Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Iniciamos nuestro recorrido de esta ruta, dentro de una serie de viajes que periódicamente realizaremos personalmente, dispuestos a conocer nuestros monumentos más importantes y descubrir la belleza natural, histórica y artística de muchas de nuestras poblaciones más representativas donde el desconocimiento de su bagaje cultural se hace patente en nuestros días.

Es frecuenta admirar lo de los demás y, sin embargo, ni tan siquiera sabemos valorar nuestra patrimonio más próximo.

Le felicitamos por esta feliz iniciativa y esperamos sea lo más dichoso posible conociendo nuestros monumentos y disfrute con la visita a estos lugares.

“ Una ruta al año no hace daño”, aunque nos gustaría hacer algunas más pero el tiempo no nos lo permite de forma reglada, pero aprovechamos esta oportunidad para realizar la ruta que hemos denominado “Ruta de Montiel”, por hacer un recorrido por esta comarca próxima a Sierra Morena y deteniéndonos más concretamente en monumentos principales: castillos, iglesias, ermitas, conventos, casas singulares, paisajes y otros detalles.

El recorrido propuesto lo adjuntamos en al mapa adjunto y el itinerario es corto y aseguramos que se puede hacer en un sola día perfectamente, teniendo en cuenta que es necesario madrugar un poco y conjuntar el tiempo con los lugares que queremos parar que, aunque en esta caso indicamos el poder pasar por 16 localidades, nos vamos a detener en 11 seleccionadas, sin querer desestimar otras que estudiaremos en otra ocasión, algunas de ellas por ser de obligado paso para poder llegar a otras poblaciones.

 La longitud del recorrido propuesto corresponde a realizar 241 kilómetros entre la ida y la vuelta, por lo que, como ya indicamos, se hace necesario madrugar un poco, pero sabemos que como buenos turistas esto no será un problema.

RUTA RECOMENDADA

TOMELLOSO… LA SOLANA… ALHAMBRA… CARRIZOSA… FUENLLANA… INFANTES… VILLAHERMOSA… MONTIEL (INICIO DE LA RUTA)… TERRINCHES… PUEBLA DEL PRÍNCIPE… ALMEDINA… PUEBLA DEL PRÍNCIPE… VILLAMANRIQUE… TORRE DE JUAN ABAD… CÓZAR... ALCUBILLAS… POZO DE LA SERNA… SANCARLOS DEL VALLE… LA SOLANA… TOMELLOSO

 Como podemos comprobar la ruta exige volver a pasar por tres localidades: La Solana, Infantes y Puebla del Príncipe.

Es necesario  entender que la ruta es circular, y aunque nosotros la hemos iniciado en Tomelloso por nuestra sede, puede comenzarse a partir de cualquiera de las localidades, ya que la distancia va a ser siempre la misma.

 

VISITAS IMPRESCINDIBLES

Las paradas y visitas son decisión de cada visitante o grupo de turistas.

LA SOLANA

Recorriendo las calles de La Solana se tiene la impresión de que el sol, siempre presente, es la razón de su nombre, que ilumina las fachadas de sus casas, antaño blancas y con zócalos en añil y almagre.

El pueblo cuenta con un rico y variado patrimonio cultural, empezando por su majestuosa, amplia y popular Plaza Mayor, inicialmente construida en el siglo XVI pero ampliada en años posteriores; posee soportales que acogen tiendas y bares donde parar y degustar un buen vino, queso y otras sabrosas tapas. A uno de los lados de la plaza se encuentra la imponente Iglesia de Santa Catalina, del siglo XV, con una deslumbrante y altiva torre que se diría que alcanza el cielo; al otro aparece el bello edificio del Ayuntamiento, que data del siglo XVI.

Se puede callejear con gusto y tranquilidad, descubriendo pequeños rincones con encanto, tiendas “de siempre” con buenos productos y varios monumentos antiguos. Muy cerca de la Plaza sorprende el Palacete de los Condes de Casa Valiente, más conocido como Casa de Don Diego, que alberga el Museo de la Rosa del Azafrán, la Oficina de Turismo y algunas llamativas exposiciones temporales. También por esa zona se encuentra la antigua residencia de los comendadores, la Casa de la Encomienda, con un sólido torreón exterior; se trata de una bella casa tradicional con patio central y galería, que en algunos días del año muestran exposiciones temporales y realizan actividades culturales. Finalmente, de principios del siglo XX se sostiene el pie el Casino, lugar donde tomar un café o aperitivo, desde el que se puede acceder a la antigua fábrica de harina de almortas donde no solo cuenta con singulares visitas guiadas sino que también ofrecen degustaciones de gachas recién hechas.

