Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Dentro de un gran lazo de color violeta, al lado del escudo de Aldea del Rey, en el suelo de la Plaza de España y a las puertas de la Casa Consistorial aldeana, se han encendido 38 velas, al mismo tiempo que se nombraba a cada una de las víctimas que la violencia machista ha dejado en España en lo que va de este año. A cuyo término, la concejal responsable del área de la Mujer en la localidad, Araceli Valbuena Cofrade, ha dado cumplida lectura del manifiesto que el Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha ha preparo con tal fin.

Tal y como estaba programado para la celebración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, 25 de noviembre, se ha llevado a cabo el acto institucional y lectura de manifiesto en la Plaza de España de Aldea del Rey. La concentración abierta a toda la ciudadanía ha contado con la presencia, además de la concejal de Bienestar Social de la localidad, Araceli Valbuena Cofrade, de un importante número de vecinas y vecinos, asociadas de AFAMMER y de la Asociación de Amas de Casa de Aldea del Rey. También han estado presentes el Primer teniente de Alcaldía, Cándido Barba Ruedas y el concejal de Festejos Pedro Morena Alañón.

¿Te apetece un Torre de Gazate rosado fresquito?

Durante el acto se dio lectura al manifiesto preparado con tal motivo por el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y se celebró el espectáculo “Zumba Solidario. Muévete bailando contra la violencia de género”. Acto que se complementó con la colocación de un gran lazo morado en el suelo de la Plaza de España, junto al escudo de la localidad y el encendido de una vela por cada una de las 38 víctimas que la violencia machista se ha cobrado en España.

Araceli Valbuena, condena cualquier tipo de acción violenta hacia otra persona y, recuerda que “la violencia de género afecta a toda la sociedad, especialmente a las familias que la sufren, dejando consecuencias terribles tanto para los hijos como para los familiares de las víctimas”, añade la edil aldeana que “aún hay mucho trabajo por hacer” y recuerda que “nadie tiene el derecho de quitar la vida a nadie”, animando a las mujeres a denunciar desde el primer momento este tipo de comportamientos, “en el Ayuntamiento trabajamos para combatir la violencia de género, siempre estaremos al lado de aquellas mujeres que la padecen y necesitan el apoyo de nosotros”. destaca Valbuena Cofrade.

Manifiesto

Un año más, y ya son 23 desde que la ONU declarara en 1999 el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, reivindicamos esta fecha tan señalada en el calendario para todas las mujeres, para todo el movimiento feminista y también para toda la sociedad en su conjunto.

Durante las dos últimas décadas, la sociedad española y la castellano-manchega han asumido la lucha contra todo tipo de violencia machista como propia, ya que ante la cantidad de datos terribles que nos llegan diariamente no puede ser de otra manera, aunque nunca debemos perder de vista que una única víctima ya es demasiado.

Desde el año 2003, 1.171 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en España (lo que supone una media de una mujer asesinada a la semana) 38 de ellas en lo que va de 2022, 5 en Castilla-La Mancha.

Mujeres víctimas de la más atroz de las violencias que merecen todo nuestro esfuerzo y compromiso para acabar con este gravísimo problema que hace tambalear los pilares de nuestra democracia.

Libro Cuevas de Tomelloso

Existe además otra violencia y otras víctimas, hasta hace poco más silenciadas y menos visibles: las víctimas de la violencia vicaria, esa violencia que los padres ejercen sobre sus hijas e hijos con el único objetivo de infringir daño a las madres y de la que han sido víctimas mortales 48 menores desde 2013 en nuestro país, 2 en este mismo año 2022.

En España y en Castilla-La Mancha llevamos años trabajando en un sistema que nos permite medir, dimensionar y seguir luchando para acabar con la violencia machista. Desafortunadamente, no es así en otros lugares del mundo donde según cifras de la ONU, una mujer o una niña es asesinada cada once minutos.

Y, esta es únicamente una de las caras más visibles de la violencia de género, pero tiene muchas otras. La violencia machista tiene el rostro de mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual, mujeres explotadas sexualmente o mujeres en contextos de prostitución, el de las niñas que son sometidas a mutilación genital femenina, el de las que son obligadas y forzadas a casarse, el de las mujeres y niñas víctimas de diferentes formas de violencia sexual.

La violencia sexual, una manifestación de la violencia patriarcal que comienza a tener mayor visibilidad en nuestra sociedad, pero que según los datos disponibles tiene una enorme presencia en la vida de las mujeres de nuestro país.

Toda esta violencia se agrava cuando las mujeres víctimas sufren otras discriminaciones derivadas del hecho de ser mujeres con discapacidad, mujeres migrantes, mujeres mayores o mujeres que viven en el medio rural.

Por todo ello, garantizar la libertad y la vida de todas las mujeres y proteger a quienes son víctimas de cualquier forma de violencia machista, no es una opción, es una obligación democrática.

A través del diálogo social y el consenso, nuestra democracia ha conseguido desarrollar leyes e instrumentos para defender y garantizar los derechos y libertades de todas las mujeres. Instrumentos que todavía hoy, a pesar de los grandes esfuerzos realizados y logros conseguidos siguen siendo insuficientes. Por ello, es necesario seguir colaborando para desarrollar y mejorar las políticas públicas destinadas a combatir la violencia de género.

En ese sentido, desde el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha apoyamos y reconocemos el incalculable valor del trabajo que realizan profesionales, expertas, asociaciones de mujeres, entidades sin ánimo de lucro y el movimiento feminista para seguir ensanchando los derechos de la ciudadanía que redundan en la libertad de las mujeres. No es posible una sociedad verdaderamente democrática sin la libertad y la igualdad de las mujeres.

Por último, hacemos un llamamiento a la responsabilidad compartida que tenemos como sociedad, mujeres y hombres, administraciones e instituciones, asociaciones, profesionales, para trabajar de manera urgente y unida con el único objetivo de desterrar el machismo y erradicar la violencia que se ejerce contra las mujeres por el simple hecho de serlo. Cualquiera de nosotras y nosotros puede contribuir a la consecución de ese objetivo. Pasa a la acción. Tú puedes ayudar.

.