Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Los usuarios del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha en Brazatortas están sufriendo este mes de agosto una situación crítica en la Atención Primaria, toda vez que la Delegación de Sanidad sigue sin resolver las demandas de ciudadanía y Ayuntamiento.

Día de la Constitución 2021

“Podrán recalcar públicamente una y otra vez en notas de prensa que todo está bien, pero mis vecinos y vecinas, de todas las edades, seguimos padeciendo algo parecido al desmantelamiento de la sanidad pública en nuestro municipio”, dice Pablo Toledano.

El alcalde torteño relata como “esta semana solo hemos tenido facultativo en nuestro Consultorio el jueves día 19, una situación de falta de médico que se está repitiendo en muchas semanas del verano, aunque no de una manera tan acusada”.

Otra muestra más de este agravio comparativo en relación a ciudades y otras zonas urbanas es que el viernes 13 de agosto “tampoco contamos con el servicio de enfermería que requieren sobre todo presencialmente personas ya de una edad alta”.

Y a pesar de reiterados llamamientos y quejas de los usuarios y del propio Consistorio, o las firmas entregadas hace tiempo, “la indiferencia” es lo que Toledano ve ante “el silencio” por parte del delegado provincial del SESCAM hacia la población torteña, en una situación que se generaliza a otros municipios del entorno.

Reciclar más. Mejor. Siempre

A lo largo de sus sucesivos mandatos como alcalde, Pablo Toledano certifica que “esta situación actual no se dio ni con Bono, ni con Barreda, ni con Cospedal, pero ahora llevamos así dos años y no nos dan soluciones”.

Situación a la que suma otra enquistada desde hace aún más tiempo, el del “mal trato personal y profesional del médico con plaza en Brazatortas, lo cual ha llevado a que el 40% de tarjetas sanitarias hayan pedido traslado voluntario al centro de Almodóvar del Campo o al número 3 de Puertollano”, reconoce el regidor.

“Lo que pedimos es sencillamente recuperar la normalidad de un servicio público básico para una población rural y envejecida y eso creo que no es nada complicado de gestionar, sino sencillamente de voluntad política por los responsables del SESCAM”.

Y es que, como refiere Toledano, “es la población rural la que está pagando tan mala gestión de lo que, por otro lado, es un pilar básico del Estado de Bienestar que, de alguna manera, teníamos aquí hasta hace un par de años”.