El patrimonio religioso no está completo con una visita sencilla a la Iglesia: en su interior se encuentran expuestos los restos hallados en las excavaciones arqueológicas que intentan determinar su origen. Otros templos religiosos son la Ermita de San Sebastián del siglo XVI, la Iglesia de San Juan Bautista, el Convento de las Madres Dominicas de clausura que elaboran deliciosos suspiros (dulces de merengue), y la Ermita del Humilladero.

Hay muchos momentos para visitar este pueblo acogedor, en sus fiestas populares, en el Carnaval, en la recogida de la rosa del azafrán… sobre todo no se puede uno perder la famosa Semana de la Zarzuela, así como el interesante Festival de Cine y Vino.

MONTIEL

Localidad de uno 1.300 habitantes que dispone del famoso y conocido Castillo, donde todos sabemos que fue asesinado Pedro I, el Cruel a manos de Bertrán de Duguesclín, que era un mercenario francés que estaba al servicio del hermano de Pedro I, Enrique de Trastamara, que posteriormente fue Enrique II de Castilla, con la famosa frase: “Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi  señor”, como consecuencia de las Guerras entre ambos hermanos en la conocida como Guerra Civil de Castilla y hecho que ocurrió en el año 1369.

El núcleo urbano sigue conservando el atractivo sereno de nuestros pueblos enmarcados en bellos espacios rurales. Su trazado es irregular en torno a la iglesia y, sobre todo, al pie del cerro del Castillo, donde surgió el nuevo poblado tras la reconquista y pacificación del territorio. Para conmemorar los hechos históricos sucedidos en estos espacios todos los años se celebran las Jornadas Medievales en marzo.

Son varios los monumentos declarados Bien de Interés Cultural por su calidad artística: la Iglesia de San Sebastián Mártir, del siglo XV; la Ermita de la Virgen de los Mártires, de carácter mítico; y el Castillo de la Estrella, seguramente el icono de Montiel por excelencia.

Otras obras de interés son la Ermita del Santísimo Cristo de la Expiación, de corte renacentista; las ruinas del Castillo de San Polo, edificación del siglo XIII usada para atacar el Castillo de la Estrella; y el monolito a la muerte de Pedro I, ubicado a las afueras de la ciudad.

Dentro de la localidad existen casas de un valor arquitectónico encomiable, especialmente por su antigüedad y su calidad de conservación. Destacan la Casa Pretel y la Casa de la Condesa de Calleja, que solo se pueden visitar desde el exterior, viendo sus fachadas.

 

 

ALMEDINA

Población de unos 600 habitantes que fue muy importante por su localización próxima a la frontera de Sierra Morena, zona muy codiciada por los árabes para su entrada a la actual Castilla-La Mancha y Levante.

 Es el lugar del nacimiento del río Guadalén, que se encuentra en la vertiente del Guadalquivir y además la ubicación de un antiguo puente romano.

 Almedina fue la cuna de uno de los pintores más célebres del Renacimiento español, Hernando Yáñez. De hecho, este pueblo dispone de una especie de “museo al aire libre”, ya que en muchas de sus calles existen reproducciones cerámicas con las obras más famosas del pintor.  Por otra parte, fuera del núcleo urbano también se pueden visitar las siete cuevas.

Además, entre sus calles y callejuelas estrechas, podemos encontrar la Iglesia de Sta. María Magdalena. En este caso, parece que en ese mismo punto existió otra ermita más antigua. No muy lejos de ese templo se halla la Iglesia Virgen del Rosario, una antigua mezquita árabe que fue restaurada hace poco. Se trata de un templo de tres naves y, en la nave central, destaca el artesanado. Se puede visitar en horario de culto.

Por otro lado, de las ocho ermitas que había alrededor del municipio hoy tan solo perdura la Ermita de la Virgen de los Remedios, de arquitectura tradicional. En la cúpula, podemos apreciar pinturas populares de principios del XVIII. En este caso, permanece abierta durante la mañana.

