Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

En tiempos de pandemia la participación de los fisioterapeutas en el tratamiento de pacientes con COVID-19 aumenta o disminuye en función del grado de afectación de la enfermedad que padecen. Tanto desde el punto de vista respiratorio como muscular, el fisioterapeuta se convierte en un aliado indispensable para los pacientes que se recuperan de la infección por el coronavirus. Con ayuda de los fisioterapeutas se puede aprender, por ejemplo, a mantener una respiración más consciente y que les ayudará de tal forma a controlar la angustia en algunos momentos de dificultad respiratoria.

Hoy tenemos el placer de poder entrevistar a José María Belló Picazo, un joven tomellosero especialista en el campo de la fisioterapia y la rehabilitación que trabaja en la Clínica Fisioterapia Belló, un centro con un experto equipo de profesionales y que ofrece distintos tratamientos en el contexto de la fisioterapia especializada. José María es licenciado por la Escuela Universitaria de Fisioterapia de Toledo de la UCLM y destaca por sus generosas acciones solidarias en distintos ámbitos relacionados con la salud y la sociedad. Es experto universitario de fisioterapia deportiva por la Fundación Real Madrid, experto en Medicina Tradicional China por Cemetc Thuban y especialista universitario en hidroterapia por la UCLM entre otras especialidades.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia a los pacientes que han tenido COVID?

Hay una sintomatología bastante diversa, hay gente que le afecta a nivel pulmonar,  pero yo te diría que también a nivel multisistémico. Hay personas que se quedan muy débiles, que desarrollan fibrosis, que pierden fuerza, que desarrollan síndromes nerviosos periféricos, que les cuesta recuperar tanto la movilidad fina como la gruesa. El trabajo tiene que ser multisistémico al igual que multidisciplinar, no solamente por nuestra parte sino por parte de la terapia ocupacional, logopedia, medicina, aquí, en estos casos, hay que trabajar mucho en equipo. 

Desde la clínica y a nivel personal participáis en muchas causas benéficas ¿Habéis tenido un incremento en la petición de ayudas?

Al principio se quedó todo muy paralizado y como decidimos cerrar por la incertidumbre existente y la falta de medios, donamos todo nuestro material. Se donó un papel especial que no permite la entrada de líquidos para hacer gorros que se confeccionaron y se entregaron al Ayuntamiento de Tomelloso para que el personal pudiese trabajar de una forma más o menos segura. También donamos alcohol y algunas mascarillas a la Guardia Civil.

Para el Hospital de Tomelloso se realizó una compra de glicerina porque sabíamos que las alcoholeras de la localidad iban a ser bastantes generosas a la hora de colaborar y para hacer gel hidroalcohólico se necesita este líquido y por medio de un contacto nos enviaron directamente de fábrica la glicerina. Posteriormente colaboramos con el club de los Pieles Run y el Ayuntamiento en la actividad de 43 minutos por 43 días para recaudar fondos para Cruz Roja y el Hospital de Tomelloso y en mayor o menor medida intentamos colaborar con todo lo que podemos, pero muchas veces te ves atado de pies y manos.

Yo lo que voy notando ahora no es solo el trabajo físico de la gente que ha estado trabajando al pie del cañón frente a toda la pandemia, sino también el cansancio emocional y todo eso pasa factura, teniendo tus altibajos, no solo físicos sino también anímicos, yo creo que es el momento de pensar en grupo y no pensar tanto a nivel individual sino entre todos intentar tirar hacia adelante.

¿Qué es lo más desconocido de la fisioterapia?

Realmente las ramas de trabajo de la fisioterapia son bastante amplias, pero yo creo que la labor de investigación está creciendo ahora un poco y se está documentando los trabajos que se van realizando para darle, forma, fiabilidad y crédito a tantas terapias como se vienen haciendo. Vamos dando más forma a hacer estudios, análisis estadísticos sobre evoluciones, comparativas y enfoques de casos clínicos para establecer un criterio a la hora de decidir sobre algunas técnicas.

La fisioterapia se atribuye a tratamientos dentro del deporte, ¿en qué otros ámbitos son necesarios?

No solamente en el tratamiento de las lesiones sino en cómo se producen las mismas, muchas veces trabajamos en concordancia con preparadores físicos para establecer planes de trabajo de cara a obtener el bienestar y la optimización de los recursos de cada persona de cómo se encuentran, su estado físico. Establecemos un entrenamiento y un estado de forma óptimo.

¿Crees que la fisioterapia tiene el valor que se merece en los tratamientos médicos?

