Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Cuéntase que se cuenta, cuéntase que ocurrió que en una época en que se habían establecido las primeras enseñanzas de Formación Profesional, no era fácil cubrir los cupos de alumnado porque la gente desconocía este tipo de estudios. Por todas las localidades se programaron  un sin fin de actividades encaminadas a divulgar una información exhaustiva y, por supuesto, la captación de alumnos para la asistencia a estos cursos. Fundamentalmente estaba dirigida a los alumnos que terminaron la educación básica y no habían continuado la educación por distintas razones. Además de toda la información por radio y prensa se producían también charlas por las distintas localidades y en muchas ocasiones hasta visitas personales a las viviendas de los padres para explicarles las ventajas de enfocar a los jóvenes hacia una formación profesional que les pudiera proporcionar la entrada en el mercado laboral.

Eran dos cursos, uno por año y al final se adjudicaba el título de Técnico Auxiliar, es decir, FP de Primer Grado.

El lugar que siempre recordarás - Un Paseo Real

Fueron muchas las anécdotas que pudieron ocurrir durante el transcurso de los años  que se impartieron esos cursos. Aquí quiero reseñar, entre otras, una de las que me refirieron y  que, por su curiosidad, merece la pena recordarse.

Se había apalabrado una entrevista con una familia que, en principio, permitió que se fuera a su casa para explicarles más detenidamente el contenido de las enseñanzas y que dijeron resultaban nuevas para ellos.

Una vez llegado al domicilio se encontraron con el padre y la madre que, muy atentos, invitaron a sentarse, porque eran conocidos de antemano. Durante un buen rato les explicaron en qué consistía la formación profesional, los estudios que se cursaban, la duración, el título, en fin, todo lo que se  suponía eran las ventajas de este tipo de estudios.

Durante todo el espacio de tiempo el matrimonio no hizo ninguna pregunta, ni les cortaron  la conversación.

FERCAM 2021 - Feria Nacional del Campo

Una vez acabada toda la exposición les dijeron:

- Bueno, ¿qué les parece? Creemos que es la mar de interesante que su hijo se apunte estos dos años y aprenda el oficio lo mejor que pueda - les dijeron con clara intención de que se decidieran.

El matrimonio se miró y con un gesto de complicidad, el marido me contestó:

- Nos lo ha puesto tan bonito y tan bien explicado que incluso nosotros tendríamos intención de apuntarnos, pero desde luego si tuviéramos un hijo lo mandaríamos a estudiar, pero… el caso es que no tenemos hijos, pero se lo diremos a mi hermano que mi sobrino puede estar interesado.

Se quedaron helados. ¿De dónde habían sacado la información de este matrimonio?

Secretos del sumario

Formación Profesional