También cerca de la plaza del Ayuntamiento está ubicada, en una breve plazuela, la casa con portada donde nació y vivió el afamado pintor renacentista Fray Juan Muñoz de La Cueva.

Por último, al bajar por la ladera de poniente, nos sorprende una impresionante fuente en piedra amurallada para uso de animales y lavadero, la cual tiene un escudo de Carlos V. Asimismo, a pocos kilómetros de la localidad, existen reminiscencias de huertos árabes en escalón y un puente romano de un sólo arco, por donde pasaron legiones romanas. Cabe destacar también la Fuente del Pilar y la Cueva del Cañaveral, así como la Fuente de la Alberquilla.

 

 

PUEBLA DEL PRÍNCIPE

 Población  de unos 700 habitantes y que fue una encrucijada de penetración hacia el centro de España y que desde años tuvo la invasión de distintas civilizaciones.

El pueblo creció alrededor del castillo situado en lo alto de un pequeño cerro. De esta fortaleza solo se conserva en la actualidad un enorme torreón del siglo XIII, adaptado recientemente a biblioteca municipal y visitable en días laborables; al lado existe un antiguo pilar de agua reformado. Muy cercana se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de estilo gótico de transición y abierta en horario de culto. Las calles, muy tranquilas y entretejidas en un urbanismo medieval, nos acercan a algunos establecimientos en los que degustar la sabrosa gastronomía del lugar y tapas tradicionales.

A 2 kilómetros, en un bello paraje, se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Mairena. Es un lugar rodeado de leyenda donde se han encontrado restos de la Edad del Bronce. El templo fue reconstruido a finales del siglo XX con el esfuerzo de los vecinos. Los alrededores del templo poseen una gran arboleda y una fuente de agua, constituyendo la zona un lugar ideal para el reposo en una cálida tarde de primavera.

VILLAMANRIQUE

Como la mayoría de estas poblaciones fueron rutas de paso  desde las zonas andaluzas al centro  y de ello tenemos la existencia de una castillo ,hoy abandonado, construido por los árabes y conocido con el nombre de Castillo de Montizón o también como Torre de Xoray, edificado en 1213.

Pasó posteriormente a la Orden de Santiago que construyó un segundo castillo con el nombre de San Yaque de Eznavizor.

 La población tiene unos 1.180 habitantes.

El poeta Jorge Manrique, hijo de Rodrigo Manrique, llegó a vivir en esta pequeña villa y en su castillo, a los que tenía en muy alta estima. Vivió en la Casa de Los Manrique, también conocida como la Casa Grande, Bien de Interés Cultural. 

Cualquier momento del año es bueno para acercarse por estas tierras, aunque es muy recomendable hacerlo en la celebración de las Jornadas Manriqueñas de mayo o para participar en cualquiera de las fiestas populares organizadas a lo largo del año.

Hay más lugares dignos de visitar. En la tranquila Plaza se encuentra la Iglesia de S. Andrés Apóstol, del siglo XVI, clara muestra de la transición entre el gótico y el renacimiento. Cerca de allí está la Tercia, antiguo mercado, y la fachada del antiguo Convento del Cister. También se conservan varios escudos heráldicos en diferentes casas señoriales, seguramente de los mejor conservados de la provincia junto a los de Infantes y La Solana. 

En su término, disputados en la antigüedad con el vecino Torre de Juan Abad, existen varias fortalezas medievales en diferentes estados de conservación; siguiendo la Ruta del Quijote, con salida en la Calle Abrevadero, está el Castillo de Montizón, ubicado en el antiguo camino romano a Andalucía, que fue construido en el siglo XIII con modificaciones posteriores. Conserva las murallas del recinto exterior con sus puertas, la torre del homenaje, dos bóvedas de crucería de ladrillo y unos sótanos. Jorge Manrique fue comendador de este castillo. Cerca de allí está el Molino del Marqués.

