Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Es cierto que la imagen de la comarca conocida como “Mancha”, que denominaron los árabes,  están conformadas por unos terrenos llanos, donde la uniformidad se hace evidente por la preponderancia de las plantaciones de viña y la siembra de cereales y una altitud menor de los 700 metros que conforman una extensa superficie de la provincia de Ciudad Real y donde evidentemente se encuentra Tomelloso, con su llanura esplendorosa.

En algunas de estas zonas el paisaje se encuentra, si podemos decir, entorpecido por plantaciones de olivar, un planta que en nuestra zona fue posterior como cultivo extensivo a la viña y en la que Tomelloso ha demostrado ser uno de los pueblos donde ha apostado por este cultivo desde hace ya muchos años y se extendió con gran prontitud  en ciertos terrenos y parcelas.

Olivar

El olivo es un planta muy agradecida de este tipo de terrenos, pues se defiende bien en suelos pobres y climatologías extremadas y los tomelloseros supieron aprovechar determinadas parcelas para plantar olivos, eligiendo las zonas más altas, especialmente en lo que denominamos “monte” o en sus inicios de la elevación en altitud, donde existe una climatología más adecuada al olivar, por mayor aireación y favorecida por mayor evolución de los vientos.

No solamente Andalucía es la tierra del olivar, sino también Castilla- La mancha es una importante zona de producción de aceitunas, siendo la segunda en superficie a nivel nacional.

Tal fue así el incremento de estas plantaciones en Tomelloso que la primera cooperativa que se fundó en Tomelloso, fue una cooperativa olivarera que se llamó “Cooperativa Oración del Huerto” en el año 1959, situada en la calle Pavía, 7 y que en el año 2009 se produjo su fusión, que actualmente controla la Cooperativa Virgen de las Viñas y que en la campaña 2019 elaboró 3,7 millones de kilos de aceituna.

Olivar

La variedad casi exclusiva de nuestros olivares es la “Cornicabra” que se adapta perfectamente a nuestra zona en plantaciones  con una densidad de árboles de 9x9 o 10x10 metros, aunque últimamente se están produciendo ya la aparición parcelas donde el sistema de cultivo de está realizando en “espaldera” o mejor dicho en forma de “palmeta” con postes y alambres a similitud con las correspondientes al viñedo.

Olivar

Volviendo a nuestro tema de la imagen que proporciona al humano cuando pasea nuestros campos, es evidente que la perspectiva cambia fundamentalmente, porque en estos horizontes tan extensos el color gris azulado de los olivos produce todavía una sensación se seriedad, de formalidad ambiental como pocos, quizá con un cierto tono de movimiento como consecuencia del cimbreo de las ramas con el aire, pero no deja de dar una notoriedad y semblanza vegetativa a nuestros espacios rurales.

Olivar

Todos los olivos se encuentran en parcelas concretas y, cosa curiosa, todas disponen de una casa de campo en parcelas de no muy gran extensión, no encontrándose en ningún caso olivos salvajes o dispersos(acebuches) de forma natural por los campos, lo que indica que ha sido una zona típica de estas plantas como ocurre en otras zonas de España.