Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El inicio del próximo e inminente curso escolar hace que el peligro de contagio del coronavirus pueda producir un nuevo rebrote importante en la sociedad. Así, además de las medidas y protocolos puestos en marcha, hacen que parezca que puedan paliar los problemas de contagio entre alumnos y profesores en los centros educativos.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

Existen situaciones en que muchos padres no sienten esa seguridad y piensan evitar la asistencia de sus hijos a las clases a  pesar de las advertencias y normativas de la administración de evitar el absentismo de los alumnos sin causa justificada y que se han suavizado últimamente estas medidas de obligado cumplimiento.

Pero no todas las situaciones a nivel de familia son iguales y existen casos en que el absentismo no debería considerarse como una obligación inevitable, uno de estos casos lo podemos ver actualmente en una familia de Tomelloso con la que nos hemos puesto en contacto y donde conviven dos hermanas una de las cuales tiene una grave enfermedad de Parálisis Cerebral Infantil Severa desde su nacimiento que requiere muchos y constantes cuidados y atenciones.

Seguramente es un problema que  se encuentra en otras muchas familias y no saben qué hacer en estas ocasiones, puesto que en este caso la asistencia de un segundo hermano a las clases pondría seriamente en peligro la vida de su otra hermana, como asegura la madre de esta familia de Tomelloso, que por otra parte no quieren incumplir ninguna normativa y llevaría a su hija al centro educativo, pero que tampoco están dispuestos a poner en peligro de muerte a su otra hija enferma.

Los protocolos son genéricos para cada Centro Escolar según su situación y disponibilidades, pero aplicables siempre que no aparezcan casos en el que se haga necesario una educación especial determinada y que tengan necesariamente que tenerse en cuenta.

En la carta enviada por esta familia de Tomelloso a la Consejera de Educación de Castilla-La Mancha indican que se encuentran indefensos ya que no hay ni un solo protocolo ni medida de seguridad por parte de las instituciones para su situación y que ellos están dispuestos a poner todos los medios a su alcance para que su otra hija pueda llevar las clases online y evitar así el posible contagio a su hermana que la pondría en serio peligro de muerte.

Es de suponer que en estos casos, que nos son únicos, las medidas de no asistencia a clase sean tenidas en cuenta como causas de fuerza mayor y la madre que ha remitido esta carta reciba una respuesta acorde a su problemática y reciba las ayudas necesarias que puedan ser prestadas para casos en que verdaderamente tengan una justificación  evidente.