Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Interesante ruta por el Callejón de los Muertos con la curiosa existencia de cuerpos momificados en la Iglesia de San Andrés, en el núcleo urbano de Toledo entre calle Plegadero y plaza de San Andrés, zona sur dirección rio Tajo.

Este artículo se escribe como consecuencia de una visita turística programada que realizamos hace ya bastantes años y que recuerdo, pero que nunca he tenido la ocasión de poder resumir, ni de volver a realizarla.

La aparición de momias y de cuerpos de muertos en las proximidades de las iglesias era una costumbre muy normal en otros tiempos, pues no existían cementerios al uso y normalmente los entierros se celebraban en las lindes de la parte exterior de las iglesias, considerándose como depósito de cadáveres, por lo que es y ha sido frecuente con la expansión de pueblos y ciudades que se construyeran cerca o en las proximidades de las iglesias y que posteriormente estas superficie fueron ocupadas por edificios dedicados a viviendas, por lo que ha sido frecuente encontrar cuerpos  momificados en algunas de las excavaciones realizadas para la construcción de ciertos edificios próximos a iglesias.

Aunque no fue la primera vez que conocía esta circunstancia, pues existen en España lugares donde se conservan calaveras y restos óseos de muertos y de restos humanos, sin embargo si me sorprendió la visita realizada por los interiores y curiosa ruta que nos hicieron en  nuestra capital Toledo.

Por desgracia no pudimos ver ninguna momia, ni conservo ninguna fotografía, pero, repasando información, he visto unos artículos sobre lo que se llama en Toledo y se conoce como el “Callejón de los Muertos” que es una calle con este nombre y que conduce a la famosa Iglesia de San Andrés donde se hayan los restos momificados a los que antes hemos aludido. Creo recordar que paseamos por unas calles muy estrechas y llegamos  a la Iglesia de San Andrés que también visitamos.

Al contrario que en estos casos los enterramientos se produjeron en los sótanos de una vivienda ya existente anexa a la Iglesia.

La Iglesia de San Andrés dispone de varios estilos arquitectónicos de mudéjar, gótico y barroco. Procede su construcción del siglo XII. Tiene una entrada con la puerta en arco de herradura con dovelas irregulares –llamado enjarjado-  y su correspondiente alfiz y en su parte superior central por cinco arcos polilobulados separados por columnas y dos arcos más a ambos lados. El interior está compuesto de tres naves. La estructura es de mampostería con líneas longitudinales de ladrillo-verdugadas- y una torre cuadrada de gran altura con su parte superior con cuatro huecos en forma de medio punto.

San Andrés