Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Una truculenta novela donde se mezclan amores, amoríos, luchas, matanzas, episodios de enredo en un ambiente de cautiverio y luchas entre turcos y cristianos y con un enamorado que después de muchas vicisitudes entrega a su amada a su anterior prometido.

Escrita como un conjunto de aventuras, con un perfecto conocimiento del mar, de  los barcos y su funcionamiento y con cierto aire de ironía.

Personajes

RICARDO: Esclavo del cadí turco, enamorado de Leonisa.

MAHANUT: Turco renegado pasado a cristiano y amigo y compañero de Ricardo.

LEONISE: Joven bella de Trápana en Sicilia, prometida de Cornelio.

CORNELIO: Joven rico de la misma ciudad de Leonisa, pretendiente de la joven.

EL CADÍ: Representante del Gran Turco y esposo de Halima, ya hombre viejo.

HALIMA: Mujer del cadí, que se enamora de Ricardo.

Contenido

La novela cuenta los amores de Ricardo y de Leonisa. Esta joven y hermosa mujer  se encuentra prometida a Cornelio y no hace caso al enamoramiento de Ricardo que lo intenta en varias ocasiones. En una fiesta Ricardo encuentra a Leonisa hablando de forma muy íntima con Cornelio y al verlos así entra en furia y desenvainado la espada se dispone a batirse con Cornelio y en la pelea acuden también los familiares y otros invitados, pero ocurre que aparecen unos turcos y en la batalla huye Cornelio y algunos más y los turcos se llevan a Ricardo y a Leonisa-que se había desmayado- cautivos y que  pretendieron matar a Ricardo por haber muerto a cuatro de sus soldados, pero Leonisa les convenció que no lo hicieran porque podían cobrar un buen rescate, por lo que fueron a Trípoli para  negociar el rescate, que llegaron a acordar y el pago en un plazo de tres días, pero ocurrió que aparecieron otras naves cristianas y los turcos abandonaron la ciudad  sin haber conseguido cerrar el trato, con tan mala fortuna que Ricardo quedó en un barco y Leonisa en otro. Ocurrió que una fuerte tormenta hizo que los barcos zozobraran y el de Leonisa  quedara destruido al chocar contra las rocas y todos pensaron que habían muerto. Después de varios recorridos en el barco llegaron a Chipre, donde en realidad comienza la narración y que Ricardo cuenta a Mahamut, que oída la explicación alivió a Ricardo diciendo que su amo el cadí de Nicosia le facilitaría el pasar a ser su dueño y le ayudaría en todo lo que pudiera.

Aprovechando el cambio de virrey, ante la presencia del cadí, se presentó un judío que quería vender a una joven belleza cristiana. Al verla los tres personajes-el cadí y los dos virreyes-Alí y Hazár- pensaron que quería que fuera suya ofreciendo importantes sumas por su pertenencia, pero el cadí, que también la quería para sí, decidió quedarse con ella aduciendo que su intención era llevarla a Constantinopla para entregarla al serrallo del Gran Turco. La joven no era otra que Leonisa, por lo que el cadí indicó que se llevase a su esposa Halima y la considerase como a cargo del Gran Turco.

El cadí deseoso de disfrutar de su nueva adquisición hizo un acuerdo con Ricardo-que había cambiado su nombre por Mario-y Mahamut , por el que simularían que la joven había muerto en el viaje contratando a una esclava que hiciera de muerta, pero lo pensaron mejor y solucionaron escogiendo a la propia Halima, que a su vez se había enamorado de Ricardo y, aunque el cadí había intentado que se fuera un tiempo con sus padres, Halima se negó porque quería seguir con Ricardo.

La trama ya estaba preparada: el cadí se desembarazaría de Halima y haría creer al Gran Turco que la esclava había muerto y así poder satisfacer sus deseos, mientras que en el bando contrario las ideas eran las mismas pero en distinto sentido.

Durante la travesía en un momento vieron aparecer a un navío que parecía pretendía atacarlos, aunque  el cadí dijo que era turco, pero apareció otro barco con hombres cristianos, por lo que el bajel embistió al del cadí y se formó una gran batalla, porque los dos barcos atacante estaban comandados por los dos virreyes. Hazar y Alí que no se dieron por contentos con se llevaran a Leonisa a Constantinopla.

En la enorme batalla desaparecieron en la lucha Hazár,  Alí y el cadí y pasaron al barco de Alí que llevaba remeros cristianos que, una vez en libertad, decidieron acompañarlos hasta Sicilia.

Cuando llegaron al puerto y después de comprobar que eran cristianos todo el mundo quedó alborozado de la presencia de tantos personajes y allí aparecieron Cornelio con su familia y la familia de Ricardo y de Leonisa.

Una vez desembarcados Ricardo ofreció y entregó a Leonisa a su amado Cornelio en honor de ser enamorados, pero al propia Leonisa dijo que prefería a Ricardo y que quería que la hiciese suya. Por otra parte Mahamut y Halima se solazaron igualmente y finalmente todos quedaron satisfechos de la aventura.

 

La descripción que hace Cervantes de Cornelio no deja de ser interesante:

“mancebo galán, atildado, de blandas manos y rizados cabellos, de voz meliflua y de amorosas palabras, y, finalmente, todo hecho de ámbar, guarnecido de telas y adornado de brocados”.