Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Ayudas para Autónomos afectados por la crisis del coronavirus

(Resumen del Real Decreto-ley 8/2020, del 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. Publicado en el BOE de 18 de marzo de 2020)

Hay dos tipos de ayudas o prestaciones para los trabajadores por cuenta propia afectados por la crisis del coronavirus, según la situación en la que se encuentren:

A) Autónomo que no puede trabajar por encontrarse de baja médica por contagio de coronavirus o por aislamiento obligatorio.

B) Autónomo que se ha quedado sin negocio, clientes e ingresos como consecuencia de la declaración del Estado de Alarma y las restricciones a la actividad económica y el desplazamiento.

A) Prestación por Incapacidad Temporal para autónomos afectados por Incapacidad Temporal

Cuando el trabajador autónomo está de baja (Incapacidad Temporal) por estar contagiado por el coronavirus o ser sometido a aislamiento obligatorio, puede solicitar la prestación por Incapacidad Temporal (IT), que se paga desde el primer día de baja, sin necesidad de cotizaciones previas y por un importe del 75% de la base de cotización.

Para la base mínima de cotización de los autónomos en 2020 (944,40 euros al mes), el subsidio por incapacidad temporal (IT) por accidente de trabajo que cobraría el autónomo en estos casos sería del 75 % de la base, es decir, 23,61 euros diarios. El pago lo realizará el INSS o la Mutua profesional, según lo tenga establecido el autónomo.

B) Prestación extraordinaria por cese de actividad del autónomo

Se trata de una ayuda para autónomos por pérdida de actividad, negocio o clientes como consecuencia del coronavirus.

Tienen derecho a ella todos los autónomos obligados a cerrar por el estado de alarma o con una caída de ingresos del 75%

Los autónomos en esta situación estarán exentos de pagar cotizaciones a la Seguridad Social y, además, recibirán una prestación equivalente al 70% de la base reguladora, lo que supone un mínimo de 661€ para quienes hayan tenido que cerrar su negocio o hayan perdido el 75% de su facturación.

En condiciones normales, un autónomo que se queda sin actividad, puede acceder a esta ayuda si ha cotizado como mínimo durante un año. Ahora, con ocasión de la crisis del coronavirus, no se exige un año de cotizaciones previas, sino que basta con que el autónomo esté dado de alta y al corriente de sus obligaciones de cotización.

Para poder solicitar la prestación, que supone una ayuda económica del 70% de la base reguladora (661 euros al mes como mínimo) hay que acreditar el cierre del negocio o una disminución del 75% en la facturación.

Requisitos para cobrar la prestación:

a) Estar afiliados y en alta, en la fecha de la declaración del estado de alarma, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

b) En el supuesto de que su actividad no se vea directamente suspendida en virtud de lo previsto en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75 por ciento, en relación con la efectuada en el semestre anterior.

c) Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de la suspensión de la actividad o de la reducción de la facturación no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas. La regularización del descubierto producirá plenos efectos para la adquisición del derecho a la protección.

Cuantía de la prestación:

La cuantía de la prestación regulada en este artículo se determinará aplicando el 70 por ciento a la base reguladora, calculada de conformidad con lo previsto en el artículo 339 de la Ley General de la Seguridad Social.

Cuando no se acredite el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, la cuantía de la prestación será equivalente al 70 por ciento de la base mínima de cotización en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

Duración de la prestación:

La prestación extraordinaria por cese de actividad regulada en este artículo tendrá una duración de un mes, ampliándose, en su caso, hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma, en el supuesto de que este se prorrogue y tenga una duración superior al mes. El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

Compatibilidad de la prestación:

La percepción será incompatible con cualquier otra prestación del sistema de Seguridad Social.

Solicitud de la prestación:

La gestión de esta prestación corresponderá a las entidades a las que se refiere el artículo 346 del Texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (Mutuas)

Por lo tanto, el autónomo que se haya visto obligado a cerrar su negocio o actividad, o reducirla en al menos un 75% como consecuencia de la crisis del coronavirus, tiene que dirigirse a su Mutua para solicitar la prestación extraordinaria.

NOTA: Enlace de la sección de la web de la Seguridad Social donde se informa de cuestiones relativas a la situación especial del COVID-19

http://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/FAQ/897e30db-3172-4528-987f-ab1ffde1b8e7

Advertencia: El presente documento es un resumen informativo de aspectos parciales la norma citada, y como todo resumen, omite o simplifica detalles y matices que pueden resultar relevantes. Su contenido no puede sustituir en ningún caso el estudio de la norma citada.