Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Esta tarde en las inmediaciones del Museo Antonio López torres, la secretaria general del partido, Inmaculada Jiménez, ha informado que no van a permitir ni consentir las declaraciones recientes del actual alcalde de Tomelloso, Javier Navarro y “defenderemos el honor y la gestión realizada al frente del Ayuntamiento durante los ochos 8 años de Gobierno socialista”.

Fundación Elder

De inicio, ya indicó que era criticable que los políticos utilizaran las instituciones con fines partidistas en cuanto a la rueda de prensa ofrecida por el alclade de Tomelloso en el Salón de Plenos del Ayuntamiento el pasado 5 de julio.

Expuso una serie de cuestiones que determinaban la nula actuación del actual equipo de gobierno en su año de mandato en el que “no habían realizado nada”, pero sí actuando, “sacando el ventilador” y se habían dedicado a soltar noticias infames que dañaban el honor y la gestión de los últimos años.

Anúnciate en Cuadernos Manchegos

 Expresó la curiosidad que el alcalde hubiera expuesto el razonamiento de que “los proyectos son del pueblo y no son de nadie”, cuando la realidad era quien elaboraba proyectos correspondían siempre a los que los ideaban en función de cada persona.

Sacó también a relucir algunos titulares derivados de la adjudicación de las distintas estatuas entregadas a una persona que no era de Tomelloso,  por un importe de 200.000 euros y que era del PSOE, afirmando que jamás en los últimos ocho años se le había pedido carnet a ningún empresario, ni adjudicatario, por el sistema de contratación que realizaba el Ayuntamiento, que no implicaba, ni condicionaba la situación particular, familiar y política de los personas y declaró que si hubiera habido alguna cuestión, lo lógico es que el alcalde hubiera hecho llegar al juzgado su afirmación.

Recordó que en su mandato ya se pasó un caso con el Patronato Municipal de Deportes, en el que recordó que el actual alcalde era portavoz del equipo de gobierno, mientras que, por su parte, se había entretenido en difamar, calumniar y sembrar dudas, por lo que volvió a insistir en que no se iba a permitir dudar de la gestión impoluta de la legalidad vigente de su partido.

Informó sobre el tema de las esculturas, que su adjudicación se había puesto a exposición pública y que quedó desierta.

 Aludió al punto de las declaraciones del alcalde sobre la cuestión de poner placas en las rotondas, afirmando que se han puesto en los trabajos efectuados, mientras que “otros”, habían puesto placas en trabajos que no les correspondían y que poco les había durado.

Apostilló las expresiones realizadas sobre el desprecio realizado a los tomelloseros, por la designación del Pregonero de la Feria y Fiestas, entendiendo que después de las palabras “entrecomilladas de la concejala de cultura, entiendo que se sientan que se hayan equivocado” y que el pueblo no les haya correspondido, habiendo procedido a ”desviar el tiro hacia otro lado” para aprovechar que “no les dieran en las collejas” al haberlo hecho mal y no habían procedido con humildad y reconocer que se habían equivocado.

En cambio, de esta situación, Inmaculada, ratificó que su partido había apostado a los tomelloseros, por el talento de la gente de su ciudad, con orgullo tomellosero y porque “creímos que era lo mejor para las Ferias y Fiestas, apoyando la calidad artística y embelleciendo la ciudad, rehabilitando la Casa del Gallego, aludiendo que en este caso el actual alcalde, siendo concejal de Urbanismo quiso demolerla, añadiendo que “pasó a la historia sin pena, ni gloria”.

Otro aspecto que expuso fue el que se hubiera despreciado la obra de Marcelo Grande, que generosamente había donado su familia a Tomelloso y recordó la instalación de las dos esculturas de Antonio López Torres, cuando su partido en la campaña y las elecciones trataron de malmeter, y ni tan siquiera un detalle de agradecimiento y cortesía al autor.

Terminó su exposición con firmes palabras aludiendo que no iba a consentir ningún titular más, porque, en su caso, no dudaría en presentarse en el juzgado con las pruebas necesarias para no admitir declaraciones infames contra el honor y gestión de su anterior gobierno, porque afirmó que “en política todo no vale”, definiendo que no han realizado desde año de mandato ninguna gestión y no les quedaba más remedio que “tragar saliva”.