Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Sin duda Argamasilla de Alba por sí misma ya tiene su excelente presentación como núcleo urbano y como término municipal  y dispone de suficientes recursos culturales y turísticos que hablan por sí misma.

A este respecto siempre he tenido muy en cuenta lo que llamamos la zona de Peñarroya que vamos a comentar como excelente recurso turístico.

Tu provincia te espera

Peñarroya es un monte erigido sobre un acantilado a 725 metros de altitud  estructurado por tierras y zonas rocosas de color marrón o rojizo que le da su nombre, donde se encuentran localizados varios edificios y construcciones dignas de ser conocidas y visitadas.

En este lugar nos encontramos con los siguientes puntos de interés: Pantano o Embalse de Peñarroya, Castillo de Peñarroya, Ermita de la Virgen de Peñarroya, Centro de Interpretación, además de toda la zona abarcada por el cauce del río Guadiana con hermosas vistas, además de otras que comentaremos brevemente.

El acceso y la visita a toda la zona abarcada por estas instalaciones son propiedad del Ayuntamiento de Argamasilla de Alba y es de libre acceso a cualquier visitante y dispone de zonas de aparcamiento de gran superficie alrededor del pantano y supone una zona donde es muy frecuentada por turistas, visitantes y los mismos pobladores de las localidades limítrofes.

El lugar permite pasear por el borde del mismo pantano por sendas perimetrales, contemplar las vistas que proporciona la altura y lugar de fácil recreo y esparcimiento.

Comenzaremos por el Embalse de Peñarroya

Se encuentra incluido dentro de los límites del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

La construcción de este embalse originariamente fue demandada ante la necesidad de evitar los desbordamientos que producía el río Guadiana a las localidades de Argamasilla de Alba y Tomelloso, situadas a poca distancia del pie del  Pantano, según el recorrido del Guadiana y que en muchas ocasiones producía verdaderos problemas de inundaciones.

Como respuesta a estas demandas en el  año 1915 se comenzó a redactar el proyecto de construcción de un embalse en la zona donde actualmente se encuentra y se encargó la aprobación del proyecto en 1917. Pasado un tiempo de preparación documental, trámites y gestiones administrativos necesarios el terreno se confirmó en el año 1944. Tres años después se comenzaron las obras de construcción del pantano y fueron terminadas totalmente, para proceder a la inauguración en el año 1959 por el Ministro de Obras Públicas, Jorge Vigón, instalándose una placa conmemorativa del acto.

El embalse capta las aguas del rio Guadiana; dispone de una capacidad de embalse de 51 hm/3 y ocupa una superficie de 425 hectáreas. La altura es de 44 metros y la longitud de la línea de coronación es de 251 metros.

Comunidad de Regantes del Embalse

De gran importancia ya que  corresponde a la necesidad de realizar la distribución de agua a las distintas parcelas de los distintos cultivos.  En un principio el sistema de riego era por abastecimiento de aguas desde el propio pantano a través de distintos ramales de acequia con sus correspondientes tajaderas en los distintos puntos de riego en parcela y el riego se realizaba a pie mediante regueras.

En el año 1963 se crea la Comunidad de Regantes del Embalse, hoy en día en forma de Sociedad Cooperativa que era la encargada de regular los turnos de riego, así como la gestión económica del aprovechamiento y como es lógico dependiendo de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y riega parcelas de los términos municipales de Argamasilla de Alba, Tomelloso y Campo de Criptana en una superficie de 7.500 hectáreas e integrada por unos 2.000 regantes adscritos.

En la actualidad el sistema de riego se realiza a través de instalaciones automatizadas consistentes en cinco balsas de regulación ubicadas en parajes estratégicos que permiten distribuir al agua de forma automática mediante la instalación de hidrantes en cada parcela que funciona de forma automática a elección del regante y reguladas por caudalímetros que permiten conocer el volumen de agua utilizada. En los cinco embalses se almacena un total de 555.000 m/3 y en cada instalación se encuentran los equipos de filtrado, bombas y sistema eléctrico para el control de instalaciones. Todo el conjunto se encuentra automatizado y desde las propias instalaciones se dispone de mecanismos automatizados de control.