Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Gobierno de Castilla-La Mancha aboga por la creación de “un nuevo marco fiscal propio para las zonas que tienen problemas de despoblamiento”. Así se ha manifestado el vicepresidente de regional, José Luis Martínez Guijarro, que ha añadido que ésta debe ser la nueva dirección en la que ir en la lucha contra la pérdida demográfica que se desarrolla en el mundo rural.

Día de la Constitución Cortes de Castilla-La Mancha

Martínez Guijarro ha inaugurado el congreso ‘Despoblación: un reto político (y poético)’ organizado por el Ejecutivo Autonómico, la revista Contexto y la red de Paradores, y que se ha celebrado hoy en el Parador de Sigüenza, Guadalajara, donde, a través de seis mesas redondas se ha abordado el problema de la pérdida demográfica que sufren ya varias comunidades autónomas, incluida Castilla-La Mancha y en cuya apertura ha participado también el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, además del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, el presidente de Tragsa, Jesús Casas, y el presidente de Paradores, Óscar López.

Consejo Regulador

Durante su intervención, Martínez Guijarro ha señalado la importancia de garantizar los servicios básicos públicos en las zonas despobladas, una necesidad que, sin embargo, se encuentra con un problema de frente, como es la financiación.  En este sentido, el vicepresidente ha recordado que, desde el Ejecutivo castellano-manchego, se están haciendo “verdaderos esfuerzos” para mantener estos servicios sanitarios, educativos, sociales, de atención a la dependencia, de recogida de residuos o de suministro de agua en el medio rural donde el coste “es infinitamente mayor”.

Por mí y por todos mis compañeros Unicef

Para eso, ha dicho, “vamos a reclamar al Gobierno de España un sistema de financiación que contemple el coste de los servicios públicos en el medio rural porque, si no existiesen las comunidades autónomas, entendemos que los tendría que pagar el Estado”.

Hay que recordar que, desde la pasada legislatura, el Ejecutivo castellano-manchego ha estado dando pasos en la lucha contra la pérdida demográfica en el entorno rural garantizando los recursos públicos que se habían perdido años atrás. Entre ellos destaca la apertura de hasta 23 escuelas rurales que dan servicio a municipios de las cinco provincias de la región, y la remodelación de centros de salud.

En este trabajo para evitar la despoblación también se han invertido más de 678 millones de euros en 632 municipios a través de la estrategia ITI, a través de las 84 líneas de ayuda que ha convocado el Gobierno regional con diferentes criterios de discriminación positiva en municipios amenazados por la despoblación. El objetivo de todas estas medidas es que esas zonas puedan recuperar tejido demográfico apostando por la digitalización del territorio, el fomento de la economía y el aprovechamiento de los recursos disponibles.

En este punto, el vicepresidente ha señalado a las infraestructuras digitales como “principal reto” para luchar contra la despoblación. “En el siglo XXI es importantísimo que todo el territorio tenga acceso a banda ancha a unas velocidades importantes, porque son fundamentales para la prestación de servicios públicos” ya que la prestación de esos servicios sin acceso a internet, ha dicho, “va a ser cada vez más difícil”.

Un cambio en el mensaje para atraer a nuevo habitantes

Martínez Guijarro ha apostado por “cambiar el mensaje” para atraer a nuevos habitantes al medio rural. “Si cada vez que hablamos de la España despoblada, del problema del despoblamiento, ponemos énfasis en el aspecto negativo, no hacemos ningún favor” ha insistido. Por ello ha llamado a “hablar en positivo” y ha puesto de ejemplo este congreso que ha reunido a alcaldes, concejales, presidentes de diputaciones provinciales y responsables de Grupos de Desarrollo Rural de varias comunidades autónomas. “Estas jornadas son un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas hablando de experiencias de gente que vive en el medio rural, que ha vuelto en el medio rural, y que está desarrollando su carrera en el medio rural”, ha apuntado.

Finalmente, el vicepresidente ha animado a los residentes del medio rural, aquellos que conocen bien la realidad de los pequeños pueblos, a dar el paso en la lucha contra la despoblación. “Confío más en el criterio de la gente, de los que están en los pueblos, que en todos los estudios que puedan hacerse desde la visión que se tiene de los pueblos desde el medio urbano”, ha sentenciado.