Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Celebramos el 125 aniversario de la recepción de las obras del Palacio de la Diputación de Ciudad Real, un inmueble decimonónico y emblemático de innegable valor histórico, artístico y patrimonial. La actual Corporación, a iniciativa del presidente, José Manuel Caballero, ha querido conmemorar esta importante efeméride con diversos actos tendentes a resaltar este edificio como el mayor exponente de la arquitectura civil de la provincia y la labor que se realiza desde la Diputación para impulsar el desarrollo de todas las ciudades, pueblos y eatim que integran nuestro territorio.

Aunque la Diputación se constituyó por primera vez en 1835, el Palacio provincial comenzó a construirse en 1889 para sede de la Diputación y el 5 de octubre de 1893 se recepcionó definitivamente la obra, realizada de acuerdo con el proyecto que fue encargado al arquitecto Sebastián Rebollar.

El Palacio de la Diputación tiene dos plantas y presenta tres fachadas realizadas en piedra blanca y ladrillo. Al este, la principal en la calle de Toledo, formada por una sola puerta de arco de medio punto y un balcón con frente de orden jónico, rematada por un frontispicio curvo con la imagen sedente de Alfonso X El Sabio; al sur, la fachada de la plaza de la Merced repite el mismo esquema compositivo que la principal, pero está coronada por un frontón recto de tímpano liso; y al norte, la de la calle de la Rosa, muy sencilla, decorada con palmentas que rematan la cornisa de todo el edificio. En los ángulos se constituyen dos rotondas que articulan las tres fachadas, realizadas en ladrillo y un aparejo de leve labor neomudéjar, cubiertas por adornos apizarrados con pequeños óculos.

Atendiendo a las indicaciones que reseñó Inocente Hervás y Buendía, la institución provincial, que entonces dependía de la Administración estatal, tuvo su sede previamente en una casa de la calle de Caballeros construida por el industrial Dámaso de Barrenengoa -que posteriormente albergó el Gobierno Civil y la Academia de 2ª Enseñanza fundada y dirigida por Miguel Pérez Molina-. Al no ser lo suficientemente idóneas estas instalaciones, la Diputación anunció el concurso de solares y casas para buscar una nueva sede. Se adquirió una propiedad de Magdalena Maldonado, aunque por su “sitio excéntrico y por iniciativa de varios diputados”, en 1886 se presentó una proposición mediante la que se solicitó su venta y la adquisición de otro solar con mejores y más adecuadas condiciones.

Cursos de Especialización de FP

Es en ese momento cuando el Prelado de la Diócesis pretendió enajenar el edificio de la Vicaría, por lo que la Diputación entabló conversaciones y dispuso su compra por unas 40.000 pesetas, otorgándose la escritura pública el 29 de octubre de 1888. Sebastián Rebollar propuso a la Diputación la necesaria adquisición del granero contiguo propiedad de Catalina Jarava, viuda de Luis Muñoz, que igualmente adquirió la Corporación por unas 6.000 pesetas. Acto seguido se adjudicó la obra al constructor Joaquín Castillo así como el proyecto y la dirección a Sebastián Rebollar. La primera piedra se puso el 6 de agosto de 1889 y el 21 de septiembre de 1893 se dio por terminado el Palacio provincial, produciéndose la entrega a la Corporación el 5 de octubre de 1893.