Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Ante la solicitud del Gobierno autonómico de Castilla La Mancha del paso de la fase 0 a la fase 1, desde el Área de Sanidad de Podemos Albacete consideramos que esta propuesta debería hacerse con todas las garantías posibles para evitar cometer un grave error y retroceder en la lucha contra la pandemia. Debemos tener en cuenta que Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad en contagios y la tercera en fallecimientos, sin olvidar el drama de nuestros mayores en las residencias, donde se han producido 5.500 positivos y 1.116 fallecimientos.

El Gobierno autonómico aduce, como puntos fuertes para solicitar el pase de una fase a otra, entre otros, que obtiene buenos resultados en cuanto a promedio de casos confirmados negativos (-12,5) y nivel de contagios (0,5). No nos parece que estos índices de referencia tengan la debida solvencia que justifique solicitar dicho pase de fase.

Pedimos a la Consejería de Sanidad, y al Sr. Page en particular, que no tomen su decisión basándose exclusivamente en criterios políticos o estrictamente económicos.

Es público que distintas instituciones relacionadas con la salud se han ofrecido al Gobierno Regional para efectuar acciones, con el objetivo de conocer la situación concreta de Albacete a través de un estudio que se enmarcaría dentro de la realización de 400 test, que darían un diagnóstico para preparar el paso de fase a fase, o en su caso, poder  prevenir una segunda escalada. Dicho proyecto está elaborado por prestigiosos profesionales de la Universidad de Castilla la Mancha, del Hospital de Albacete y otros sectores científicos. Es obvio que se podría trasladar a toda la Región.

Consideramos, por lo tanto que, sin ese aval científico, podría ser una temeridad acelerar el proceso de desescalada, máxime cuanto todo nuestro equipo sanitario y las personas que trabajan en ese sector están absolutamente exhaustos, con horas de trabajo acumuladas durante estos largos meses. No debemos olvidar que todavía se desconoce el nivel de afectación del personal, dado que muchas de esas personas siguen pendientes de la realización de las correspondientes pruebas diagnósticas o se encuentran aún convalecientes.

No cerremos el paso a la coherencia ante esta epidemia, primero la vida y después todo lo demás.