Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos
Libro Cuevas de Tomelloso

Castillo curioso por su estructura y por su historia, siendo frontera defensiva contra los musulmanes.

Ubicación

En un cerro alto de la localidad de Cañada del Arroyo nos encontramos con este castillo llamado también de “El Buen Suceso” y castillo de los “Hurtado de Mendoza” que se utilizó como zona de vigilancia y posteriormente como verdadero castillo defensivo.

Historia

Su construcción data del siglo XI y XII y fue edificado como lugar de vigilancia, disponiendo de atalaya y alquería por los almorávides con las zonas Cristianas.

 Alfonso VIII conquistó Cuenca en el año 1178 y pasó a manos castellanas, convirtiéndose en un verdadero castillo fortaleza como frontera de los cristianos con otras zonas de España dominadas por los musulmanes. A partir de 1291 dejó de ser propiedad de los dominios del rey y se adjudicó a  miembros de la nobleza siendo el primero don Juan Núñez de Lara, señorío de Molina y pasó a ser gobernado por el señorío de Cañete, por Diego Hurtado de Mendoza, en el año 1403, con el matrimonio de D. Diego Hurtado de Mendoza con Dña. Beatriz de Albornoz, cuando este castillo pasó a ser de la responsabilidad del Señorío de Cañete.

De nuevo el castillo pasó a dominio del rey Juan II de Castilla y de nuevo otros titulares en el nombre de los Hurtados de Mendoza al permutarlo por el castillo de Cuenca. De esta época a mediados del siglo XV ocurrieron los hechos de las disputas y  asuntos bélicos que se produjeron entre el obispo de Cuenca, Lope de Barrientos y los Hurtado de Mendoza.

Después de un recorrido por distintas vicisitudes el señorío de Villena realiza una serie de mejoras en las murallas llevadas a cabo por Juan de Pacheco.

El castillo fue lugar de refugio durante las dos guerras de sucesión española en el reinado de Isabel II y con la desamortización de Pascual Madoz cayó en manos de un comerciante de la localidad de Cañete y actualmente de un nuevo propietario.

Características

El castillo es de forma de uva alargada con dos murallas en cuyos extremos se encuentra una torre barbacana octogonal, de gran altura con aspilleras defensivas, ventanas y parte superior como mirador y en el otro extremo la torre del homenaje con una extraña forma de letra "D", con varias troneras. La construcción es de mampostería y las mejoras de sillarejo.

Situación actual

El castillo de encuentra totalmente rehabilitado y en perfecta estado, siendo de propiedad privada y está declarado Bien de Interés Cultural