Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Se incrementan hasta 110 los integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil que se podrán formar el próximo año en la Escuela de Protección Ciudadana gracias a la colaboración entre la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Cruz Roja.

Esta formación ha sido uno de los asuntos que se han tratado en la comisión técnica de seguimiento del convenio de colaboración en materia de urgencias y emergencias, una reunión que ha contado con la presencia del director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, y el presidente de Cruz Roja Española en Castilla-La Mancha, Jesús Esteban.

Los representantes de ambas partes de este convenio, destinado a la activación y puesta a disposición de recursos, personal y material ante grandes catástrofes y emergencias dentro del ámbito territorial de la Comunidad Autónoma, han valorado de forma muy positiva la evolución y eficacia del mismo.

Entre las actividades que se han desarrollado este año gracias a esta colaboración, la comisión técnica de seguimiento del convenio ha analizado la formación que imparte Cruz Roja a los integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil y que ha llegado hasta 80 personas a través de cuatro cursos.

Además, como novedad, este año se han incorporado dos voluntarios de Cruz Roja a los cursos correspondientes a los certificados de profesionalidad que imparte la Escuela de Protección Ciudadana, una formación que les ha permitido adquirir conocimientos en ‘Técnicas de inmovilización, movilización y traslado de pacientes’ y en ‘Técnicas de soporte vital básico y de apoyo al soporte vital avanzado’.

De cara al próximo año la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas y Cruz Roja han decidido incrementar la actividad formativa que imparte la segunda, de tal manera que se desarrollará un curso más, lo que permitirá llegar hasta 110 integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil, 30 más que en este 2019.

Esta formación, que llegará hasta las cinco provincias de la región, estará centrada en técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y en el uso del desfibrilador automático (DEA), así como en confinamientos, evacuaciones y albergues.

Apoyo Psicosocial a víctimas, familiares y grupos operativos en situaciones de emergencia

Además, el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2, dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, tiene firmado con Cruz Roja de Castilla-La Mancha un contrato para el Servicio de Asistencia y Apoyo Psicosocial a Víctimas, Familiares y Grupos Operativos en situaciones de emergencia y catástrofe.

A través del mismo, durante 2019 se han atendido un total de 103 llamadas que incluyen preavisos, atenciones telefónicas y movilizaciones y en 25 ocasiones los grupos de apoyo psicológico se han tenido que desplazar para atender a afectados o familiares, tras ser activados desde el Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2.

También en el marco del convenio de colaboración, durante 2019 se han activado los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE´s), asociados a la activación de planes de emergencia de nivel autonómico. El incendio forestal del pasado verano en Almorox (Toledo) fue uno de los incidentes en los que se activaron los ERIE’s para trabajar en la atención a los evacuados.

Además, han realizado otras acciones concretas como participar en dispositivos de búsqueda de personas desaparecidas.  

Colaboración en simulacros

Gracias también a este convenio, los miembros de Cruz Roja han participado, junto al Servicio de Emergencias 1-1-2, en varios simulacros de emergencia. El primero tuvo lugar en abril en la localidad conquense de Motilla del Palancar, en el que se simuló la activación del Plan Especial de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones de Castilla La Mancha (PRICAM)

El segundo simulacro tuvo lugar en Yela (Guadalajara), donde se simuló un incendio en las instalaciones de una reserva de gas, con la intervención de 110 efectivos y 22 vehículos. Por último, en septiembre participaron en un simulacro de un accidente aéreo en el Aeropuerto de Ciudad Real.