Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Almodóvar del Campo vivió ayer martes, 16 de julio, su anual jornada de fiesta local con
motivo de la celebración del día de su patrona, la Virgen del Carmen, que ya de noche,
hacia las nueve, salía en procesión acompañada de una ingente cantidad de personas de
todas las edades, niños de primera comunión, sus hermandades y autoridades.
Al término de los actos, el propio alcalde, José Lozano, se congratulaba del gran número
de vecinos que habían participado en este último acto, “que da fe de la devoción que se
tiene a la Virgen del Carmen por parte de todos los almodovareños y almodovareñas,
que es enorme y creo que la llevamos todos dentro de nuestro corazón”.
Y así se ha vuelto a palpar, en general, durante la totalidad de actos organizados y, en
particular, durante los celebrados en el día grande de la patrona y jornada de fiesta
local, en la que también hubo sendas eucaristías. A la de media hora después del
mediodía, siguió el tradicional ‘puñao’ de garbanzos y limoná.
En cuanto a la procesión, a la que puso notas musicales la banda de la Escuela Municipal
de Música, hubo varios lugares donde la patrona fue objeto de agasajo con diferentes
‘petalás’, lanzadas con fervor desde balcones del itinerario. Ante uno de ellos, a pie de
calle, también le fueron echadas a volar varias palomas, en una iniciativa de vecinos a la
que este año se ha sumado el lanzamiento de cohetes.
Medianoche en vísperas de flores, Salve y folclore
Al día grande y como es habitual, le antecedió la ofrenda floral en el que un año más
decenas de vecinos participaron, primero en desfile desde la Plaza Mayor con la Banda
de Música ‘Pablo Sorozábal’, autoridades municipales, reinas y damas de las
celebraciones septembrinas y este año, además, ‘Balálita’ a través de su grupo infantil.
Y es que, tras el canto de la Salve que cada medianoche de 15 a 16 de julio se canta en
honor a la Virgen del Carmen, con la participación del párroco Juan Carlos Torres y uno
de los dos predicadores del novenario, el sacerdote Óscar Casas que hace años estuvo
asignado a la Parroquia almodovareña, junto al templo hubo una novedad.
Fue la protagonizada por el grupo infantil de la referida Asociación ‘Balálita’ la
encargada de echar unos bailes regionales en honor a la patrona, con los acordes de
varios músicos de la agrupación y la inconfundible voz de la cantante Alicia Notario, que
fueron muy aplaudidos por los presentes.
Desde que se iniciara el pasado 7 de julio, el novenario se ha ido dedicando cada tarde
de celebración en el Carmen, sucesivamente, a los voluntarios del Jubileo, hermandades
de Gloria, hermandades de Pasión, Cofradía del Carmen, difuntos, enfermos, niños y
jóvenes, además de imponerse el escapulario de la Virgen el lunes.

Libro Cuevas de Tomelloso

Las seis primeras tardes, la prédica la realizó el sacerdote ruandés Deogracias Rulinda,
que llegaba a la población almodovareña desde el país africano para ayudar en la labor
ministerial de la Parroquia, aprovechando su destino en España para completar sus
estudios de Derecho Canónico.
La particularidad y emotividad de su presencia en esta cita religiosa ha radicado en ser
de las últimas actividades que va a llevar a cabo en Almodóvar del Campo y en España,
periplo que además le ha servicio para aprender desde cero la lengua española. En
breve retornará a su región en Ruanda para continuar allí su ministerio sacerdotal.