Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos
Libro Cuevas de Tomelloso

“The Little Dream” es el disco de dónde Alfredo Rodríguez sacó su canción inicial como la que comenzó un recital de otro mundo junto a Yarel Hernández, al bajo, y Michael Olivera, en la batería. Un pequeño sueño para los 150 asistentes que fueron partícipes de la magia y la energía que transmitieron este trío de jazz con composiciones que levantaron en varias ocasiones a los espectadores de su asiento para aplaudir al término de cada una de ellas.

Una combinación explosiva que fue moviéndose entre el jazz hasta los ritmos latinos y afrocubanos, con tiempo incluso para la versión a piano del tema “Thriller” de Michael Jackson, o los temas cantados a coro por un público entregado como “Ay, mama Inés”.

Las manos de Alfredo Rodríguez eran un vendaval sobre el piano que se coordinaba de forma espectacular con la energética pasión de Olivera en la batería y un no menos importante Yeral Hernández al bajo. Todo ello con el casco histórico conquense de testigo a lo lejos, fruto de las impresionantes vistas del escenario Natura Restaurante Bistró del Museo Paleontológico de Castilla-La Mancha.

Alfredo Rodríguez Trío provocó una catarsis que puso un punto y final a esta décima edición difícil de superar por el alto nivel de sus participantes y la gran calidad de los espectáculos en directo. El artista cubano vino a refrendar esa sensación de seguir subiendo un listó que cada vez está más difícil de superar y que, pese a las restricciones de aforo y numerosos contratiempos derivados de la situación pandémica que impiden recuperar un ambiente ideal de festival, sigue rompiendo con lo establecido.

Previa a la actuación estelar, el grupo de jazz conquense “The Teacher´s Band” volvieron a aportar su esencia en el festival conquense. Al igual que muchos de los artistas  “de la tierra”, los “teachers” ejecutaron nuevamente su repertorio de temas propios con alguna que otra versión, en homenaje al compositor Chick Corea, fallecido en febrero de este año.

Pepe Mencías, José Ángel de Lerma, Pedro Miguel Valero y Periko Shaman cumplieron por novena ocasión en Estival Cuenca, convirtiéndose en uno de los grupos históricos del festival conquense.

En definitiva, la última noche de música en directo fue un broche de oro para la iniciativa conquense que ha celebrado su décima edición por todo lo alto. Con nombres que son referencia en el panorama musical y verdaderos virtuosos de sus diferentes géneros, con la valentía que conlleva el moverse por las difusas líneas entre un ámbito y otro, atreviéndose a fusionar en muchos casos, junto a grupos autóctonos que siguen demostrando la existencia del talento conquense.