Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Al inicio del acto la alcaldesa, Inmaculada Jiménez, anunció el fallecimiento del tomellosero José Luis Cabañas, uno de los mejores ilustradores a nivel nacional y solicitó una oración a los presentes por su alma y dando su sentimiento a sus familiares.

A continuación se hizo la presentación del Tomellosero Ausente del año 2019 recayendo por la votación de las asociaciones en Saturnino Muñoz Martínez, que se le calificó como una persona cercana, amable y con magnífico curriculum y que ya desde pequeño, aunque no paraba de entrar y salir para jugar por las calles, siempre sacaba las mejores notas. Saturnino es el mayor de tres hermanos y ha sido un ejemplar estudiante tanto en E.G.B, en el Instituto, como en la Universidad.

Intervino la Concejal de la mujer, Isi Serna, por ser amiga de Saturnino desde pequeña, recordando sus buenos momentos de la infancia y su orgullo de tener tan gratos recuerdos de sus juegos y travesuras de su barrio y tener el orgullo de ocupar un puesto de honor en sus recuerdos que continúan vivos a pesar de los años y de distancia y le deseó lo mejor para él y para su familia.

Primer Aniversario de Explora Tomelloso - Únete y déjate ver

El presentador del Tomellosero Ausente, Ramón Martínez, actuando como Padrino y además por ser tío de Saturnino, hizo un apartado a los familiares de José Luis Cabañas por su fallecimiento.

En relación a Saturnino expuso que la ausencia es relativa porque la que emana de la intelectualidad no es tan importante como la que se lleva en el corazón y recordó que su tía Juliana decía que “el muchacho es guapo y listo”, para, a continuación decir: “que era muy guapo y muy listo” y llevaba razón, afirmó Ramón, asegurando que es muy guapo-a la vista está- por dentro y por fuera y muy listo, porque aparte del curriculum intelectual de tipo profesional, añadía una inteligencia que fue valorada por la Universidad de Vigo y ratificado como el mejor valorado por reunir dos características: intelecto y empatía; además añadió que es una persona que domina cuatro idiomas por sus estancias en Milán y Japón y que consigue gracias al esfuerzo que nos enseñaron como la única y mejor bandera.

Vuelve la Cultura Diputación Provincial de Ciudad Real

Continuó indicando que además es “bueno, machacariamente bueno” por saber cumplir con la normas humanas y tener un sentido liberal por un respeto y bondad por las personas, por no parecerle nada mal y nunca hablar de los demás, porque ya su abuela nos decía que “éramos escurridizos como el jabón”, porque cuando parecía que ya estábamos controlados nos volvíamos a escapar, porque no nos gustaban los caminos estrechos.

Alabó a Saturnino apreciando sus capacidades y bondades porque las lleva con naturalidad y sin apoteosis y la familia que hemos llevado tantos años juntos estamos muy orgullosos de su persona y por si fuera poco “hasta sabe cantar zarzuela”, consiguiendo compaginar su trabajo profesional con su vocación, finalizando indicando “Saturnino, Tomelloso, te quiere”.

Intervino a continuación Saturnino Martínez agradeciendo el nombramiento a todo el mundo y en especial a la Asociación de Carreros por segur conservando las tradiciones y a la presencia de personalidades, familiares y amigos al acto, así como a los que no están por diversos motivos.

Dio un repaso a los años de su infancia recordando la calle San Marcos, donde nació, así como sus estudios en el Colegio de los Carmelitas y de Maternidad y en el colegio José Antonio en su anterior ubicación, así como sus estudios en el Instituto también en distinta ubicación del que ahora dispone el Eladio Cabañero. Recordó sus trabajos en el campo con su padre que era agricultor en las faenas de la viña, la remolacha y la alfalfa y ya le recordaron a su padre “que el muchacho no era para el campo” y decidió que estudiara, aunque posteriormente su padre tuvo que abandonar el campo por problemas de salud.

En los siguientes años, se desplazó a la Universidad de Madrid donde estudió y terminó la carrera de biología, indicando que fue gracias a una beca que en aquel entonces se comenzaron a dar para estudiantes universitarios, siendo de las primeras que se concedieron en Castilla-La Mancha.

Como se ha descrito en su curriculum recordó su estancia en el Instituto Ramón y Cajal, posteriormente en Milán, en Japón y en la Universidad de Vigo y ha vuelto a Tomelloso indicando que cada vez que viene se encuentra consigo mismo y vuelve a tratar con las gentes y le complace observar la evolución del pueblo, viendo cosas que se han mejorado y otras que no le gustan como algunas casas ya envejecidas y que me producen añoranza y nostalgia, porque lo que hemos llamado “tomellosería” se lleva en la sangre y en el ADN. Explicó que tal es así que a su hijo en Galicia, donde nació, le preguntaron que cuántos idiomas conocía y contestó: “castellano, gallego y tomellosero”, así como disponer de nuestra peculiaridad de decir siempre a la pregunta o indicación de “dónde somos”, contestar que de Tomelloso, no como otros que dicen la región, la provincia y luego el pueblo.

Siguió comentando que con el paso de los años ahora disfruta de Tomelloso de otra manera: “a pequeños tragos, poco a poco”, disfrutando de muchas agrupaciones de las que siente admiración como la labor de conservar tradiciones de la Peña de “Los Canuthi” o de la labor de la Asociación de “Las Supernenas”.

Finalizó indicando que con la globalización seremos más los tomelloseros ausentes, porque es difícil de retener a todos en el pueblo, sin embargo todos llevaremos siempre con nosotros a Tomelloso en el corazón, como personas que siempre conservamos en nuestro interior el carácter de ser luchadores, honrados y defensores de nuestro pueblo. Terminó con: ¡Viva Tomelloso! y ¡Viva los tomelloseros!”

La alcaldesa, Inmaculada Jiménez, finalizó el acto indicando que ¡ojalá! Pudiéramos mantener en el pueblo a todo el mundo, pero que conservamos nuestro carácter y que el nombramiento de Saturnino Martínez ha sido por derecho propio y que, los que se van, llevan el orgullo de ser embajadores de nuestro pueblo y le despidió diciendo: “el pueblo de Tomelloso te quiere y te desea lo mejor”.