En el margen izquierdo del arroyo de las Aliagas se encuentran las ruinas del Castillo de Eznavexore o las Torres de Xoray, una fortaleza de época musulmana situada en lo alto de un cerro de 852 metros de altura, en  el paraje conocido como el Estrecho de las Torres. Finalmente, el último edificio medieval conservado en los alrededores de la localidad es la Torre de la Higuera, un torreón de planta cuadrada y esquinas redondeadas, construido de mampostería y sillarejo, que servía de torre vigía entre los dos castillos. Conserva todos sus muros, aunque en uno de sus lados ha perdido un trozo de lienzo y una terraza en la que no quedan restos de almenas. Su aspecto hace pensar en una construcción cristiana del siglo XIII.

En sus alrededores se encuentra también la ermita de San Isidro, donde se va a hacer la romería del Santo en mayo.

TERRINCHES.

 Población de cerca de 700 habitantes Era un lugar de paso de las tierras de Andalucía hacia las de Levante y como todas estas localidades posee su propio castillo.

El olivo es uno de los cultivos más abundantes, algunos de los cuales son plantaciones centenarias con rugosos troncos, que conforman una erguida figura sobre el azul del cielo. Sus habitantes los cuidan y se dedican a extraer de sus aceitunas un excelente aceite muy reconocido; en ganadería se cría la oveja incluida en la denominación Cordero Manchego, y hay una cuantiosa y excelente caza menor con perdiz roja y liebre.

La villa actual tiene su origen en las repoblaciones realizadas por la Orden de Santiago, seguramente aprovechando el Castillo encaramado en la loma con el pequeño caserío adyacente al edificio defensivo, del que hoy contemplamos el sólido torreón rodeado por los restos de una muralla; rehabilitado y adaptado como Centro de interpretación de la Orden de Santiago, hay que llamar al Ayuntamiento previamente para concertar una visita.

Descendiendo por el caserío medieval, apretado de calles estrechas y frescas, se encuentra monumental Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, declarada Bien de Interés Cultural por su calidad arquitectónica, destacando su retablo del siglo XVII y su órgano histórico. Se puede visitar en horario de culto o con visita acordada en el Ayuntamiento.

En el antiguo Camino Real, a menos de 1 kilómetro al oeste del municipio, está localizado el Santuario de Ntra. Señora de Luciana, compuesto por ermita y plaza de toros; se encuentra en un bello y evocador paraje con huellas de poblamientos antiguos.

A unos 6 kilómetros se puede ver la ermita de San Isidro, de reciente construcción, al lado un espacio recreativo y con unas preciosas vistas de las hoces formadas por los arroyos que bañan la zona; se puede realizar un pequeño recorrido por la senda paralela hasta llegar a la madre del arroyo Sumidero.

Terrinches también destaca por algunos yacimientos arqueológicos de interés: el Castillejo del Bonete, declarado BIC en 2014, es un santuario solar prehistórico que en la actualidad expone excavaciones arqueológicas de gran interés cultural; la Villa de la Ontavia, declarada BIP en 2017, es una antigua ciudad romana compuesta de villa y necrópolis a la que se puede acceder con previa cita

TORRE DE JUAN ABAD.

 Importante población de unos 1.000 habitantes, que dispuso de un castillo, hoy casi inexistente, de las árabes y conocido como la Torre de la Higuera, que, como curiosidad, perteneció al señorío de Francisco de Quevedo  y que habitó y donde se sabe que estuvo alojado Felipe IV en aquella época.

Además dispone de la Iglesia de Nuestra Señora de los Olmos.

En la Plaza Pública se puede uno imaginar los paseos que daba Quevedo mientras creaba poemas y sátiras a sus contemporáneos. Allí está el Ayuntamiento y, en su torre, un reloj Canseco funcionando desde 1886; también se puede uno acercar a la Casa de la Tercia, edificio centenario donde se guardaba el pan de la Mesa Maestral. Es el edificio más representativo de este espacio, de piedra labrada con el escudo de los Reyes Católicos y un bello soportal con cinco arcos, apoyados sobre pilares cuadrados. En la actualidad es la sede de la biblioteca y el hogar del jubilado.

En la Lonja, nombre por el que se conoce a la Plaza de la Iglesia, hay un viejo olmo de tamaño y edad inconmensurables que se encuentra enfrente de la Parroquia de Ntra. Señora de los Olmos; construida a finales del siglo XV y principios del XVI sobre otra más pequeña de la que se aprovechó el primer tramo del torreón del campanario, esta Iglesia es especialmente relevante debido a su magnífico órgano barroco en perfecto estado. Gracias al Ciclo Internacional de Conciertos de Órgano cualquiera puede deleitarse de su espectacular sonido. Igualmente impresionante es su Retablo Barroco. Una anécdota interesante de esta iglesia es que Santa Teresa de Jesús, en camino hacia la fundación carmelita de Beas de Segura (Jaén), pasó por el templo el 16 de febrero de 1575.

