Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

“Las paredes oyen “

Se debe tener mucho cuidado cuando se habla o se comenta alguna cuestión con otra u otras personas porque siempre puede haber alguien que se encargue de escucharlas.

Esta frase ocurrió cuando e mediados del siglo XVI, Catalina de Medici, esposa de Enrique II de Francia, que, al fallecimiento de su esposo, gobernó hasta la mayoría de edad de su hijo, se le atribuye que adquirió una gran desconfianza entre todos sus súbditos y obligó a hacer huecos en todas las paredes para que se pudiera escuchar todo. Enterados los nobles y sirvientes de la corte,  desde entonces se comentaba por los pasillos “cuidado que las paredes oyen “.

“Más vale pájaro en mano que ciento volando”

Hay que aprovechar las oportunidades que se presentan y cogerlas en cuanto aparecen y no dejarlas pasar.

El origen de esta frase procede del arte de la cetrería, pues era frecuente que los cetreros quisieran en muchos ocasiones cambiar la rapaz que usaban (generalmente un halcón) para sus cacerías por otra que pensaban que fuera mejor, pero que afirmativamente se decía que era mejor la que tenían que cualquier otra que pudiera sustituirla.

“De tal palo tal astilla”

Puede tener dos aspectos el positivo y el negativo, tanto para alabar como en sentido denigratorio. Normalmente se atribuye a personajes familiares o muy conocidos indicando que haya hijos, amigos o personas muy íntimas que salen a su semejante que han hecho alguna acción y los hijos vuelven a hacer lo mismo.

Es un refrán extraído de la popularidad, ya que cuando se corta un palo poco a poco con la navaja u otro instrumento las astillas que se desprenden son de la misma materia que del palo que proceden.

“La Biblia en verso”

Cuando soltamos esta expresión nos estamos refiriendo a  algo muy largo,  farragoso y difícil de entender.

La expresión proviene de una intención que tuvo un famoso escritor y abogado catalán llamado José María Carulla que a través de un periódico fundado por él quiso poner la Biblia en verso, terminándolo finalmente. El resultado fue tan desafortunado con versos muy forzados y farragosos que fue del comentario público sacar este refrán sobre cosas difíciles de entender.