Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Seguimos completando nuestro vocabulario popular adjuntando unos pocos más de dichos y expresiones que usualmente seguimos manteniendo en nuestras conversaciones con amigos y familiares.

“No es oro todo lo que reluce”

 Nuestra apreciación quiere decir que no debemos dejarnos llevar por algo que parece real y maravilloso, porque es posible que ocurra o sea como nosotros pensamos.

Esta expresión viene primeramente nombrada en el libro “La Celestina “ de Fernando de Rojas con la expresión: “No ha de ser oro cuanto reluce, si no, más barato valdría” en palabras de La Celestina.

“Cría cuervos y te sacaran los ojos”

Se alude principalmente a la ingratitud de ciertas personas que deberían cumplir con obligaciones contraídas con otras personas y que no cumplen sus deberes o sus promesas.

El refrán se atribuye a un hecho que en cierta medida nos corresponde como manchegos y se expone que don Álvaro de Luna, que nació en Cañete (Cuenca) y llegó a ser condestable y hombre de confianza del rey Juan II de Castilla, iba un día de caza en sus territorios y se encontró a un buen hombre que tenía dos enormes cicatrices en los ojos y se encontraba ciego. El conde le preguntó el motivo de esas cicatrices y el buen hombre le contestó que una vez acogió a un pequeño cuervo y que lo estuvo cuidando con todo el cariño, pero que un buen día le saltó a los ojos y le dejó ciego y el rey realizó esta expresión que posteriormente se ha extendido en el vocabulario popular.

“A rio revuelto ganancia de pescadores

Queremos indicar que siempre existen aprovechados que actúan e incuso provocan confusión para poder aprovecharse de alguna manera.

Aunque no tengo referencias de fechas en algún momento se explica que algunos pescadores de anguilas sacaban pocas piezas con aguas tranquilas, por lo que removían el suelo, la tierra y la arena para enturbiar las aguas y de esa manera pescaban mayor cantidad.

“El que calla otorga”

Antiguo refrán castellano que expresa que cuando alguien no responde, contesta o interviene en la conversación de  una persona es que da por entendido que  se supone que está de acuerdo.

 El refrán es muy antiguo, de la época medieval, y recogido en las normas del Derecho Canónigo por Bonifacio VIII.

“Pero ladrador, poco mordedor”

Basado en las observaciones propias del comportamiento de estos animales por las gentes en general y extendido globalmente y queremos expresar que las personas que más se irritan o que más amenazan, finalmente no son nada más que bravatas.

“A otro perro con ese hueso”

Ya que estamos de perros aprovechamos este para muchas veces indicar que no nos creemos lo que nos están contando y que pretenden engañarnos.

Hemos encontrado la significación de la existencia escrita de este refrán en el libro de 1535 “La corónica de Adramón”, de autor desconocido, donde ya aparece, así como en la obra de Miguel de Cervantes “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”.