Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras Guadalajara expresa su preocupación y total desacuerdo ante la falta de interés que la Administración autonómica está mostrando para cubrir las plazas vacantes de personal laboral pertenecientes a Educación, y en concreto denuncia el caso del personal de limpieza del Instituto de Educación Secundaria Doña Blanca de Molina (Molina de Aragón).

En este centro, con 4.328 metros cuadrados repartidos en tres edificios, suma más de 300 alumnos y alumnas, y comparte código con un edificio en otra ubicación donde se imparten ciclos formativos -de ese modo se considera un mismo centro- y también está la Residencia Escolar de esta localidad. En la relación de puestos de trabajo (RPT) se reflejan cuatro plazas de personal de limpieza para la cobertura de las necesidades de los dos centros.

Susana Fernández, secretaria de la Federación de Enseñanza en CCOO Guadalajara, explica que pese asta RPT “en 2015 una de las personas trabajadoras que ocupaban una plaza en el IES cambió de destino por medio de concurso de traslados, y desde entonces no se ha cubierto la plaza, de tal manera que dos personas llevan ocho años haciendo el trabajo diario que correspondería a tres”.

Además, “una de las plazas cubre la limpieza de la Residencia Escolar durante tres cuartas partes de la jornada junto a personal contratado de empresa externa a la de la Junta, y un cuarto de jornada se desplaza al IES como apoyo al personal del centro”.

Con este déficit “la situación es del todo insostenible, y no se puede garantizar una mínima calidad de servicio de limpieza en un centro educativo con adolescentes”, ha criticado Fernández, que subraya que “la falta de cobertura de la plaza desde 2015 supone una carga desmesurada de trabajo que recae sobre el personal en activo de ese centro”.

La secretaria general de la Federación de Enseñanza pide a la Administración regional que escuche y actúe: “Pedimos, exigimos que se cubran las vacantes de los centros, que se tengan en cuenta las necesidades reales y no solo los números que se barajan en despachos, más cuando desde hace varios años el denominador común ha sido la falta de cobertura de vacantes y el retraso de sustituciones en casos de incapacidad temporal de las trabajadoras y trabajadores”.

.