Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Hemos seleccionado otras pocas expresiones de distinto contenido, pero hemos procurado que sean de uso muy extendido y que se manejen cotidianamente y seguro que les sonarán y habrán utilizado con alguna frecuencia.

“Tener patente de corso”

Se supone que una persona pueda tener la potestad de hacer lo que le venga en gana, sin limitaciones de ningún tipo.

La frase viene de la costumbre en ámbitos de ciertos gobernantes de contratar los servicios de piratas y corsarios para que atacaran a barcos enemigos, lo que les daba la potestad de hacerlo sin problemas con el país que habían tomado el acuerdo, ratificado mediante un documento que así lo atestiguaba.

“Matar el gusanillo”

Se dice “matar al gusanillo” cuando se consume algo para aliviar el hambre y/o la sed.

La frase proviene de cuando  se creía que en el estómago existían y vivían unos ciertos gusanos que tenían que comer  y cuando tenían hambre  se removían en el estómago para pedir comida y que se eliminaban esas sensaciones comiendo.

“Erre que erre”

Estos vocablos provienen de la costumbre que tenían los musulmanes de animar a sus caballos para que corrieran más deprisa con las palabras: ¡hirr! ¡hirr!, que posteriormente se pasó a: ¡harre! ¡harre! y ¡herre! ¡herre! que, al eliminarse la letra “h”, se quedó en “erre”, “erre”, por lo que cuando se hace algo con insistencia se repiten las dos palabras.

“Comerse el marrón”

Se indica que cuando alguien se “come un marrón” es que le caen ciertos trabajos que alguien tiene que realizar sin que sea de su competencia.

El origen más admitido sobre este refrán es que procede de la palabra “marrón” que es un tronco o viga sobre el que se colgaban todo tipo de cosas y que era corriente su uso en muchas zonas de la provincia de Salamanca, especialmente utilizada en las matanzas de los cerdos.

Existe otra aceptación que se admite que marrón se trata de una castaña comestible y castaña significa problema.

Buscarle tres pies al gato”

Se trata de buscar problemas donde no existen o rebuscar los problemas sin que sean realidad.

Parece ser que la expresión primitiva era “buscarle cinco pies al gato”, pero debió influir mucho la transgresión de la expresión que escribió Cervantes en su obra del Quijote:

“ - Y enderécese ese buscando tres pies al gato.

- ¡Vos sois el gato y el rato y el bellaco! - respondió don Quijote”.

“Conocer el percal”

Persona que distingue y está muy enterado/a de una cosa o de otra por su calidad tanto si es de una persona humana como de objeto o cosa.

El 'percal' es una tela de algodón que tiene competencia de peor calidad que otras similares.

“Ya me metieron la zampa canuta”

Se quiere indicar que  nos han metido en un problema que no deseamos y que no es nuestro y nos han metido en un engaño.

Las palabras zampa y canuta tienen relación y por eso van continuadas. “Zampa” era una palabra que expresaba el uso de madera recia, dura y curada que se utilizaba como marca de soporte de la base de construcción de casas o edificios en lugares de suelos húmedos encharcados, mientras que “Canuta” era un trozo de caña hueca  con que se hacía colocar en lugar del palo de madera a modo de engaño.