En la Plaza del Parador, bello remanso de paz, aún se conserva una imponente casa encalada de bella rejería; es el antiguo mesón-posada del Camino Real de los Carros de Madrid a Andalucía. En el centro de la Plaza se encuentra una escultura del Quevedo, y muy cerca de allí su casa de morada; pertenecía a su madre Mª de Santibáñez, y aquí residió el escritor 12 años de su vida en diferentes etapas (unas veces de manera voluntaria, otras forzado). Readaptada, hoy es la Casa Museo Francisco de Quevedo, exposición que contiene objetos personales, documentos y libros relacionados con el autor y sus obras satíricas.

El humor quevedesco, tan arraigado en la localidad, se proyecta en una interesante colección de obras de importantes creadores en el Centro Internacional del Humor Gráfico. Se encuentra en una antigua casa señorial, la “Casa de Don Fernando”, y se accede por un portal, sobre el cual se conserva la única marca pública o escudo de hospital de peregrinos conservado en la provincia.

Los alrededores del municipio son bellos y encontramos zonas para ver o descansar; a menos de un kilómetro se llega al Paraje del Pilar, uno de los espacios de esparcimiento con fuente de los vecinos y visitantes.

Algo más alejado (4 kilómetros) se encuentra un enclave mágico de una belleza y tranquilidad sin igual, con un halo de misterio: se trata del Santuario de Nuestra Señora de la Vega, enclave de la Orden de los Templarios durante cierto tiempo de origen difuso. Allí se celebran las romerías del pueblo.

CÓZAR

Localidad que  cuenta con un censo de población de unos 1.000 habitantes  y que estuvo bajo la dependencia de la localidad de Montiel hasta el año 1525 en el que consiguió la independencia. En la localidad se encuentra la Iglesia de San Vicente Mártir.

El término municipal de Cózar está incluido dentro de la Zona de Especial Protección de Aves de la zona esteparia del Campo de Montiel. Asimismo, se considera Zona de Dispersión para el águila imperial ibérica y Zona de Importancia para el águila imperial ibérica, el buitre y el lince ibérico.

 

 

VILLANUEVA DE LOS INFANTES

Población de unos 5.060 habitantes y que tuvo antecedente de la existencia de íberos y romanos y que consiguió gran importancia cuando fue nombrada Capital del  Campo de Montiel en 1573, por parte de  Felipe II.

 Tuvo una importancia durante la Guerra de la Independencia y dispuso de varias comunidades religiosas plasmadas en sus iglesias, conventos y ermitas que se pueden visitar.

Es la capital del Campo de Montiel, es otra de las localidades manchegas que presentan su candidatura a ser ese lugar de La Mancha que Cervantes no desveló en el Quijote. Además, es la ciudad del Siglo de Oro por excelencia y lecho de muerte del célebre Francisco de Quevedo.

Por eso mismo, su simétrico trazado urbano está repleto de un gran conjunto histórico propio del Barroco y del Renacimiento. Además, dispone de numerosos edificios civiles, edificios religiosos, palacios y casas populares de gran belleza. Incluso en muchos de esos edificios se han conservado más de doscientos cincuenta escudos nobiliarios de gran importancia. De esta forma, podemos conocer quién recorría las calles de esta localidad durante el Siglo de Oro.

En este caso, el patrimonio cultural de Villanueva de los Infantes merece una prolongada visita por todos sus rincones para disfrutar del arte y de la historia. Además, podremos recorrer las mismas calles que Bartolomé Jiménez Patón, nacido en Almedina que estuvo en la Casa de los Estudios, y Francisco de Quevedo.

Además, tampoco conviene olvidar la arquitectura popular de la localidad y las pequeñas plazas de las que dispone. Probablemente, este estilo popular fue el que puso inspirar a Cervantes a la hora de crear su célebre obra literaria o a Francisco de Quevedo, pese a que estuvo en la localidad en los últimos meses de su vida.

