Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La Guardia Civil investiga a dos personas por expoliar un yacimiento arqueológico del Paleolítico en el término municipal de Ciudad Real, de donde habían obtenido ilegalmente diecisiete piezas empleando sendos detectores de metales y azadas.

Día de la Constitución 2021

La patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Ciudad Real que inspeccionaba el yacimiento arqueológico del Paleolítico denominado A.26 “Reino de Don Quijote” y más concretamente el Sub yacimiento “Dehesilla del Emperador”, situado en el término municipal de Ciudad Real, sorprendió a dos personas que estaban batiendo el terreno del yacimiento, en el que ya habían realizado numerosas prospecciones, ayudándose de sendos detectores de metales y azadas.

Tras identificar a estas personas y comprobar los daños perpetrados en el yacimiento arqueológico se les intervinieron diecisiete piezas, que fueron entregadas en el Museo Provincial de Ciudad Real para su estudio y peritación.

Por todo ello se les investiga a estas dos personas de 32 y 35 años de edad, vecinos de la localidad ciudadrealeña de Los Cortijos, como presuntos autores de un delito contra el patrimonio histórico y a los que se les intervinieron 2 detectores de metales junto con 2 azadas.

Esta actuación se enmarca dentro de las actuaciones establecidas por el SEPRONA de la Guardia Civil de Ciudad Real para evitar el expolio de los yacimientos arqueológicos de la  provincia.

Reciclar más. Mejor. Siempre

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil fue creado en 1988 y sus líneas de trabajo están dirigidas, principalmente, a la prevención e investigación de incendios forestales, a la defensa de los espacios naturales, el control de vertidos y la lucha contra la contaminación del medio ambiente, el comercio ilegal de especies protegidas y la realización de actividades cinegéticas y de pesca irregulares, así como velar por el patrimonio histórico.

La búsqueda de restos arqueológicos, sin autorización, está prohibida por la legislación vigente en materia de patrimonio histórico, debiendo entregarse también cualquier resto arqueológico hallado de forma casual.