Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El diputado regional del PSOE, por la provincia de Ciudad Real, Pablo Camacho, manifiesta que hay dos formas de hacer política, “para resolver los problemas de la gente, o para aprovecharse de los problemas de la gente”, lamentando que el  Partido Popular de Castilla-La Mancha esté instaurado en la segunda opción, como se ha demostrado –añade- al quedarse al margen del Acuerdo para la Recuperación Social y Económica de la región.

Indica el diputado socialista que mientras los agentes sociales, la patronal, los sindicatos, Ciudadanos o el Partido Socialista están sumando hacia ese gran acuerdo para la recuperación tras la crisis sanitaria del COVID-19, “el PP de mano de Paco Núñez, Miguel Ángel Rodríguez y Lola Merino, en el caso de la provincia de Ciudad Real, están de espaldas a la sociedad; no es creíble que si el resto podemos pactar, ellos no lo puedan hacer”, afirma con rotundidad.

Tu provincia te espera

Ello confirma, insiste el parlamentario socialista que el PP de Castilla-La Mancha “está solo, porque solo sus dirigentes están tratando de sacar rédito político de una epidemia; solo ellos están tratando de encontrar culpables, en vez de aunar fuerzas para aportar soluciones a la ciudadanía”.

Como explica Pablo Camacho, el acuerdo firmado, para afrontar la crisis, reconoce que los recursos públicos tienen que tener sus prioridades y centrarse, fundamentalmente en aspectos como la solidaridad activa con aquellos sectores de la población afectados en su vida cotidiana, su trabajo, su empresa o su negocio por la pandemia y los efectos de la misma, mediante medidas de Protección Social.

Además, busca reforzar y blindar el sistema sanitario público, y medidas de salud pública, imprescindibles para que la vuelta a la normalidad lo sea siempre con la máxima seguridad y garantía sanitaria; igualmente, instaurar medidas de Bienestar Social, con el reforzamiento y blindaje de los servicios sociales.

El Ejecutivo de García-Page no se ha olvidado de incluir en él un modelo educativo, reforzado y adaptable a las nuevas circunstancias; así como un conjunto de medidas para el impulso de la actividad económica en los sectores estratégicos más afectados por la crisis sanitaria, con especial incidencia en trabajadores, autónomos y pequeñas empresas; incluyendo también por ello medidas de carácter fiscal.  

Pese a que el PP “ha despreciado esta oportunidad de ir acompasado al resto de la sociedad castellano-manchega”, añade el diputado regional del PSOE que se mantiene la mano tendida para que sus dirigentes se sumen al acuerdo.

Se trata –dice-  de un documento abierto a las propuestas de todos, “pero para eso hay que dejar el insulto fácil y la bronca permanente y aportar propuestas razonables; y hasta la fecha el PP en la región no ha realizado ni una sola propuesta para mejorar la vida de la gente o luchar contra el virus”, concluye.