Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Segundo artículo que recrea una imagen del proceso de reestructuración y adaptación de la agricultura por los tomelloseros y que permite valorar los esfuerzos realizados por nuestros agricultores para poder estar en situación de competencia en la evolución moderna de los medios de producción y su estructura.

Los Cultivos Herbáceos

¿Quién no recuerda  las parcelas sembradas de lentejas de los primeros años  del 1970 y las siembras de cereales? El arranque de lentejas a mano ya ha pasado desde hace tantos años que solamente lo recuerdan los más mayores, aunque todavía seguramente habrá personas que de pequeños hayan ayudado al arranque de las plantas de lentejas a mano.

De estos cultivos herbáceos pasamos a una agricultura más modernizada con la situación de los regadíos y con la política de nuestra entrada en la Unión Europea en 1987, cuando se comenzaron a legislar las distintas ayudas de la Política Agraria Comunitaria que se inició con apoyos a esta agricultura provocando una modificación de cultivos  en políticas de demanda de determinadas materias primas necesarias, posiblemente no muy específicas para España, pero si para otros países y nos convertimos en verdaderos agricultores de regadío, incluso, triste es decirlo, olvidándonos de nuestros cultivos principales: cereal, olivar y especialmente la viña, que sufrió una crisis de abandono con programas como “Arranque Definitivo del Viñedo”, impregnado de una serie de normas legales, tanto de la Unión Europea como del propio Gobierno, que indujo a una modificación sustanciosa de la estructura de las alternativas de cultivo con mayores superficies de cultivos herbáceos.

Esta serie de normativas desde al año 1985 no consiguió los objetivos previstos en nuestra comarca, porque en definitiva los controles llevados no permitieron organizar correctamente el sector.

La modificación de cultivos fue evidente y se abandonaron los cultivos tradicionales nombrados por cultivos que proliferaron como: remolacha, alfalfa, maíz, colza, girasol, guisantes, sandía y el tradicional melón que no se puede considerar como nuevo, porque ya se sembraba en pequeños huertos y en ocasiones incluso en cultivo asociado con la viña; ello condujo a una bajada de las reservas de aguas subterráneas -que comentaremos en su apartado específico- por lo que los agricultores tuvieron que profundizar los pozos para poder abastecer la demanda de estos cultivos todos muy exigentes en agua.

Tomelloso y su agricultura

Como consecuencia de las limitaciones en la explotación del agua, finalmente estos cultivos dejaron de cultivarse y, salvo en algún tipo de explotaciones aún existentes, se ha vuelto a los cultivos tradicionales de la comarca de Tomelloso y olvidados durante los años como nuestra viña, nuestros cereales y nuestros olivos y conservando en parte zonas de riego específicamente para cultivo como sandías, melones, cebollas y otros, pero en menor proporción.

Tomelloso y su agricultura

Además podemos recordar que la masiva legislación que se produjo especialmente en aquellos años hasta el 2000 e incluso posteriores, indujo a un relativo desorden en la estructura de la alternativa de cultivos. No podemos olvidar que en el año 1988 se legisló unas Ayudas denominadas “Abandono Definitivo del Viñedo”·, con la intención de evitar los problemas de excedentes de vino y que en Castilla- La Mancha llegó a casi el 50 por ciento de la superficie acogida en España; en 1991 con “Mejoras de las estructuras de las explotaciones Agrarias”; en 1993 el “Programa de compensación de Rentas por reducción del riego” en el año 1993.

Tomelloso y su agricultura

Finalmente nuestra situación actual marca la definitiva realidad de lo que es nuestra tierra de labor y nuestra climatología, asociada con nuestras verdaderas posibilidades con especies que disponen de una mayor adaptación a estas condiciones en lugar de las anteriores y que se han complementado con ciertos cultivos  a prueba, que en un principio están dando buenos resultados como: almendro y pistacho, a los que se ha unido una mayor superficie de viñedo; nuevas plantaciones de olivar, incluso en “cultivo en palmeta” y mantenimiento de cultivos como melón y sandía y algunas explotaciones de cultivo de huerta- cebollas, ajos, coliflor, tomates, pimientos, alcachofa y otros, lo cual demuestra que hemos vuelto a nuestra tradición histórica, bien por necesidades obligadas al no disponer de recursos suficientes o simplemente porque la comarca así lo demanda por adecuar las necesidades de estos cultivos con las condiciones agroclimáticas, edafológicas y de reservas naturales.

Tomelloso y su agricultura

En el próximo artículo comentaremos la evolución de los regadíos, tanto en los sistemas de riego, como en los recursos de agua disponibles.