En cuanto a la arquitectura religiosa, destaca la monumental Iglesia de San Andrés Apóstol, cuyo estilo es el gótico tardío. Asimismo, la torre del campanario fue diseñada por Herrera y tiene anexionada la Casa Rectoral, del siglo XVI.

Por otro lado, encontramos el Convento de Sto. Domingo, lugar donde falleció Quevedo en 1645. Actualmente, se puede visitar la celda en la que pasó sus últimos meses de vida. También destacan el barroco Convento de Monjas Dominicas, que hoy sirve de auditorio, el Convento de Trinitarios y la plaza de la Trinidad y el Convento de las Franciscanas, que es el más antiguo de la localidad y que se encuentra en la plaza de la Fuente Vieja.

Con respecto a su arquitectura civil, el edificio más destacado es el Hospital de Santiago, de estilo barroco y con leves pinceladas renacentistas, la Capilla del Remedio o la Alhóndiga, que era una casa de contratación que después llegó a ser una cárcel, aunque actualmente es la Casa de la Cultura de Villanueva de los Infantes. Por otra parte, sobresalen la Casa del Arco, la de los Estudios, la Casa de Santo Tomas, pese a que solo queda un escudo de ella, el Oratorio de Santo Tomasillo, la Casa de la Inquisición, la del Caballero del Verde Gabán y otras tantas.

Asimismo, a 5 km del municipio está el Santuario de Ntra. Sra. de la Antigua, lugar en el que está la talla de la Virgen de la Antigua del siglo XIII y el Yacimiento Arqueológico de Jamila, fechado en los siglos XIII-XIV. También destaca por su leyenda la cueva de la Mora o caseta del diablo, que fue un lugar de culto con leyenda. Por si fuera poco, en la carretera de Almedina, podemos encontrar el Puente romano, un viaducto con cinco arcos.

FUENLLANA

Población de unos 250 habitantes , que además del llamado Torreón, que es un castillo del siglo XIII,  existe un convento de la Orden de San Agustín y la Iglesia de Santa Catalina. Además en esta localidad nació Santo Tomás de Villanueva. (Arzobispo de Valencia) nacido en 1486 y fallecido en 1555.

Fuenllana ha conservado el espíritu de los pequeños pueblos manchegos, en el que casi todos los vecinos se dedican a la agricultura.

Por otra parte, en cuanto a su arquitectura religiosa, destaca el Convento de la Orden de San Agustín, lugar del nacimiento de Santo Tomás de Villanueva. Este convento cuenta con un impresionante claustro porticado, si bien fue desamortizado en el siglo XIX y, hoy en día, es un espacio cultural.  También destaca la Iglesia-Fortaleza de Sta. Catalina, construida en el siglo XIII sobre otro de origen árabe y que se encuentra en proceso de restauración. Asimismo, otra construcción de gran valor es la Casa de la Inquisición, que ha conservado el pórtico de piedra y el escudo circular con una cruz.

En general, dispone de hermosas calles, además de cuatro plazas en las que se puede descansar y que sirven como punto de encuentro para los vecinos: la plaza de la calle Iglesia, la de Santo Tomás de Villanueva, la de D. Antonio Rodríguez Huéscar y la Plaza del Convento. Estas calles se suelen llenar de vecinos y visitantes cuando llegan las Bodas de Camacho o las fiestas patronales, que cuentan con una amplia participación.

En las afueras de la localidad, encontramos el puente sobre el arroyo del Tortillo, una pequeña construcción en piedra, y el restaurado lavadero público “El Pilarejo”, conocido como “los Lavaderos” o “la Fuente”.

VILLAHERMOSA

Población con 1.854 habitantes  y que los árabes tuvieron su dominio, para posteriormente pasar la Orden de Santiago.

La tranquilidad es unos de los principales valores de Villahermosa, junto al bien conservado patrimonio cultural. En la Plaza se halla la imponente Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, de trazas góticas, construida a principios del siglo XV mezclando elementos renacentistas y barrocos. En su interior, en una monumental tribuna de madera, se encuentra el órgano histórico, uno de los más antiguos de la provincia conservado aún en perfecto estado, que cuenta con una gran programación a lo largo del año.

