo su cuerpo era incontrolable. La inspiración tomó el control de todo y le hizo sentar en el suelo, abrir la mochila a la espalda, sacar el cuaderno de pequeños relatos que ya se encontraban perdidos: relatos tristes, relatos que hablaban de injusticias, de imposiciones, de machismo, de racismo, de clasismo, de rarezas, en definitiva, relatos que no querían ver la luz.

Terminó cogiendo el bolígrafo y la inspiración del conjunto de relatos puso nombre a la obra:” Lucha de gigantes”, que relataba la lucha de los personajes para poder acabar con los gigantes que destruían sus vidas.

Definitivamente, comentó, que la inspiración había hecho su trabajo, pero no había acabado ahí, sino que le levantó de donde estaba sentado y le obligó a ir a casa corriendo y llegando allí recogió el escrito que estaba tirado en su cama y que tenía por nombre “Un pequeño cineasta” y se propuso completarlo, realizando el intercambio de cada relato y cada lucha de Lucha de Gigantes en el de Un pequeño Cineasta para darle el título de “Un pequeño cineasta entre una lucha de gigantes”

Apostilló que de esa manera finalizó la obra, comentando que “así había nacido, así viviría y así moriría”, naciendo al mismo tiempo el miedo y la incertidumbre.

Reconoció que a partir de ese momento comenzaba el miedo de los artistas por las cosas que se exponen al público, que era el miedo a suponer si gusta o no las explicaciones y la obra, pero que quiso señalar que estos miedos debían pasar a segundo plano, porque no era posible gustar a todo el mundo y, por lo tanto, se trataba de conseguir terminar los proyectos y lanzarlos.

Libro Cuevas de Tomelloso

Indicó que le gustaría señalizar, aunque reconocía que estaba feo que él lo dijera, pero que la vida era muy corta y que, aunque se tenga poca edad o mucha, no se debía tener miedo a lo que se quiere hacer, como si  apetece sacar un libro, una película, cantar, bailar, vivir….aconsejando hacer lo que fuera a la edad que fuera, sin tener miedo a  lo que digan los demás y especialmente indicado para aquellos que tienen más vergüenza que miedo y están en la edad del pavo, pero añadió suscribiendo la idea de que era necesario expresarse y que se debía ser lo que cada uno quisiera y no hubiera nada que lo pudiera impedir.

Agradeció a sus padres, a sus hermanos, tíos, primos, abuelos y familia en general. También a sus amigos y “compas de clase” y a su segunda casa en el Centro Educativo, a todos los profesores, sin olvidar a Agustín ni a Elena y a todas las personas que habían hecho realidad su sueño. Hizo un último recuerdo a su profesora de lengua que le enseñó que, si las palabras se atraen, se deben de unir entre ellas; como tampoco a l profesor de Filosofía cuando un día le dijo que el problema de los piojos no es el pelo, sino los suburbios.

Libro Hilario Martínez

En la finalización del acto dos compañeras y amigas de clase de Hilario, Ana e Isabel tuvieron unas palabras de cariño y afecto donde destacaron no solamente la faceta de escritor o de creador audiovisual sino las de carácter personal y humano "demostrando en cada momento ser una de las mejores personas que puedes tener a tu lado y un excelente amigo".

La publicación se podrá adquirir en cualquier papelería de la localidad y en "La Librería" de Tomelloso y ya, en otro tipo de imprenta, a través de Amazon, sin ser el "original" y calidad diferente y en la Casa del Libro.

Libro Hilario Martínez

Libro Hilario Martínez

Libro Hilario Martínez

Libro Hilario Martínez

Libro Hilario Martínez