Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Como por desgracia está de moda la pandemia del coronavirus, no está mal recordar que Tomelloso ya ha sufrido dos grandes epidemias/pandemias a lo largo de su historia: el cólera y la viruela y en menor intensidad la gripe.

Recordemos que la mayoría de las enfermedades infecciosas y contagiosas han ido evolucionando de distinta forma, pero que, en definitiva, se ha extendido con gran profusión desde el comienzo de nuestra prehistoria hasta nuestros días.

La mayoría de las pandemias o epidemias surgidas en distintos países han conseguido superarse mediante adopciones de distintas medidas que han permitido poder combatir cada una de las afecciones producidas en el cuerpo humano.

No todas las enfermedades de este tipo son producidas por virus, sino que hay otras que se producen por bacterias que en teoría son más fáciles de combatir que las producidas por virus al menos hasta que se consiguen las vacunas, mientras que las bacterias pueden ir paliando sus efectos mediante medicamentos, aspecto que en el caso de afecciones por virus el resultado de estos tratamientos es bastante limitado.

Pero no solamente los virus y las bacterias están presentes en los animales y en los humanos, hay que reconocer que este tipo de productos infecciosos también se localizan  y atacan, aunque en sus distintas especies,  en la plantas existiendo virosis y bacteriosis en la viña, en los melones, en las sandías y otras plantas, aunque lógicamente distintas de las que contagian a los humanos.

Para los seres humanos las enfermedades que lo largo de los miles de años de nuestra historia nos han surgido y que han producido grandes pérdidas humanas han sido las causadas por bacterias y por virus, entre ellas las más conocidas las hemos anotado en este cuadro:

Enfermedad Agente productor  
Cólera Bacteria  
Viruela Virus  
Gripe Virus  
Sarampión Virus  
Varicela Virus  
Tuberculosis Bacteria  
Meningitis Virus  
Peste Bacteria  
Coronavirus Virus  

 

En el caso de las infecciones ocasionadas por virus la única solución son las vacunas, que, dicho de otra manera, no es otra cosa que pasar la enfermedad necesariamente para producir anticuerpos que en caso de infección puedan controlar los ataques de los virus. Explicado de otra manera quiere decir que para estar inmunes hay que padecerla, para el que el propio cuerpo efectúe el trabajo de crear sus propias defensas, aunque  puedan desparecer en el tiempo, por lo que hasta la definitiva desaparición de la enfermedad se hace necesario tener que vacunarnos  más veces, porque los anticuerpos creados de una año para otro a lo mejor se olvidan de su trabajo y hay que rehabilitarlos. Como ignorante de la materia ¿no sería mejor introducir los anticuerpos directamente sin tener que pasar la enfermedad? En definitiva hay que pasar la enfermedad, con vacuna o sin vacuna y los casos son siempre diferentes: hay personas que pasan la enfermedad sin darse cuenta; otras con síntomas leves; otras con procesos un poco más acelerados pero soportables y otros que enferman seriamente y necesitan hospitalización. En España han sido importantes, además del actual coronavirus, tres pandemias: la gripe asiática, el cólera y la viruela.

Repasando información nos encontramos con dos relatos importantes para Tomelloso entre ellas el cólera y la viruela- relatados por Francisco García Pavón en su Historia de Tomelloso-.

La viruela  tuvo importancia durante el siglo XVII y XVIII, resultando ser una enfermedad muy agresiva y letal. Se sabe que esta enfermedad es muy antigua pues existen acreditaciones de conocerla ya en época de los egipcios y que tuvo distintas evoluciones hasta que finalmente ha sido erradicada y ya no existen ni vacunas actuales para esta enfermedad. Era tan grave que en muchas épocas no se consideraba a un niño salvado hasta que no pasara esta enfermedad.

Sin embargo no que hay que desestimar su importancia ya que según datos  se calcula que en todo el periodo de su existencia fallecieron como consecuencia de esta pandemia cerca de 500 millones de habitantes en cien años.

En Tomelloso parece ser que un fuerte ataque de viruela se produjo en el año 1892 y se comenzaron a realizar vacunaciones a cargo de dos barberos nombrados al efecto, que dadas las dimensiones que llegó a tener la enfermedad terminaron siendo 16 los vacunadores y  gracias a la adquisición de 14 terneras que se trajeron para obtener la vacuna. Todo se debió gracias a la actuación del Doctor Balaguer, del Instituto Balaguer de Madrid. En Tomelloso según datos fallecieron 50 personas, de acuerdo con las anotaciones obtenidas de Francisco García Pavón.

Se hace necesario explicar que la palabra “vacuna” procede del momento en que se descubrió que una mujer que cuidaba vacas era inmune a la viruela y se percibió que tenía una herida producida por estos animales, por lo que un investigador llamado JENNER, dedujo que de la linfa de estos animales se podría obtener una forma que inmunizara a los seres humanos, por lo que se procedió a la llamada vacunación “brazo a brazo” que no era otra cosa que hacerlo de persona a persona, pero este método tenía distintos problemas de otro tipo, como la posible transmisión de otras enfermedades como la sífilis y además dejaba una mancha permanentes en la piel, por lo que se pasó a otro procedimiento que se denominó de “ternera a brazo” que consistía en obtenerlo directamente de las terneras que no transmitían esta enfermedad. Este segundo tipo de vacunación también tenía problemas, por lo que posteriormente se procedió a la obtención de la vacuna del propio animal pero conservándola adecuadamente antes de la vacunación por dos sistemas llamados “glicerinada” y “vacuna seca”.

La viruela se dio por desaparecida en 1980.

En otros artículos comentaremos la gripe y el cólera.