Hay varias ermitas diseminadas por el pueblo: la Ermita de San Agustín, una de las más antiguas del pueblo, está dedicada al patrón de Villahermosa; la Ermita de San Antón, en las afueras de la localidad, se guarda una imagen del patrón de los animales; la Ermita de San Isidro, localizada en la Ruta del Quijote, se llena de visitantes durante la romería del santo; de la Ermita del Santo Cristo del Pretorio, pequeño y sencillo santuario, parte la procesión del Domingo de Ramos; la Ermita de Santa Ana, rodeada de parques y campos de petanca, es lugar de celebración para homenajear en julio a esta santa; la Ermita de San Sebastián, muy cerca de la del Cristo, recibe a los vecinos para hacer una hoguera y una barbacoa muy familiares; la Ermita de Azuer, llamada así por estar en la vera del río del mismo nombre, es lugar de descanso durante el traslado de la Virgen de la Carrasca en su romería; y la Ermita de la Virgen de los Dolores, otro hermoso santuario local, está situada a la derecha de la carretera Villahermosa-Montiel. 

A unos 16 kilómetros, situada en la carretera que se dirige a Carrizosa, se encuentra un último templo religioso: el Santuario de Nuestra Señora de la Carrasca. Esta ermita es especialmente importante por ser uno de los pocos conjuntos de ermita-plaza de toros de la provincia. La ermita es del siglo XV, aunque fue reformada entre los siglos XVII y XVIII. La plaza es de planta cuadrada; su fecha de construcción es desconocida, aunque ya se citaba en documentos del año 1444.

Por las calles de Villahermosa existen algunas casas señoriales y portadas con escudos. Su término muestra la huella de la importancia de la tierra y de la agricultura, ya que es posible encontrarse con diversos cortijos y casas de labor, que aunque sean interesantes se encuentran en un triste grado de deterioro.

ALCUBILLAS

Localidad de 485 habitantes, que perteneció al dominio árabe  y quedan los vestigios del Castillo de Alcobela que data del siglo XIII. La población se encuentra en el margen del río Jabalón.

Un caserío blanco y apretado con cierta morfología de calles medievales, que aún pueden observarse en algunas zonas del pueblo. Además, como en casi todos los municipios de la provincia, la plaza sigue siendo un lugar de encuentro y allí se ubican  el Ayuntamiento de Alcubillas y la Iglesia de Santa María Magdalena, que ha sido reconstruida en sucesivas ocasiones y se puede visitar en horario de culto. Este templo posee una nave central de gran solidez, compuesta de piedra granítica labrada en todos los lugares del edificio. En el interior de la iglesia, destaca la presencia de la figura de la Virgen del Rosario, patrona muy venerada de Alcubillas. En cualquier caso, esta iglesia siempre se ha hallado bajo la advocación de Sta. María Magdalena.

Aparte de esa iglesia, se conservan cuatro pequeñas ermitas, y una de ellas es la de San Antón: es pequeña y cuenta con un soportal, lo que la convierte en un típico ejemplo de arquitectura popular construida en 1931. Se ubica en el cerrillo de las Cruces y es la de mayor valor arquitectónico de las existentes. Por otro lado, la  Ermita del Calvario, construida a principios del S.XX y restaurada posteriormente, está compuesta por una nave cuadrangular.

En tercer lugar, la Ermita de S. Isidro, es una nave rectangular que da cabida a la imagen del santo. Fue edificada en el 1960 y es utilizada el 15 de Mayo para la fiesta de S. Isidro. Por último, destaca la Ermita de Ntra. Sra. de la Carrasca, que es la más antigua de la localidad y fue citada en un manuscrito de 1773. Actualmente, se está remodelando para ubicar en ella un museo.

Como se puede comprobar la ruta está repleta de numerosas visitas de gran importancia arquitectónica e histórica y cada viajante puede así seleccionar las paradas y los lugares que más se adaptan a sus preferencias, porque la gama es bien completa.

En todas las localidades se dispone de Centros Informativos  Oficiales que amplían y proporcionan información sobre los distintos lugares de interés, pues en nuestra relación es posible que hayamos olvidado algunos tan importantes como los expuestos. Tambien pueden encontrar información en la web de www.turismociudadreal.com, que puuso en marcha la Diputación de Ciudad Real

¡Feliz viaje!  Se lo deseamos pues nosotros ya lo hemos podido disfrutar

 

.