Creo que poco a poco se le va dando más importancia, cada vez hay más trabajo en equipo entre las distintas disciplinas, ahora cada uno no hace una batalla a su manera, sino que busca un trabajo multidisciplinar, con lo cual creo que va adquiriendo importancia conforme nosotros mismos se la estamos dando. Si nosotros confiamos en nuestro trabajo y establecemos un tratamiento serio, está claro que el paciente le va a dar importancia y, por tanto, los profesionales sanitarios también se la darán.

¿Qué otro tipo de tratamientos y cual destacarías a parte de la fisioterapia?

Tratamientos hay muchos, yo le digo muchas veces a los pacientes que no hay una terapia mejor ni peor, sino la que le venga mejor será la óptima, es decir, no debemos adaptar al paciente a la terapia sino cada terapia y cada técnica al paciente. Te podría hablar de muchas especialidades como la osteopatía, la acupuntura, terapia miosfacial, son muchas las especialidades pero no es una más importante que otra, sino que son complementos con el mero fin de que el paciente se encuentre mejor.

¿Cuáles son las medidas actuales contra la COVID19 que se toman en la clínica?

El paciente cuando entra a nuestra clínica se desinfecta las manos con gel hidroalcohólico, se le toma la temperatura, se le ponen unas calzas para que no entre en contacto con las instalaciones. Dentro de las sesiones todo lo tenemos desinfectado, usamos un filtro HEPA con ultravioleta que está funcionando en todo momento con el fin de depurar el aire y al final de la jornada, cuando no hay nadie en las instalaciones, se desinfecta todo, no solo con productos homologados, sino con generadores de ozono.

Controlamos todas las citas, cada fisioterapeuta coordina la entrada y salida del paciente para no generar mucha acumulación en la sala de espera y se está confirmando cada cita antes de la llegada de la hora. Está claro que no puedes atender al mismo número de pacientes, tienes que separar las sesiones y que muchas veces según el tratamiento tienes que buscar otras soluciones de protección más idóneas a ese tratamiento, pero asumimos que ahora mismo es la situación que hay que vivir, que estás luchando por ayudar a esa persona y poder aportar un pequeño granito de arena a que esto termine.

¿Habéis realizado tratamientos por teleasistencia?

Durante la pandemia, y como cerramos el centro ofrecimos la posibilidad de recibir tanto teleasistencia como consejos vía teléfono. Al final resultó un trabajo muy curioso porque no lo habíamos realizado nunca e hicimos vídeos con técnicas, con tablas de ejercicios y no solamente las enviamos aquí a España sino también a latinoamérica, con consejos para realizar ejercicios respiratorios, tratamientos para ayudar a expulsar las secreciones cuando había problemas pulmonares y consejos para ir recuperando la forma física. El paciente nos llamaba para contarnos su problema y de alguna forma intentábamos aconsejarle sobre trucos para ir paliando sus molestias. Al principio lo hicimos de forma altruista y estamos muy contentos de poder haber ayudado a la gente en una situación tan compleja.

¿Qué problemas pueden aparecer cuando se está teletrabajando y qué recomendaciones puedes darnos?

Realmente cuando estás teletrabajando en la oficina disponemos de muchos más recursos para conseguir una ergonomía postural más adecuada, al estar trabajando en casa existe el inconveniente de que no tienes que salir, te vas a mover menos y tu actitud va a ser sedentaria a no ser que busques alternativas para poder moverte y el entorno no va a ser en muchas veces el adecuado, ya que hay que controlar entre otras cosas, que la mesa de trabajo esté a la altura, que el monitor se encuentre a la altura de los ojos y que la posición de los brazos no estén en tensión.

Al estar teletrabajando muchas horas sin movernos del puesto de trabajo aparecen dolores, tensiones y no solamente a nivel de espalda, sino a nivel de brazos y piernas, por la posición a nivel de tendones, irritaciones y a nivel circulatorio por la estasis venosa que se produce al no movernos. Sería aconsejable en estos casos realizar estiramientos con la espalda, con las piernas y levantarnos cada hora y pico para movernos un poco, mover las articulaciones para evitar que se anquilosen y aparezcan contracturas por la tensión. Hay que intentar desconectar de alguna forma para evadirnos de la tensión laboral.

¿Cuál es tu opinión sobre la situación que se está viviendo?

La gente se ha volcado de forma solidaria para que la situación día a día pudiese estar más controlada, desde distintos entornos se fue ayudando y creo que vamos a salir muy tocados porque hay mucha gente que anímicamente está al límite, pero reforzados en la idea de que si trabajamos en equipo y por el bien común está claro que se consiguen mejores resultados.

Muchas gracias José María por tus palabras y hasta la próxima.

Gracias a vosotros

José María Belló

José María Belló

José María Belló